Destacado

John Magdaleno: No existen las condiciones para iniciar una transición democrática en 2021

Foto: Archivo

Sofía Torres

Los escenarios no son juicios de valor sobre futuros deseados, sino posibilidades contingentes que resultan de diversas variables. Y si bien la incertidumbre sobre lo que sucederá no se puede eliminar, un ejercicio de prospectiva, podría reducirla.

Este planteamiento fue expuesto por el politólogo y especialista en Análisis de Datos, John Magdaleno, en el foro virtual Politikafé que cada semana organiza el Centro de estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Andrés Bello (CEPyG-UCAB), y que en esta edición se tituló “Y después del 6D, ¿qué viene?” 

El también consultor y profesor universitario presentó cuatro posibles escenarios para el país de cara a 2021, cuya concepción-explicó- se enmarca en dos fuerzas motrices que pueden contribuir a disipar algunas interrogantes: el nivel de cohesión y articulación estratégica de la coalición dominante; y la orientación de política económica predominante entre los principales decisores, sean cuales sean.

4 posibilidades

El primer escenario que señaló Magdaleno para el próximo año  es el modelo de “socialismo reloaded”, ese que se implementó y ha persistido desde 2007, una continuación del socialismo estatalmente administrado, y característico del siglo XX, con apenas unas reformas tímidas en lo económico. 

El segundo escenario, continuó, apunta a un socialismo reformista, es decir, se mantiene el nivel de cohesión de la coalición dominante, por tanto, el régimen autoritario que se ha conocido, con la variante de un proceso de apertura y liberalización gradual. “Quizás la versión más realista de este escenario corresponde a una creciente desregulación económica antes de hablar de una liberalización propiamente, que supondría la restitución de garantías fundamentales como derechos de propiedad y mecanismos de mercado, recordemos que la ley de precios justos sigue vigente”.

El tercer escenario del profesor es un “intento fallido de proyecto socialdemócrata”, que apuntaría al aumento del gasto público pero con ausencia de recursos, y para que este intento  pudiera prosperar tendría que producirse alguna fractura en la coalición dominante, aunque ello no conduciría a una transición democrática, más bien, lo haría hacia un desplazamiento de unos factores por otros, igualmente del bloque de poder.

Y por último, el cuarto escenario presentado es el de una “transición del siglo XXI”, precedido por la fractura de la coalición dominante. Magdaleno comentó que es este el que observa con  menores posibilidades, al tiempo que sostuvo que las transiciones dependen de un conjunto de variables indeterminadas, que impiden predecir los detonantes y tiempos de un proceso de democratización. 

Magdaleno hace referencia a trayectorias hipotéticas y una de ellas es el paso del socialismo reloaded a socialismo reformista, pero en virtud de la escasez de recursos financieros y la dificultad para que algunos decisores adopten algunas reformas más o menos sustantivas , se pudiera exponer a algunos miembros de la coalición dominante a una creciente insatisfacción a sus demandas e intereses, lo que crearía una situación límite, y posterior fractura, que posiblemente abriría  paso al proyecto socialdemócrata.

Arguyó que el proyecto socialdemócrata requiere abundantes recursos para elevar el gasto público, para financiar los planes sociales, allí se  incrementa su falibilidad porque no existen tales recursos.

Indicó que se puede producir una reforma económica, que aún no restituya los derechos de propiedad, la libre iniciativa empresarial, entre otras, que podrían abrir la compuerta para una transición.  El politólogo agregó que puede haber también una fractura de la coalición dominante dada la imposibilidad de una reforma económica, con el mantenimiento de las orientaciones ideológicas de los principales factores del régimen, que igualmente abone al camino de la redemocratización”. 

“Es muy difícil saber qué trayectoria tomará el país, lo que sí es cierto que pase lo que pase en las parlamentarias y en la Consulta Popular, desde hace dos años el socialismo reloaded es un escenario inestable que no puede sostenerse en el tiempo. El gobierno está obligado a buscar nuevas fuentes de extracción de recursos, por la inviabilidad del modelo económico que afecta ya no solo a la sociedad, sino a factores de poder de la coalición dominante; y hay que tomar en cuenta que  las sanciones internacionales parecen haber llegado para quedarse”.

Según Magdaleno, esto conduce  a pensar que el país se debate entre dos escenarios, o se promueve una reforma económica sustantiva, con la promoción de incentivos para que agentes económicos inviertan importantes volúmenes de capital ,que supondrá la restitución de garantías fundamentales;  o se produce el tránsito hacia un intento fallido de socialdemocracia que traería consigo contracción económica, hiperinflación, escasez, y protestas sociales.

Macrotendencias

Magdaleno, de acuerdo a la información disponible hasta el momento, percibe para 2021 la profundización de las divisiones en el seno de la oposición,junto a la reactivación del debate sobre estrategia y liderazgo.

Manifestó que los diputados opositores de la Asamblea Nacional 2015, Juan Guaidó y el gobierno interino, tratarán de revertir el desgaste popular, al no haber logrado el desplazamiento del régimen; solucionar ante la comunidad internacional la incertidumbre que se desprende la continuidad administrativa de sus funciones;  realinear las estrategias con la nueva administración de Estados Unidos y otros países, y resistir el embate y persecución del régimen.

El gobierno, prevé el analista, aumentará la represión contra ese sector de la oposición que apuesta a la continuidad administrativa,  y ello le proporcionará un espacio a otro sector de la oposición “que piensa que puede operar de mejor manera”. Mientras se mantenga el régimen autoritario hegemónico,  aun los nuevos partidos que se conformen, estarán sujetos a dificultades”.

Magdaleno recordó que vendrán las elecciones regionales (2021) y  las municipales (2022), y que se maneja la reactivación de un referéndum revocatorio presidencial (2022), en el que ya existe una experiencia previa en 2016, cuando esa iniciativa tuvo que abortarse frente a  una ascendiente radicalización del régimen autoritario venezolano. “La pregunta frente a estas consultas es : ¿ quiénes participarán y quiénes se están preparando para tales hitos?”

Situación límite

Magdaleno, “a la fecha y con la información disponible” no ve las condiciones creadas para iniciar una transición a la democracia el año próximo, y en ese sentido, emplazó “a alzar la mirada y hacer un análisis comparado”.

Fue enfático al afirmar que no se vislumbra como escenario probable de redemocratización, incluso cuando se vaya a desarrollar un proceso de negociación promovido por el nuevo gobierno de USA.

En referencia al éxito de las transiciones negociadas, dijo que son el  mejor camino, porque comportan los menores costos y riesgos, y aseguran la perdurabilidad y calidad de la democracia.  Añadió que el éxito de estos procesos está relacionado con una situación “genuinamente” límite, y en ausencia de esa situación es menos probable que factores de poder retiren el apoyo a la coalición dominante: “las formas de transición pasan por una fractura de la coalición dominante, especialmente  la negociada”.

Vea el Politikafé aquí:

https://ucab.zoom.us/rec/share/j-S8sciInI5IKVFk_SlLfmA0C0cyhVdvq-BHNDUAz6IhkKZ3K4e55oqX4cqbp23s.0FTahtaRvX9t1Xgb

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s