Destacado

Roberto Rodrigues: “Desde el IDEES nos enfocaremos en Beca a un pana”

Entrevista a Roberto Rodrigues

Alejandro Benzecry

29 de junio de 2018

El pasado 31 de mayo, cerca de 11.000 estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello acudieron a las urnas para elegir a su representación estudiantil para el período 2018-2019 entre un centenar de aspirantes. Del proceso resultaron electos los nuevos delegados ante el Consejo Universitario, al Consejo de Extensión Guayana, al Consejo General de Desarrollo Estudiantil y los consejeros ante las distintas facultades y escuelas.

Roberto Rodrigues, estudiante de la Escuela de Ciencias Sociales, resultó electo como el nuevo consejero de Desarrollo Estudiantil, con una de las más altas votaciones: 2.844 votos.

En su oferta de campaña destacó “Evalúa tu escuela”, un plan con el que espera que los estudiantes puedan hacer seguimiento al desempeño de sus profesores y a ciertas dinámicas internas de la vida universitaria para vigilar el desempeño y buscar mejorarlas.

“Como IDEES, podemos alzar y canalizar la voz de los estudiantes, documentada y escuchada, para que al final sí se tomen cartas en el asunto”, dijo Rodrigues

–Felicitaciones, rompiste récord con respecto a este año y al año pasado. ¿Alguna vez pensaste que lo podías hacer?  

Yo, Roberto, nunca me lo esperé. Siempre apunté a ganar las elecciones, cosa que sí esperaba puesto que los sondeos que hacían mis amigos me proyectaban como ganador. Sin embargo, nunca imaginé que podía llegar a los 2.800 votos.

-Entonces, a pesar de la incertidumbre natural de cualquier elección, sí te veías como ganador seguro.

Antes de empezar todo, sí me veía como un candidato fuerte, tal vez por mi preparación, pero al caminar y al ver algunas jugadas no solo de los otros dos contrincantes, sino de la movida en general en la universidad, por un momento sí pensé que no había nada seguro, que había que seguir trabajando y más duro que antes.

-¿No lo viste tan seguro por mérito propio de los otros contrincantes o por algunas movidas en especial?

Por algunas jugadas que, sí lo voy a decir, no fueron de la forma más correcta. Y no solo de Fabiana (Gias) y de Juan (Mogollón), sino de la movida en general de las elecciones, pues vi, y es triste pero real, que un buen discurso de la mano de un buen proyecto no es suficiente en algunos espacios de la universidad. Muchas veces se subestima el voto ucabista, muchas veces se cree que con las calcomanías es suficiente, o porque aparezcas en las chuletas es suficiente. Pero no, este año la victoria de Carlos Egaña y la mía demostraron que la gente sí escuchó, y que un buen proyecto que llegue a la gente puede más que cualquier “macolla”, por así decirlo.

-Se habló mucho de esas malas movidas, ¿en algún momento hablaste con Juan y Fabiana, o simplemente lo obviaron?

No, no hablamos. Al ser los tres candidatos independientes y, por ende, no tener aliados, hay mucha desconfianza y poca comunicación. Había una gran incertidumbre porque no sabes qué puede pasar con los otros candidatos. No sabes si te juegan a favor, en contra o simplemente no te juegan y ya.

-Específicamente, ¿cuáles fueron esas malas jugadas?

La verdad es que no me gustaría decirlo, por cuestiones personales. Pero lo cierto es que se habían acordado ciertas cosas entre los tres candidatos que no se cumplieron del todo. Pero son cosas muy difíciles de prever, porque es muy difícil controlar o estar al tanto de lo que pasa en Guayana. Hubo cosas de las que me enteré por amigos y terceros que no se estaban haciendo bien. Durante la campaña, debo confesar, me gustó más la forma de trabajar de Fabiana que la de Juan.

-Obtener casi 3.000 votos es impensado. Sin embargo, ¿en algún momento sentiste apatía por parte de la gente a la hora de ir o no a votar?

Sí, ese era mi miedo. Mucha gente, incluso amigos, me decía luego de escuchar mis propuestas: “Buenísimo tu proyecto”. Y cuando yo les preguntaba si iban a ir a votar me respondían: “Bueno, si puedo, sí”.

-¿Y cómo atacas la apatía?

Hablando con la gente. Igual es muy difícil porque muchos creen que una mala representación estudiantil no les afectaría. Ven eso como algo lejano. Sí creen que una buena representación implica ganancia, pero no se dan cuenta de que una mala representación implica pérdida de manera inequívoca.

-Ciertamente una mala representación tiene más repercusiones que una buena. ¿Cómo puedes con una buena representación generar verdaderos cambios en la universidad?

Por lo menos en IDEES ( Vicerrectorado de Identidad, Desarrollo Estudiantil y Extensión Social) hay proyectos que si no sacas tú, no los saca nadie. Por ejemplo, yo tengo mi proyecto “Evalúa tu escuela” para que los alumnos evalúen periódicamente mediante encuestas a sus distintos profesores y distintas escuelas. Si no lo llevamos a cabo en IDEES, nadie lo haría. O el “Becazo”, por ejemplo, si no lo hacía IDEES, no se hubiese dado. Quizás como Consejero Universitario puedas hacer una gran diferencia, pero es más difícil por el tema de los reglamentos y la legislación de la universidad. Es hasta un poco abstracto.

-¿Cómo te aseguraste de que tus propuestas, y en especial “Evalúa tu escuela”, son totalmente posibles?

Me reuní con distintas instancias para asegurar que mis propuestas fueran posibles. Me aseguré de no “vender humo”. “Evalúa tu escuela” sería una encuesta a mano, en papel, porque no da el tiempo para montar una plataforma digital. Pasaríamos salón por salón con el aval de cada profesor. Hablé con los futuros Centros de Estudiantes y con muchos profesores para que ayudaran con esta propuesta y en efecto lo harán.

-¿Llevaste a cabo la propuesta “Evalúa tu escuela” porque sientes que hay muchas deficiencias en las escuelas y que las quejas de los estudiantes no son escuchadas? ¿Cuáles son esas deficiencias?

Sí, las inscripciones son una de esas deficiencias, en las que, como IDEES, podemos alzar y canalizar la voz de los estudiantes, que se haga evidente,  documentada y escuchada, para que al final sí se tomen cartas en el asunto. Otros procesos, como las pasantías, quejas con algún profesor en particular, el retiro de materias, la acción social, muchas veces se tratan con mucha lentitud o simplemente no se tratan correctamente en las distintas escuelas. No obstante, estas encuestas también buscan resaltar lo que se está haciendo bien para que se siga haciendo de esa manera y, de ser posible, reforzarlo.

-¿Crees que eso de “vender humo” pasa demasiado en estos procesos electorales?

Sí, y no solo porque querer “vender humo”, sino porque muchos candidatos creen que al ganar las elecciones no tendrán límites de acción y lo cierto es que sí hay límites.

-¿Sabías de algunas propuestas de los otros candidatos que te parecían inviables en absoluto? ¿Cuáles?

Sí, y lo recalqué en el debate. Por ejemplo, el tema de UCAB Fondo. Para mí es importante conseguir fondos para las becas, pero más importante es que esos fondos sean lícitos, que vengan de fuentes transparentes. No puedes sacar un proyecto público de financiamiento en dólares porque luego el Gobierno se va a enterar y necesariamente lo vas a tener que cambiar al precio oficial y eso no conviene. De igual forma, se tiene que seguir  buscando ayuda de los egresados de la UCAB que hoy están fuera del país, pero no como un proyecto que busca dólares a nombre de la universidad.

-Con la movilización que generaste y la cantidad de votos que obtuviste, tranquilamente has podido llegar a Consejero Universitario. ¿Por qué decidiste lanzarte como candidato de IDEES y no de Consejero Universitario?

Muchos amigos me decían que estaba loco, que no me lanzara a IDEES, que podía ganar el CU, y esto es porque tradicionalmente se ve a los candidatos de IDEES como aquellos que no pueden llegar a CU. Hoy, creo que ese paradigma ya se está rompiendo. Lo hizo Nicola Yammine en su momento y ahora lo estoy haciendo yo. Creo que el Consejero Universitario tiene un rol más académico y, de hecho, yo sé qué significa estar en un consejo, pues soy Consejero de Facultad y estoy consciente del cambio real que puedes hacer. Sin embargo, desde el IDEES yo sentía que genuinamente podía aportar mucho más, porque me gusta el trabajo social y, sobre todo, mantener la motivación del ucabista que hoy en día se ve tan afectada por la situación país. Quiero que desde el IDEES les brindemos a los estudiantes las posibilidades de hacer su estadía en la universidad mucho más amena y agradable.

-Tal vez el costo de la matrícula de la universidad signifique una cantidad considerable en bolívares, pero vivimos en un país con una economía prácticamente dolarizada. ¿Qué quieren atacar en IDEES con respecto a la matrícula, sabiendo que su costo no alcanza para la manutención de la universidad?

Sabemos que la universidad acarrea una deuda muy importante y que su sustento no reside en la matrícula que paga cada alumno, sino en las donaciones que recibe. Más allá de la crisis, la UCAB ha mantenido precios razonables, es importante rescatarlo. Por eso, en IDEES nos enfocaremos en “Beca a un pana” y desarrollaremos eventos dentro de la universidad para generar esa mística en los alumnos, ese interés por ayudar, y que se den cuenta de que su colaboración verdaderamente influye para becar a los que no puedan con el costo de la matrícula. Además de esto, también tocaremos las puertas de particulares y empresas privadas que puedan colaborar.

-¿Cuántas personas pudieron becar el año pasado?

33 personas.

-¿Cómo es el régimen para mantener o perder una beca?

El alumno mantiene su beca si su promedio y su participación, ya sea en el área deportiva, cultural, académica o social, conservan el nivel ya acordado. Los alumnos, así como pueden perder su beca –lo cual es difícil puesto que se hace una evaluación de las distintas razones que lo llevaron a bajar sus notas– también pueden aumentar el porcentaje de la misma si aumentan su promedio o participación en las distintas áreas ya mencionadas.

-Uno de los principales objetivos de IDEES es la seguridad dentro del campus. ¿Por qué erradicar la venta de cigarros y cómo atacar la venta de marihuana y su consumo en la universidad?

Más allá de decir que consumir esta sustancia o la otra está bien o está mal, porque eso no nos compete, lo que se busca es el respeto a la institucionalidad, el respeto al campus. Aparte de que la Ley de Universidades la prohíbe, la venta de cigarros y el consumo y distribución de marihuana necesariamente abren las puertas a otras sustancias mucho más fuertes, y ese es un riesgo que no podemos permitir como universidad.

-¿Crees que verdaderamente se están aplicando las medidas necesarias para erradicar el consumo de marihuana en la universidad?

Ahora sí. El reglamento del semestre pasado prohibía únicamente el consumo de marihuana, pero la posesión y distribución no se especificaban. Eso implicaba que se tenía que encontrar al consumidor en pleno acto de consumo para poder sancionarlo. Ahora, con el nuevo reglamento, se sanciona la posesión también, y por ende, la distribución y consumo.

-Volviendo a la campaña: tuviste camisas, calcomanías y panfletos.  ¿Recibiste algún financiamiento externo o de algún partido político?

No, financié mi campaña con parte de mis ahorros y, por supuesto, con ayuda de mis padres. ¡Ojo! Sí rechacé apoyo de partidos políticos.

-¿Por qué?

Por integridad. Creo que uno tiene que ir por etapas, por eso no estoy en ningún partido todavía, además de que no sintonizo ideológicamente con ninguno. Pero no los satanizo, no creo que todos son malos o que todos son iguales. No quería aceptar ayuda a cambio de favores que se traducen en obligaciones. Mi trabajo es llevar la voz de la universidad, no de nadie ajeno a ella en particular.

-¿Crees que esa incidencia de los partidos políticos ha sido evidente en otras gestiones?

Creo que la UCAB se ha cuidado mucho de eso, de que los partidos no incidan demasiado en la vida y política universitaria, y esto no pasa en otras universidades. En algunas universidades si un partido no te apoya, no llevas chance.

-Y de cierta manera es entendible porque, si vemos tu campaña, combinaste un buen proyecto con una buena movilización, que necesariamente necesitó de capital y recursos importantes. Entonces, ¿cómo hace la persona que no puede financiar su propia campaña pero que sí tiene un buen proyecto?

Eso ha pasado, y muchas veces puede parecer injusto, pero lo que yo recomiendo es mantenerse fiel a sus principios. Se puede pedir ayuda a familiares, amigos. Si no, hay que mantenerlo de la manera más económica posible, siempre y cuando sea honesta.

-¿Otras campañas sí estuvieron financiadas por empresas privadas, partidos políticos y ONG?

Más que todo de ONG.

-¿Y pasa lo mismo que con los partidos?

Efectivamente.

-¿Te identificas con alguno de los políticos más importantes del país, ya sea Antonio Ledezma, Henrique Capriles, Leopoldo López, María Corina Machado, o algún otro?

-Con ninguno.

-¿Crees que estamos en crisis política?

Sí, y también creo que hay buenos políticos jóvenes que no han tenido su espacio. Admiro mucho a Roberto Patiño y creo que es a él, a (Miguel) Pizarro y a otros jóvenes a los que les deberían dar más espacios.

-¿Es la forma de hacer política en Venezuela una de las causas de tanta apatía del estudiantado en la política universitaria?

Claro. Cuando estás acostumbrado a que alguien te hable, y a veces te mienta, y prometa cosas que luego no cumple, te dejas de interesar y eso lo más seguro es que lo extrapoles a la universidad.

@Alebenzecry

El autor es estudiante de Comunicación Social en la UCAB.

1 reply »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s