Editorial

¿Qué podemos hacer los que no nos vamos?

Diseño sin título

Foto AP

“Para criar a un humano hace falta una tribu”

Yuval Noah Harari

 

 

Elvia Gómez

01 de junio 2018

El pasado mes de febrero algunos titulares nacionales se ocuparon de reseñar el resultado de una medición internacional de la encuestadora Gallup para la ONU, en la cual se evidenció que Venezuela ya no es un país feliz. Entrevistado en la radio, Gerver Torres, uno de los coordinadores de ese estudio mundial, dijo que fue en 2006 cuando los venezolanos llegaron al pico más alto de su sensación de felicidad y él lo vinculó con el efecto de las “misiones” que Hugo Chávez había puesto en práctica a partir de 2004 para evitar ser revocado.

Hoy, Chávez ya no vive –aunque la propaganda oficial insista en lo contrario– y las olas de “el mar de la felicidad” y la asesoría de Cuba y los Castro han arrastrado al país completo a la latitud de los caballos, esa zona atlántica de depresión atmosférica donde los barcos de la corona española se quedaban varados por semanas y echaban todo por la borda, incluyendo las cabalgaduras, con la esperanza de que algún viento los sacara del atolladero. El régimen de Nicolás Maduro se ha desembarazado de buena parte de la claque heredada de Chávez, incluyendo al expoderosísimo “rojo-rojito” Rafael Ramírez, pero sigue encallado. Y las condiciones del país expulsan, por decenas de miles, a los jóvenes que harán falta para la reconstrucción.

Los corresponsales internacionales, en sus descripciones de la cotidianidad nacional, apelan cada vez con más frecuencia a descripciones propias de las distopías apocalípticas o las series de zombies cuando hablan de la infraestructura y del aspecto de la población. No están nada descaminados. Crecen en las zonas peatonales – que aumentan por las fallas del transporte público– los vendedores de miserias, porque siempre hay alguien más pobre que cree encontrar en un artículo usado (a veces muchísimo) algo que pueda suplirle un zapato roto o una pieza de ropa raída. Están también los “vendedores” de su miseria y su ruindad, que usan todos los mecanismos del Estado venezolano, puestos al servicio del autoritarismo, para convencer a la población de que no hay salida posible.

Sin embargo, los ciudadanos no se rinden y siguen dando lecciones a una dirigencia que no termina de encontrar su centro. De esas historias del heroísmo cotidiano están llenas las redes sociales, la vía de escape comunicacional al cerco oficial.

Si se lee la literatura, de ficción o no, sobre cómo operaron los regímenes comunistas en Europa del Este, queda claro que uno de los aspectos que implantaron fue el de cooptar tempranamente cualquier núcleo de organización social y asfixiar a los que se resistieran. Los estudios comparados indican las rutas a seguir –y las que no– pero hay que ver que el caso de Venezuela tiene también algo de mutación genética, de singularidad matemática, donde las ecuaciones no arrojan siempre los resultados previstos. Verbigracia, los datos oficiales según los cuales los portadores del Carnet de la Patria no cumplieron la orden de ir a votar el 20 de mayo y dos tercios de esa población censada, y que se supone más vulnerable a la presión estatal, no atendieron la orden de “reelegir” a Maduro y se la jugaron con la abstención.

La sociedad democrática es un organismo vivo y, como cualquier otro, se adapta porque se resiste a morir. Conscientes de esa realidad, desde el Centro de Estudios Políticos de la UCAB (CEP-UCAB) se viene impulsado desde el año pasado, sobre la base de estudios de opinión que midieron las expectativas y aspiraciones de los venezolanos, un proyecto de articulación social que busca alentar la organización ciudadana para el largo plazo, que existe hoy como una enorme fuerza potencial.

“En la línea tenemos un socio con veinte años de antigüedad, se iba a retirar porque se le echó a perder el carro. Era algo grave, no le alcanzaba la plata para la reparación, pero nos reunimos todos y decidimos que el resto vamos a poner algo, así, entre todos, lo vamos a ayudar para que lo pueda reparar y no se tenga que retirar”. La anécdota, proveniente de un taxista en Caracas, ilustra el poder de la organización y la cooperación. Así, precisamente, fue como la especie humana se hizo con la supremacía del ecosistema, reforzada por creencias comunes y relatos que fueron dando sentido a la existencia en sociedad.

La Venezuela de hoy, empujada a la premodernidad, desconfía de las instituciones del Estado. Como alternativa, debe reforzar los vínculos interpersonales y la organización social para rescatar la democracia moderna. Los millones de venezolanos que siguen dentro del territorio tienen la opción –casi el deber– de incorporarse a alguna organización, por pequeña que sea. Las más factibles son las más cercanas, las de la propia comunidad residencial y desde allí rescatar los valores constructivos.

Desde el CEP-UCAB se han venido dictando desde enero talleres de ciudadanía –“Se buscan ciudadanos” – con la plataforma Creemos Alianza Ciudadana, en una docena de capitales venezolanas. Se trata de formar a multiplicadores del mensaje de que rescatar la democracia sí es posible. Que como los apóstoles, vayan predicando la buena nueva de que los venezolanos no son pueblo sino nación, que se hace fuerte ante el autoritarismo en la medida en que tome conciencia del poder de cada ciudadano organizado. Con una red formada, concientizada y organizada, el país podría experimentar de nuevo, por ejemplo, gestas como la del plebiscito del 16 de julio de 2017, que dio una conmovedora lección de democracia al mundo.

Lo que los venezolanos que no se van del país pueden hacer mejor es no rendirse –como no lo han hecho– y sumar, organizarse y vencer.

@ElviaGomezR

 

 

 

1 reply »

  1. Hola muy fascinante lo que he leido y muy real la falta de cohesion entre los Ciudadanos es nuestro talon de aquiles y hoy mas que nunca necesitamos fortalecerla por lo que me encantaria formar parte de la Alianza Ciudadana

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s