Editorial

Editorial Nº 78: Cuestión de confianza

Editorial Portada

Cuestión de confianza

PDF compartir

Daniel Fermín Álvarez – 21 de agosto de 2015

El CNE “no recula” en su decisión de rechazar los llamados de distintos actores de la sociedad en cuanto a promover observación internacional calificada en los comicios del próximo 6 de diciembre. Así lo afirmó su presidenta, Tibisay Lucena, en un tono que suena más a punto de honor que a argumentación razonada. Se trata de tener que tener la razón. Desde el Centro de Estudios Políticos, hemos insistido en la conveniencia de contar con observadores internacionales reconocidos, como la OEA, cuya experiencia electoral supera con creces la de los “acompañantes” propuestos por el CNE como Unasur. No, no se trata de atentar contra la soberanía venezolana ni de subordinar las instituciones nacionales a alguna instancia imperial. Se trata de generar confianza en un sistema electoral que, pese a autodenominarse como el mejor del mundo, es visto con buenos ojos por apenas cuatro de cada diez venezolanos.

Nuestro más reciente estudio es, en esto, muy claro: la gente piensa que el voto no es secreto, aún cuando no existe evidencia para sugerir esto; los venezolanos asocian el captahuellas del mercado con el de la máquina de votación, y hacen dibujo libre con las consecuencias de su voto; muchos tienen la idea de que el CNE puede cambiar los resultados electrónicamente, cuando esto no ha sido, hasta ahora, así. Ante esto, el CNE, como Poder Electoral, no puede asumir una actitud soberbia. Tampoco una esquizofrénica. Lo contrario, el Consejo Nacional Electoral es el primer interesado en que los venezolanos sientan confianza en la institución y, especialmente, en el proceso electoral.

La desconfianza en Venezuela es generalizada. La crisis la agudiza. Es la desconfianza cotidiana: la de no agarrar el papelito en la calle, por temor a la burundanga; la de no detenerse a hablar con extraños; la de sobresaltarse con el sonido de una motocicleta. Pero la desconfianza va mucho más allá, y se concentra, justificadamente, en las instituciones y acciones del gobierno.

¿Cómo confiar en el reciente anuncio que hacía un ministro-candidato, prometiendo la Línea 5 del Metro de Caracas para el mes de octubre, cuando el Metro de Guarenas, prometido para 2012, sigue crudo? ¿Cómo confiar en el OLP, cuando más de 20 planes de seguridad y 11 ministros del área han fracasado, luego de venderse como la solución última? ¿Cómo confiar en que el gobierno tiene alguna remota idea de cómo salir de la crisis económica, cuando el BCV esconde, avalado por el TSJ, las cifras de inflación y escasez, que igual la gente siente en el día a día?

La verdad es que existe una crisis de confianza en las instituciones que ha llevado a los venezolanos a refugiarse en su círculo más intimo y familiar, a resistir los embates de la crisis atrincherados en lo suyo. Es el sálvese quien pueda. Así que nada le quita, sino todo lo contrario, al CNE, al gobierno, al BCV, ser más transparentes con la gente, brindar señales de juego limpio, de cuentas claras. Empeñarse en empañar los vidrios por soberbia o, peor, por compromisos partidistas, sería un gravísimo error en tiempos de crispación social evidente.

En esta edición, presentamos el Reporte Especial Nº 16 del Proyecto Integridad Electoral Venezuela. En esta oportunidad, el boletín aborda el tema de la observación electoral nacional. Este tema resulta crucial de cara a las próximas elecciones parlamentarias. Recomendamos la lectura y difusión de este importante documento a todos nuestros lectores.

En nuestra sección Opinión y Análisis, Luis Salamanca ofrece una nueva entrega de su columna Testigo de Época. En el artículo “Construir el sujeto político alternativo”, Salamanca se pregunta si el GPP, la MUD, los independientes u otro factor están llamados a ser quienes saquen al país del atolladero en el que se encuentra actualmente, siempre por la vía democrática.

En Debate Ciudadano, Carlos Romero escribe “El rescate de la Asamblea Nacional para el reencuentro con el debate político”. Romero considera que el gran reto del nuevo parlamento será reencontrarse con la pluralidad y la representatividad de las regiones. Tras exponer algunas reformas de los últimos 25 años, el autor llama a un “debate crítico sobre el rol del parlamento venezolano en un futuro de libertad, respeto y desarrollo”.

En el Espacio Plural, recibimos el aporte del politólogo Carlos Rodrigues, titulado “Las políticas públicas en el chavismo: conflicto, ideología y renta”. Rodrigues introduce el análisis de las políticas públicas de las administraciones chavistas como un elemento novedoso, poco estudiado, y destaca que estas han estado signadas por la conflictividad, el clientelismo, la centralización, la ideologización, el personalismo, el burocratismo y uso intensivo de la renta, y la falta de evaluación.

En Recomendados, reproducimos el pronunciamiento del Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, sobre la observación electoral del organismo. En esta misiva, de mucha relevancia para los tiempos que corren, Almagro define a las misiones de observación electoral de la OEA como un “bien público hemisférico” de alta credibilidad. Desde el Proyecto Integridad Electoral Venezuela hacemos votos por el establecimiento de una observación electoral calificada para las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

Volvemos al tema de la confianza. Cuando el Presidente de la República acusa, en cadena nacional, a los líderes de la oposición política de vínculos paramilitares y asesinatos, pareciera no generar la conmoción esperada. Después de todo, se trata de gravísimos señalamientos que en cualquier país moverían el piso de la sociedad toda. Aun cuando se presentan supuestas pruebas de estos lazos, el país, o un grueso del país, las despacha. No tienen credibilidad. Basta ver la percepción popular sobre la cacareada “guerra económica” para entender que las acusaciones del gobierno pasan por folclóricas.

Tan sólo esta semana observamos algunos episodios que evidencian la desconfianza en el poder: en La Candelaria, vecinos incendiaron la moto de un delincuente ante una agresión fallida. Casi lo linchan. No hay confianza en la policía ni en la justicia. El dólar sigue su marcha invicta frente al bolívar. No hay confianza en la economía. Ante el espantoso asesinato de Liana Hergueta, a nadie convencen las acusaciones del gobierno ni las declaraciones de su extrañísimo testigo estrella…

Cerramos como empezamos, con el CNE. Una vez más, resaltamos que en manos del CNE está la paz del país. De ese tamaño es la tarea y el compromiso de los rectores y de todos los funcionarios del Poder Electoral de cara al 6 de diciembre. De modo que, una vez más, nadie le pide al Consejo Nacional Electoral, ni a sus rectores, que “reculen”. Se les pide que rectifiquen, que abran el camino a un proceso más transparente, abierto, participativo, íntegro. Eso pasa, a nuestro juicio, por garantizar reglas claras e iguales para todos, combatir el ventajismo, abrir un diálogo con la sociedad. Y, por supuesto, pasa por la observación electoral calificada. No se trata de recular, es cuestión de confianza.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s