Entrevistas

El uso del lenguaje en el discurso político

EntrevistaPortada

PDF compartir

Daniel Henrique Pérez Pereda – 12 de febrero de 2016

Con motivo de su nombramiento como Secretario General de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), además de contar con una amplia formación en el campo de las letras y antes de emprender su viaje a Madrid a tomar posesión del cargo, quise comenzar con este ciclo de diálogos para, además de reflexionar sobre un tema medular, como lo es el uso del lenguaje, rendir homenaje, merecido por demás, a uno de los grandes exponentes egresado de la Escuela de Letras de la Universidad Católica Andrés Bello, hombre que por su sencillez ha querido pasar siempre desapercibido, pero que hoy en día su trayectoria académica y su obra lo dejan en evidencia, Francisco Javier Pérez.

El devenir político actual obliga a deliberar sobre el papel de nuestros dirigentes políticos y su desenvolvimiento no solo en la vida política sino su comportamiento como figuras públicas y, más importantes aun, su conducta como ciudadanos. En la mayoría de los países, especialmente del mundo occidental, el parlamento constituye el centro del debate político, de la argumentación, de la exposición de las ideas, y es que por algo etimológicamente la palabra parlamento proviene del francés “parlement”, que a su vez deriva del vocablo “parler” (hablar); lo cual nos hace analizar si la Asamblea Nacional actual, dada su amplia diversidad de corrientes, digamos, ideológicas, volverá a ser el centro del debate político, del uso de la palabra y el espacio para generar una válvula de escape a la llamada polarización política a través del uso del lenguaje.

  • La polarización que vive nuestro país desde el punto de vista ideológico guarda estrecha relación con la forma como se expresan nuestros políticos. ¿Considera que la forma en que nuestros políticos hacen uso del lenguaje influye en el comportamiento de la sociedad?

Los hombres públicos de todo tiempo han ejercido un modelaje ético sobre los pueblos que dirigen. Ese modelaje no es otra cosa que un patrón de conducta y de moral en cada una de sus actuaciones. Sin duda alguna, uno de los indicadores de la buena salud moral de un político radica en el uso virtuoso de la lengua. Se entienda esto o no, se le dé importancia o no, los políticos y sus actuaciones quedarán grabados y retratados en la forma en que usen la lengua. Hablar bien o mal no es un capricho de los estudiosos de la lengua o una imposición de las academias. Es, llanamente, el mejor reflejo de lo que es el político y de lo mucho o poco que una sociedad puede esperar de él. Ecuacionalmente, podríamos decir que los políticos que hablan mal y los que se regodean en maltratar el lenguaje terminarán fracasando y siendo cargas lamentables para sus países.

  • Algunos políticos consideran que las formas en que se usa el lenguaje tienen que ver con la capacidad que tiene el lenguaje de conectar con el sentir de los ciudadanos. ¿Considera que el lenguaje político actual, cargado de calificativos y eufemismos, hace que una parte considerable de la población se identifique con una tendencia política determinada?


El lenguaje ciudadano, tanto como el lenguaje de los ciudadanos, es en el presente asunto de primera importancia para el conocimiento de la pasta anímica e ideológica de una sociedad. La identificación entre el lenguaje político y la sociedad no se alcanzará por la vida denigratoria o insultante, sino por la de la concertación y la concordia. Nada distancia más a un ciudadano que la agresión verbal del político. Nada acerca más al ciudadano que la sobriedad verbal del político. La primera vía conduce al rechazo; la segunda a la identificación.

  • En momentos en que los medios de comunicación y hoy en día las redes sociales ganan terreno en la población juvenil, ¿pudiésemos estar hablando de una generación más adiestrada en el uso de herramientas tecnológicas que en el uso del lenguaje?

IMG_0768Me parece que en los casos mencionados, las dos vienen de la mano. La herramienta tecnológica no ofrece problemas, siempre que el usuario de la lengua tenga conciencia en el cómo, el qué y el para qué de su lenguaje. Vivimos un tiempo que reúne en armonía o en conflicto, tal como se lo mire, a los “nativos digitales”, esos que al nacer solo han conocido y usado las herramientas tecnológicas, y a los “nativos analógicos”, esos que fueron adiestrados en tecnologías manuales. Es la virtualidad frente a la materialidad. La tecnología siempre es benéfica si no se la entiende como un fin en sí misma. Así, pues, el lenguaje saldrá fortalecido o dañado si no se lo usa verdaderamente, es decir, para expresar con sencillez lo que queremos decir. Un discurso será pobre si es pobre, en independencia del recurso tecnológico con el que se recubra o divulgue; será rico si realmente lo es y, adicionalmente, pueda generarse, difundirse y almacenarse por la vía digital.

  • Es indudable que en el campo de las humanidades la historia y las letras guardan una entrañable relación, así como la política para ser comprendida debe necesariamente ser vista desde las letras y la historia. ¿Cuál consideras que debe ser el aporte de nuestras academias, especialmente de la Lengua y la Historia, para contribuir en la reconciliación del país?

 

Las dos más antiguas corporaciones académicas del país, la Academia Venezolana de la Lengua y la Academia Nacional de la Historia, han contribuido y contribuyen con el bien del país. Han sido instituciones al servicio de los valores más altos de la Nación: la dignidad de la lengua y la lección de la historia. Dignificar la lengua, nuestro rico español venezolano, ha sido logro mayúsculo pues ha permitido sentirnos retratados en nuestro lenguaje; ganar en identidad. Comprender la lección que nos dicta el pasado, el legado de nuestra fascinante historia, nos ha permitido comprendernos en trascendencia y no en contingencia; ganar en perpetuidad sobre lo que fuimos antes para poder ser lo que hoy somos.

  • Hoy en día le ha tocado asumir un cargo de trascendental importancia a en el campo de la lengua castellana, como lo es el de Secretario General de la Asociación de Academias de la Lengua. ¿Considera que al no haber recibido ningún reconocimiento público por parte de las distintas instancias de gobierno en nuestro país se evidencia el poco interés de los políticos en el mundo académico?

Venezuela ha sido siempre un país de grandes talentos y notables luminarias. Unas y otros no se pueden juzgar por el elogio vano que hace la actualidad (pública o gubernamental) a los que han cumplido grandes tareas de representación de nuestro país. Suele creerse que son los gobernantes de turno los que determinan el rumbo del país y eso ha sido y es un grave error. La política signa con tintes pasajeros y efímeros a los países. Los creadores de toda estirpe lo hacen aportando permanencia y perpetuidad. Perseguir el aplaudo pasajero (o de los que son pasajeros) no tiene el más mínimo sentido. El verdadero logro es la conquista de lo permanente. Por otra parte, ya sabemos lo que pasa cuando se le piden peras al olmo. En este sentido, no me importa el reconocimiento gubernamental, sino el de la gente que aprecia lo que he hecho y hago por la lengua y literatura de Venezuela. Para ellos va mi agradecimiento.

  • Nuestra historia política contemporánea produjo la participación de destacados intelectuales, quienes en el momento de manifestar sus opiniones se destacaron como grandes oradores, en su opinión ¿Cuál fue el político venezolano más destacado en el siglo XX, no solo por la su capacidad oratoria sino por su influencia y trayectoria en el mundo político?

Creo que no hay otro nombre que el de Rafael Caldera. Orador prodigioso, su palabra iba en contra de la verborrea del político callejero y se conducía, más bien, por los cauces de la coerción sana y virtuosa. Entiende el lenguaje como medio de convencimiento sustentado en la verdad y en la moral, cuando otros políticos de nuestro siglo XX, tanto del comienzo de la centuria como de su final, no hacían sino usar el lenguaje para mentir y para alcanzar fines oscuros y engañosos. En independencia de credos, estilos e ideologías, podrían acompañar al Caldera influyente y modélico, el doctor Ramón J. Velásquez y el mismísimo Rómulo Betancourt, entre muchas otras figuras.

  • Conociendo la influencia que Don Pedro Grases tuvo en tu formación y el aprecio que por él tuviste, ¿cuál consideras que ha sido su aporte en la política venezolana?

Aunque don Pedro tuvo un importante parecer sobre la política de nuestro país, un país que hizo suyo como el mejor de los venezolanos, no es por esta vía por donde hay que entender la magnitud y significado de su obra. Grases nos ha permitido entender las raíces de nuestra tradición humanística y promover que entendamos que nuestros más altos valores están allí domiciliados. Recurre y rescata la figura de Andrés Bello para ponernos ante nuestra mirada la estatura gigante, del prócer civil que nada tiene y que nada tiene del procerato tradicional, agotadoramente político y militar.

  • Para concluir no quiero dejar por fuera al gran político y hombre de letras que fue Don Andrés Bello, sin duda alguna hombre influyente en el desarrollo intelectual de nuestra América, como conocedor de su obra ¿Cuál consideras que fue el mayor legado político que contribuyó al crecimiento de Venezuela?

Aunque queda dicho en la respuesta anterior, Bello regala al país su sentido de bien y de belleza por medio de la lengua y de sus creaciones (incluyendo el pensamiento, la historia, la filosofía y la codificación). He citado y repetido mucho, y no está de más volverlo a hacer ahora, la idea de Ernesto Sábato sobre Bello. Decía el escritor argentino, que Bello era, hasta por su mismo apellido, el que nos había legado la más grande enseñanza de que es mejor hacer el bien que el mal, de que es preferible la belleza a la degradación y de que, en suma, es mejor brillar con quilates auténticos que con aquellos que provienen del engaño y de lo mal avenido.

1 reply »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s