Destacado

Una sociedad pobre y escindida a la que no le queda más que dolarizarse

Tomada de Noticias 24 Caracbobo

Leonardo Vera

Varios estudios de campo realizados en los últimos meses en Venezuela, permiten hacerse una idea de la marcada dualidad socioeconómica que se ha ido entronizando en la economía venezolana. Un pequeño segmento de la sociedad, bien conectado o con jugosos o buenos nichos de negocios, devenga ingresos y tiene acceso a una canasta amplia de bienes de consumo y de “lujo”, mientras se regodea frente otro segmento mayoritario de la población que con menguados ingresos concentra su gasto, con gran pena, en una cesta de alimentos con significativa precariedad nutricional.

Una encuesta realizada por el Observatorio Venezolanos de Seguridad Alimentaria y Nutrición (OVSAN) a 2.041 representantes de hogares, entre diciembre de 2020 y febrero de 2021, que cubrió los 23 estados y el Distrito Capital, indica que 69,1% de los hogares están en una situación donde el presupuesto se concentra esencialmente en alimentos, sacrificando aspectos tan importantes como la educación, la salud, vestido y calzado, y el mantenimiento de viviendas. El 74% de los entrevistados señala, además, que sólo puede adquirir alimentos sobre una base diaria y 50% indica que camina para ahorrar el pasaje y poder comprarlos. La encuesta revela que 44% de los entrevistados recibe alimentos como parte de pago.

A estos datos que señalan cómo casi tres cuartas partes de la población destina su presupuesto a la adquisición de alimentos, se añaden signos claros de insuficiencia nutricional. La misma encuesta de la OVSAN revela que 58% está reduciendo el tamaño de sus porciones y 69,9% nunca consume carne de res, en tanto que 86% jamás consume pescado. Entre los grupos de alimentos que más se consumen destacan harinas y carbohidratos (98,9%), grasas (84,4%), azúcares (83,9%) y tubérculos (79,5%), lo que refleja poca variedad y baja calidad nutricional.

Esta información no es del todo novedosa. Corrobora lo que otros estudios como la ENCOVI viene señalando en los últimos años. Pero que la situación de precariedad alimentaria persista preocupa, pues lo que se hace crónico en este eje de la salud, deja efectos permanentes en la población afectada.

Desde luego, estas estructuras de ingresos y gastos no son inmunes a la hiperinflación, ni al proceso de sustitución de moneda, y tampoco a la más reciente dinámica de dolarización del salario en Venezuela. En un estudio reciente (enero 2021) conducido por el Observatorio Venezolano de Finanzas, junto con la empresa consultora ANOVA, se entrevistó a 313 establecimientos empresariales privados, ubicados en el estado Miranda y en Distrito Capital, para indagar sobre el comportamiento y nivel de las remuneraciones. El estudio encontró un significativo incremento durante el último año en las remuneraciones en dólares de los trabajadores de estos establecimientos “formales” (con respecto a datos similares de la ENCOVI). La remuneración promedio se ubica en 70,1 dólares al mes, en contraste con el sector público, donde tomando las tablas salariales la remuneración promedio se ubica en 4,7 dólares. Así mismo, comparando con los datos contenidos en la ENCOVI, el estudio encuentra que 46% de las remuneraciones en los establecimientos consultados es en dólares, cuando un año atrás la cifra alcanzaba apenas al 17,4% de la población trabajadora.

La dolarización del salario y de los ingresos laborales es un nuevo proceso en marcha; una extensión natural de la dolarización de las transacciones. No es exclusivo de las empresas formales, pues se inició y se ha extendido sobre el universo de los que trabajan por cuenta propia. A falta de una política pública en defensa del sistema monetario, es la fórmula que ha encontrado la economía privada para subsistir y es indetenible. La sociedad venezolana, mayormente pobre y escindida, no le queda más que dolarizarse para protegerse.

Sin embargo, un nivel de remuneraciones de 70,1 dólares mensuales por parte de un jefe de hogar, que labora en una empresa como las encuestadas en el estudio de ANOVA, apenas cubre el 32 % del costo de la canasta alimentaria que calcula el CENDA para una familia de 4,5 miembros, y que incluye 60 productos de consumo básico. Esta canasta se ubicó en el mes de abril en 217 dólares. De hecho, ese salario promedio es apenas una tercera parte del salario mínimo más bajo que existe en América Latina (Brasil con 207 dólares al mes).  

Aun admitiendo entonces que dentro de las empresas formales del sector privado en la región central del país, el avance en las remuneraciones salariales en divisas -tanto en términos de cobertura como de montos- ha sido relativamente importante, y admitiendo que los “cuentapropistas” se manejan en la informalidad recibiendo algunos dólares, en realidad la estructura del consumo de la población venezolana continúa siendo la de un país pobre.

La dolarización del salario no es la panacea. Es simplemente un mecanismo más de supervivencia. No es una poción mágica llamada a resolver todos los problemas de un complejo entramado. Un cambio en la estructura del mercado laboral de la economía venezolana sería una señal potente de que el modelo que hundió el país en una depresión nunca vista y nos convirtió en una sociedad de pobres, ha sido quebrado. Para movernos en la escalera que nos permita crear trabajos decentes y con protección social, más que una dolarización espontánea, necesitamos conducción: estabilizar el vuelo derrotando la inflación, y recuperar altura, abriendo espacios con mejores instituciones, inversiones productivas y saltos tecnológicos, que nos lleven por el sendero del crecimiento sostenido.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s