Opinión y análisis

¿Por qué vota la gente?

luis salamanca 1Por: Luis Salamanca

La pregunta que encabeza esta nota no es habitual. Pocas veces la colectividad, o el individuo, se interrogan acerca de por qué vota de una manera o de otra. Lo común es que se dé por sentado por qué vota, o que se atribuya el voto a alguna razón de moda en la opinión pública. Pero la interrogante debería hacerse en todas partes y en todas las elecciones pero no es así. Una vez que la pregunta echa a rodar por las calles, la gente comienza a reflexionar al respecto. Y se encuentra que la respuesta a la interrogante no es fácil. Por una parte, se observan muchísimas influencias sobre el votante. En efecto, sobre el elector opera una gran cantidad de factores que inciden en su voto. La literatura está llena de las causas del voto. Se ha atribuido la razón del voto a variables tales como: la posición social; la socialización del elector; los costos y beneficios de votar, la ideología; el grado de educación; la identificación partidista; el género; la situación económica personal, familiar y nacional; la campaña electoral y dentro de ella el tipo de candidato, ciertos temas fuertes, el clientelismo, la polarización política; las divisiones religiosas, culturales y nacionales, las generaciones. Y puede haber muchos más factores.

Por otra parte, los analistas se devanan los sesos tratando de ver cuál de ellos es el más importante, el que más pesa en la decisión de votar. Así se han formado diversas teorías que tratan de explicar la decisión de votar. La sociológica (votamos como somos socialmente, según la posición en la estratificación); la sicológica (votamos según las creencias internalizadas en nuestra infancia y adolescencia en nuestra familia, con nuestros amigos); la sico-política (votamos por identificación con un partido); la ideológica (votamos porque tenemos unos valores sociales y políticos); la racional (votamos por que los beneficios de votar son mayores que los costos); la de género (votamos según seamos hombres o mujeres); la coyuntural (votamos según estén las cosas en la economía personal, familiar y nacional: si las cosas están bien se premia al gobierno con el voto, si las cosas están mal, se le castiga); la contextual (votamos según el efecto que produce la campaña electoral, los temas impactantes, las relaciones entre los electores y el candidato: admiración, miedo); la religiosa (votamos según nuestras creencias religiosas); los clivajes (votamos por las grandes divisiones existentes en la sociedad que tienen efectos políticos) y, las demográficas (votamos según la edad que tenemos y según la cohorte generacional).

Para saber cuál (es) de estos factores opera en un caso concreto, el análisis no debe hacerse al margen de la situación nacional. Cada uno de estos factores requiere un tratamiento en profundidad y su pertinencia para explicar casos concretos tiene que buscarse en la historia electoral del propio país, en su idiosincrasia, en su cultura electoral y en su evolución política. Por ello, en algunos países son importantes unos factores mientras que, en otros, son importantes otros. En Venezuela, hay mucha evidencia de que la identificación partidista cumplió un papel destacado en la explicación del voto del venezolano entre 1958-1998 pero luego se debilitó con el debilitamiento de los partidos. Los electores pasaron a votar más por clivajes políticos, por bloques electorales, por la coyuntura económica, por el apoyo o el rechazo a un líder político. Los elementos sociológicos pasaron a tener un papel más destacado en la decisión de votar que antes de 1998, pues, aparecieron ciertas trazas de “voto clasista” a raíz del voto de los sectores de menos recursos por un bloque determinado; sin embargo, Venezuela se ha caracterizado históricamente por un voto sociológicamente homogéneo: el voto policlasista se inclinó por un partido o por otro, según la fuerza de otros factores. Creo que el valor de un libro como éste (¿Por qué vota le gente? Alfa, 2012) es el de haber invitado a reflexionar sobre por qué motiva el voto de los ciudadanos, en particular, de los venezolanos. Es un tema apasionante, abierto a los investigadores deseosos de hurgar en profundidad sobre nuestro comportamiento electoral.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s