Editorial

Editorial N° 53: El talento preso

Editorial 53 Portada
PDF   compartir

El talento preso

Gustavo L. Moreno V. / 19 de febrero de 2015 

Editorial textoEsta semana se cumple un año del encarcelamiento de Leopoldo López. Es muy difícil dejar de pensar lo que esto supone. No se trata solamente de López, Ceballos, los estudiantes presos, se trata de que en el país lo que está preso es el talento. Gente formada, estudiada, que fácilmente podría estar haciendo otra cosa por su propio beneficio, está presa apostando por el país. Con ellos cientos de profesionales, obreros, jóvenes y maduros, hombres y mujeres que con honestidad y talento intentan sobrevivir en una sociedad que ha sido tomada por los bárbaros, en donde la ignorancia es un triunfo y hablar bien una deshonra.

Unos pocos presos en celdas de castigo, pero la gran mayoría presos en sus casas porque la calle la controla la delincuencia, el caos, la negligencia, el resentimiento, la ignorancia. Un país que se ha convertido en la antípoda de aquella democracia griega en donde los más capaces eran quienes gobernaban. La virtud cívica queda despreciada. El estado de naturaleza, frente al cual se erige la ley como posibilidad de convivencia, es asumido como la forma de vida. Pero allí silencioso, en esa celda de reclusión a la que nos han venido reduciendo durante los últimos quinquenios late un país que sabe que otra realidad es posible, un país que como la canción de Chico Buarque, “se guarda para cuando llegue el carnaval” y pueda celebrar el fin de la tiranía, del absurdo, y se reconstruya la esperanza.

Hoy desde PolítiKa UCAB abogamos por la liberación de los presos políticos, tanto por aquellos que están en Ramo Verde o en La Tumba, como por aquellos otros que están en sus casas, en su cotidianidad, por aquellos que se han ido del país, simplemente porque no hay oportunidades, promesa de futuro, institucionalidad.

En la edición de esta semana les ofrecemos el artículo ¿Estamos verdaderamente en una transición?, de Benigno Alarcón en su columna quincenal El Faro. En esta oportunidad Alarcón luego de discernir sobre lo que significa realmente una “transición” nos plantea las tres principales formas de transición que plantea Juan Linz. Se analiza cada una dentro del contexto actual venezolano, sus posibilidades, dificultades y retos. Para Alarcón no existen actualmente motivaciones reales para permitir una transición negociada”

También en Opinión y Análisis, Carlos Romero nos trae una extraordinaria experiencia y reflexión en torno al tema del empleo juvenil. Su artículo de esta semana El desempleo y la juventud, de su columna Debate Ciudadano, nos da números en relación al desempleo juvenil en Europa y en Venezuela. En la sección Recomendados, los invitamos  revisar la página del proyecto español “Juvenal Active”, una innovadora forma  de llegarles a los jóvenes.

Por otro lado, Héctor Briceño en su columna Posmonición Política nos ofrece el artículo “Estallido inminente”. En él se pregunta el insólito acuerdo entre oposición y gobierno en la idea de que un estallido social es inminente. Es un análisis interesante sobre las implicaciones de un estallido social, lo que significó el Caracazo y lo que puede suponer hoy un estallido social. En palabras de Briceño el estallido realmente necesario, el estallido inminente es el que restablezca la esperanza”

En la sección Recomendados los invitamos a revisar la página web del proyecto Juvenal Active, del que nos habla Carlos Romero en su artículo. Es una excelente iniciativa para crear conciencia e impulsar a los jóvenes a empoderarse de su propio destino.

No habrá cárcel que pueda frenar al talento, ni castigo que doblegue las convicciones legítimas, la historia lo ha demostrado. Más allá de los desenlaces concretos que diferentes situaciones de injusticia han tenido en la historia del mundo y de nuestro país, de una u otra forma, el talento y la fuerza en la lucha por lo que se cree siempre terminan siendo reconocidos por la sociedad y por la historia. Ojalá que todo ese talento preso que hay en el país, el que está acá y el que se ha ido, termine siendo el germen de ese estallido del que nos habla Héctor Briceño, el estallido que “restablezca la esperanza”.

1 reply »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s