Bitácora del Poder

El tiempo y las tácticas

Foto: Andrea Hernández

PDF compartir

Fernando Arreaza Vargas – 8 de junio de 2017

Hay una anécdota de la guerra de los 100 años que relata lo siguiente: al terminar el conflicto, las partes se sentaron a negociar sin recordar los problemas originales. El tiempo borró del mapa las razones originales del problema.

Esto lo traigo por dos motivos. Dos propósitos. El primero es lo que el tiempo agrega y el segundo lo que el tiempo nos quita. Mientras la prolongación del conflicto agrega variables a la ecuación, también va mermando otros factores. Tenemos que saber en qué pone y qué quita el tiempo para actuar pensando en ello; ya antes lo hablamos, una cosa que seguro quita el tiempo es cohesión en el (des)gobierno.

El primero es sencillo: cuando la protesta en Venezuela comenzó, la propuesta de una Asamblea Nacional Constituyente –fraudulenta– no existía. La marea de atrocidades cometidas por los que hoy dominan el país a la fuerza ha borrado, o intentado borrar, las razones originales por las que la gente se fue a las calles. En Venezuela hubo y hay un quiebre del orden constitucional, el gobierno de Maduro dio un auto-golpe de estado. La Asamblea Nacional y 14 millones de votos fueron violados.

Los últimos días he visto un giro peligroso en la narrativa de algunos nodos en la red opositora. Algunos han puesto el frenazo a la ANC como el objetivo primario de las protestas, lo que aleja el objetivo real de la misma. La ANC no es una moneda de cambio porque no vale nada; solo representa el intento madurista de huir hacia delante.

Sin embargo, el tema del tiempo y las tácticas nos interesa especialmente con el segundo propósito. Estamos en una coyuntura que ya presenta las protestas como rutinarias. Hay gente cansada y desanimada. Es normal, una síntoma previsible y tratable. El problema es que, aunque todos sabemos qué hacer, no es tan fácil saber cómo hacerlo. Mantener la protesta en el tiempo no tiene una fórmula, es una estrategia que se nutre del contexto y la imaginación.

Lo primero es repetir la siguiente máxima: la táctica que se prolonga demasiado en el tiempo se convierte en una carga. Nadie tiene ni la energía ni la cabeza para invertir todo su tiempo.

En los dos meses y medio de protestas se han implementado varios tipos de tácticas y algunas se han agotado. Las nuevas tienen que ser hijas de lo que las posibilidades y las metas ofrezcan. Como no tiene sentido hablar de nuevas protestas y victorias sin proponer algo práctico, a falta de la información interna al menos diré por dónde deben ir los tiros de estas nuevas acciones que oxigenen la calle.

Foto: EFE / Cristian Hernández

Una tiene que ser diseñada para reforzar el nexo entre la gente y la Fiscalía General. La ruptura entre este órgano y el régimen sigue siendo la pieza más valiosa de la lucha no violenta. Una parte primaria del andamiaje institucional rojo que se cayó gracias a la protesta.

Otro punto a reforzar es la articulación internacional. Aquí la cuestión se complica, puesto que el mundo siempre tiene más problemas que los nuestros. Sin embargo, sería positivo encontrar voces internacionales dispuestas a visitar o ser parte de algunas de las manifestaciones en agenda. No se trata de ir a embajadas o cancillerías, se trata de que la gente vea que hay otros dispuestos a acompañar sus legítimos reclamos.

Por último, y aquí me arriesgo a abusar de la inmensa lucha que están dando las principales caras de la unidad democrática, hay que invertir más tiempo en la solidaridad con las personas en las calles. No basta con poner en Twitter los lamentos, hacer llamadas, visitar las comunidades, decirles que están con ellos, o repetirles que nos espera un futuro brillante. Eso es importante, y lo han hecho; pero, sería más energizante que acompañaran a diferentes comunidades a curarse las heridas. Cuando una localidad sea especialmente reprimida, una visita de diputados -líderes de alto perfil- con insumos y apoyo reforzaría el espíritu cuando más lo necesita.

Es más fácil proponerlo que hacerlo, pero al menos ahí queda la idea.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s