Monitor electoral

Observatorio Electoral Venezolano: las elecciones del próximo 20 de mayo no son libres ni imparciales

Muchos de los protocolos y normativas que deben cumplirse para garantizar la integridad de un proceso electoral se han deteriorado desde la negativa a realizar el referendo revocatorio en 2016. Desde entonces, el voto ha perdido legitimidad en virtud de un sistema electoral que ha sido percibido por muchos como poco transparente, administrado por instituciones parcializadas. El daño no se ha detenido, al contrario, amenaza con prolongarse en buena medida por la manera como fueron concebidos los propósitos y funciones de una nueva Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Los derechos políticos y electorales de los venezolanos se han visto debilitados, traduciéndose en un escenario de mayor tensión política.

El Observatorio Electoral Venezolano (OEV) ha acumulado suficientes evidencias para señalar que las elecciones presidenciales y de Consejos Legislativos se trata de un evento marcado por distintas violaciones a las leyes vigentes. En efecto, los derechos políticos de los venezolanos, como electores y como elegibles, han sido drásticamente limitados por las reglas del juego impuestas por el árbitro electoral:

  • Se inhabilitaron candidatos.
  • Se ilegalizaron importantes partidos políticos, con amplia participación en la Asamblea Nacional.
  • Se limitó la actualización e inscripción en el registro electoral de los residentes en Venezuela y fue aún más dramático en el caso de los venezolanos residentes en el exterior.
  • Se aceptaron candidatos por cuenta propia y por grupos de electores a la elección presidencial para los cuales luce prácticamente imposible que hayan cumplido con los requisitos de ley para participar como elegibles del proceso electoral.

En esta, como otras ocasiones, actores opositores compiten contra la estructura del Estado. El CNE no sólo no regula el período de precampaña, sino que establece normas para luego no aplicar ninguna sanción o limitación al gobierno por el uso indiscriminado de los recursos y medios públicos. Así, la campaña se muestra injusta y desequilibrada. Todo ello arroja dudas sobre la confiabilidad de los resultados.

La consecuencia negativa más grave de este proceso sería la desvalorización en el pueblo venezolano del voto como vía democrática para resolver nuestras diferencias y enfrentar la crisis política económica y social que vive el país.

Extraído de: Observatorio Electoral Venezolano

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s