Destacado

Caso Barinas evidenció contradicciones del chavismo en apertura de la ruta electoral

Tomado de El Mundo

Héctor Antolínez

A pesar que desde el gobierno de Nicolás Maduro se ha intentado vender la imagen de un gobierno que está dispuesto a la ruta electoral como el camino para solventar la crisis política, lo ocurrido con la elección de Barinas pareció dar al traste con esto, una realidad que podría amenazar ,inclusive, al referendo revocatorio

Electoralmente la gobernación de Barinas no ha sido una de las más importantes a la hora de medir resultados de una elección regional en Venezuela, lejos de ser como Miranda, Aragua, Carabobo, Zulia o Táchira, el estado llanero siempre estuvo relegado a un segundo plano en los comicios de gobernador en Venezuela. Todo esto cambió tras el 21-N.

Oficialmente, y validado por una sentencia de la Sala Electoral del TSJ, en las elecciones de 21-N el chavismo obtuvo menos votos que un candidato presentado no solo por la Mesa de la Unidad Democrática, sino militante de Voluntad Popular, el partido más perseguido por el gobierno de Nicolás Maduro.

En cualquier otro escenario esto habría culminado con un nuevo gobernador para el estado, lo que habría puesto fin al dominio de la familia Chávez. Sin embargo, este no fue el caso.

Antes de que la proclamación se llevara adelante, el TSJ la bloqueó y ordenó una nueva elección para el 9 de enero, a través de dos sentencias que, a todas luces parecieron tirar por la borda las concesiones que el oficialismo había hecho para tratar de promover la participación opositora en la ruta electoral.

A los ojos del politólogo Nicmer Evans, esta contradicción en el accionar de los poderes del Estado que controla el chavismo se explica porque dentro del propio chavismo “el hecho de votar genera contradicciones”.

Evans señaló que el chavismo sí trató de “mantener una imagen de sobriedad con las concesiones electorales”, pero comentó que esto se pudo hacer solo a través de unos cálculos en donde el resultado de Barinas nunca fue pensado como posible, por eso dijo que “el caso Barinas dejó expuesta la realidad del chavismo y de sus pugnas internas”.

“En Barinas se vio perturbada la concesión que se le hizo a la familia Chávez de ser dueños de la hacienda de Barinas. Esto es bueno para Maduro que busca reducir a Chávez a un recuerdo, mientras que Diosdado, que trata de adueñarse de la imagen de Chávez, salió en defensa de la familia”, explicó.

La visión de que la derrota en Barinas fue inesperada es compartida por el también politólogo Piero Trepiccione, quien dijo que gracias a lo emblemático de este resultado fue el que el chavismo tomó la decisión de apelar a “todo lo que tuvieron que apelar para impedir el triunfo opositor”.

¿Qué pasa entonces con las concesiones electorales?

La contradicción en cuanto a las sentencias del TSJ controlado por el chavismo y las concesiones que solo meses antes se habían dado desde el CNE (también, en su mayoría, en manos de simpatizantes de Maduro) no son, para Trepiccione, una casualidad.

Él comentó que las acciones de frenar la juramentación de Freddy Superlano en Barinas cumplen dos objetivos: el primero trata de mitigar sin éxito el impacto de la derrota en la entidad llanera, y al mismo tiempo busca promover la abstención, un objetivo que es fundamental en la fórmula de Maduro.

“Esa ecuación de promover la abstención está presente en los regímenes autoritarios, no solo en Venezuela, sino en todo el mundo. El abstencionismo siempre favorece a aquellos que tienen el poder, una mejor estructura y una maquinaria completa que incluyen la financiación.  Es decir, siempre favorece a los gobiernos”, explicó el politólogo.

Trepiccione también dijo que esta estrategia puede ser una necesidad para el chavismo que en la actualidad cuenta con una estructura electoral que solo se traduce en el 19 o 18% de votos a nivel nacional y por esto para ellos es ideal que “vote menos gente”.

Otra ventaja inherente a la abstención para el chavismo, ahora, en lo que a todas luces parece ser el próximo capítulo de la ruta electoral en Venezuela es el referendo revocatorio.

Para Trepiccione, a medida que la oposición esté fragmentada y dividida, algo que va de la mano con las mismas dudas que genera la abstención, este proceso se vuelve más frágil.  Algo que, evidentemente, beneficia a un gobierno cuyo principal objetivo es la permanencia en el poder.

El caso de Barinas y su posible efecto sobre el revocatorio

Además de politólogo, Nicmer Evans es dirigente del Movimiento de Venezolanos por el Revocatorio (Mover), una agrupación que desde este mismo año ha emprendido el largo trayecto para lograr que se genere una consulta popular en la que se pueda remover a Nicolás Maduro del cargo.

Mientras que para algunos lo ocurrido en Barinas podría traducirse en dudas que lastiman la posibilidad de un revocatorio, para Evans este no es el caso, pues aseguró que el vaso hay que verlo “medio lleno” y que, inclusive con las irregularidades del caso de Barinas, hay aspectos positivos que rescatar.

“Quedó demostrado que no se pudo vulnerar el resultado electoral en Barinas. Claro que preocupa la ausencia de separación de poderes, pero el hecho de que tengamos a dos rectores (Enrique Márquez y Roberto Picón) pronunciándose como lo han hecho, habla de lo favorable que es tomar la vía electoral para generar contradicciones dentro del chavismo”, expuso.

El integrante de Mover señaló, de igual forma, que a pesar de que se pueda pensar lo contrario, lo ocurrido el 21-N no debe afectar el revocatorio ni su propuesta, dado que se trata de dos ejercicios totalmente distintos.

“El 21-N era una elección donde se participaba con tarjetas, colores, siglas y candidatos”, había de todo, en el revocatorio tienes solo dos opciones: o participas o no (…) Nosotros no estamos yendo al revocatorio con falsas expectativas, y esto es bueno porque evita que tengamos ingenuidad sobre el proceso y estamos al tanto de cuáles son los riesgos, desde ya nos preparamos para estos”, explicó.

Finalmente Evans habló sobre los detractores del proceso, quienes señalan que tras los sucesos de Barinas es ingenuo pensar que Maduro pudiera aceptar un resultado que lo despoje de la presidencia y dijo que así como lo que ocurra en Barinas el 9 de enero no dependerá de lo que haya pasado el 21-N, lo que pase con el revocatorio tampoco lo hará.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s