Destacado

Fabiana Gias: “La gente siempre decía que ‘la niña’ iba a ganar”

Foto: Jesús Fonseca/El Ucabista

Entrevista a Fabiana Gias

Alejandro Benzecry

12 de julio de 2018

Fabiana Gias, estudiante de séptimo semestre de Ingeniería Industrial, resultó electa el pasado 31 de mayo de 2018, con 2.773 votos, como nueva consejera de Desarrollo Estudiantil (IDEES) para el período 2018-2019, junto con Roberto Rodrigues.

Gias, además de estudiante de ingeniería es locutora y considera que eso es una “herramienta” que le permite “tener lo mejor de los dos mundos”: de la ingeniería y de todo lo que es la radio. Afirmó que otra de las razones por las que empezó el curso se debe a que, comúnmente, los ingenieros se enfrascan casi de forma exclusiva en su carrera, en las matemáticas y descuidan la comunicación.

Una de las propuestas de la estudiante de ingeniería consiste en reivindicar PROEA (Programa Estudiantes Asesores), darle más fuerza para que los alumnos cooperen entre sí y puedan desenvolverse de forma más eficiente en sus respectivas materias. “Alumnos dándoles clases a otros alumnos, mostrándoles cuáles fueron sus trucos, sus técnicas de estudio, de forma gratuita”, explicó Gias.

–Ya que te gusta todo lo que significa la radio y ese mundo, ¿por qué no estudiaste Comunicación Social?

Porque la ingeniería también me encanta y vi como una oportunidad de tener lo mejor de los dos mundos. Mi sueño siempre ha sido trabajar en Empresas Polar, por eso decidí estudiar algo que me diera la oportunidad de cumplir ese sueño, y ese algo es Ingeniería Industrial.

–¿En este momento trabajas como locutora?

No, todavía no. Solo hice el curso y me encantó, así que tengo esa herramienta ahí, para cuando la quiera usar. Además, me ha servido muchísimo, porque a veces los ingenieros tenemos ese error de enfrascarnos nada más en nuestra carrera, en las matemáticas, en cálculo, y descuidamos el cómo expresarnos bien, cómo llegarles a otras personas. Y en locución aprendí mucho sobre eso.

–Y eso te ha servido para tu campaña…

Sí, para todo. Yo antes era muy tímida, sobre todo en el colegio. Luego de eso del cursoabrí muchas puertas.

–Y, en efecto, ganaste las elecciones para Consejo de IDEES. ¿Esperabas la victoria?

Ese es un tema un poco chistoso porque la gente espera que el presidente de Ingeniería vaya directo a CU (Consejero Universitario). Ha sido como una especia de tradición. Así hizo Víctor De Las Casas, luego Marco (Marco Licini) y ahora, bueno, “viene Fabiana (Fabiana Gias), va a ser CU”. Y en verdad yo siempre quise IDEES, cosa que la gente no creía. Yo siento que en IDEES puedes hacer mucho más, pues, como le dije a Roberto (Roberto Rodrigues), nosotros somos un centro de estudiantes macro, expandidos hasta Guayana. Vamos a tener que trabajar tanto acá (Caracas), como en Guayana.

–¿Cómo hacen para trabajar en Guayana desde Caracas?

Mi idea es formar un equipo IDEES, uno que trabaje en Caracas y otro en Guayana. Allá nos apoyaremos de la profesora Isabel (Isabel Maurera, coordinadora de IDEES en Guayana).

–¿No van a apoyarse de Juan Mogollón?

Sí. Algo muy importante, y lo dije en el debate –si mal no recuerdo– es el tema de los suplentes. En nuestro caso, al ser nada más tres candidatos, dos son titulares y uno es suplente. Entonces, tienes que aprender a trabajar con el suplente, porque puede ser un auxilio en cualquier emergencia. Además, tres cabezas piensan mejor que dos. Tanto Roberto como yo, estamos muy abiertos a trabajar los tres en conjunto.

–Se habló mucho sobre problemas que tuvieron ustedes tres, los candidatos (Roberto Rodrigues, Fabiana Gias y Juan Mogollón). Sobre algunas “malas jugadas” o “malas movidas” dentro de la competencia para Consejo de IDEES. ¿Qué fue lo que pasó?

Bueno, en mi caso, yo entendí muy bien lo que era lanzarse como candidato independiente. Uno por sí solo tiene que ganarse a las planchas y a los estudiantes, pero basándote en lo que tú eres como persona y en tu proyecto, que es lo realmente importante. Y eso fue lo que hice. Los tres candidatos discutimos eso, que éramos independientes y por ende no debíamos tener alianzas. Siento que los tres tuvimos una buena relación.

–¿Sentiste que los roces que hubo entres los candidatos para IDEES fueron porque alguno de los otros dos candidatos, o los dos, hicieron alianzas?

No, para nada, creo que ninguno hizo alianzas y que tampoco hubo roces. Creo que eso fue más que todo en CU. En IDEES todo fue más tranquilo.

–¿Entonces todo lo que se dijo sobre ese tema durante la precampaña y la campaña era falso?

Sí, creo que era falso. Hasta el día de las elecciones los tres estábamos tranquilos esperando los resultados. Incluso, al día siguiente, hablé con Roberto y con (Juán) Mogollón para comenzar a definir algunas cosas para el año que viene.

–¿Esa dinámica de trabajo en equipo es difícil? ¿Quién guía y quién sigue? Sabiendo que con la persona que estás trabajando era tu contrincante hasta hace unos días.

A Roberto lo conozco bien desde hace un año, desde que él asumió al Consejo (Consejo de Facultad de Ciencias Económicas y Sociales) y yo al Centro de Estudiantes de Ingeniería. Hemos formado amistad y por eso no se nos hace difícil trabajar juntos. Ya nos hemos sentado varias veces y no es tanto quién guía a quién, sino que priorizamos y entendemos que el trabajo es en conjunto. Por ejemplo, con su propuesta “Evalúa tu Escuela”, él es quien lidera. Mientras que en mis propuestas, como PROEA (Programa Estudiantes Asesores), soy yo quien lidera. Cada quien lidera sus propuestas pero siempre apoyándose del otro.

–¿PROEA es una especie de preparaduría?

Sí, alumnos dándoles clases a otros alumnos, mostrándoles cuáles fueron sus trucos, sus formas de estudio, de forma gratuita. Lo que ha pasado con ese programa es que se dejó morir, pero en Ingeniería nosotros lo levantamos. De esta manera, los alumnos que reciben las clases saben casi perfectamente a qué se enfrentan y cómo sobreponerse cuando se les hace difícil una materia. Es mucho más fácil así, porque profesores fuera de la universidad no saben cuál es el pensum y cómo evalúa un determinado profesor de la UCAB. A mí, en particular, me ayudó mucho este programa para pasar Cálculo III. Literal, puedo decir que pasé esa materia gracias a Miguel Rodríguez, próximo Consejero de la Facultad de Ingeniería, quien se encargó de dar las clases en su momento.

–¿Cómo lo llevas a una escala macro, a toda la universidad? ¿Cómo te aseguraste de que fuera viable?

Te apoyas en las facultades y en los centros de estudiantes respectivos, que se encarguen de la difusión y en la elección de los alumnos que cumplan con los requisitos necesarios para dar clases, como el promedio y otras condiciones. Y sí, me aseguré de que fuesen totalmente viables. De hecho, antes de postularme me reuní con el padre (Leonardo) Marius y con la profesora Isabel, para que desde IDEES busquemos la forma de dar certificados a los alumnos que dieron clases, que sea algo que tengan en sus currículos y que no sea solo una experiencia de vida, sino que esté sellado y respaldado por la universidad. Y bueno, me dijeron que sí era posible.

–¿Tomarán en cuenta alguna propuesta de Mogollón?

Sí, pero tenemos que sentarnos los tres para definir cuáles son las propuestas que tomaremos en cuenta. No lo hemos hecho porque apenas salimos de la campaña, tenemos que correr, pasar las materias y los últimos parciales.

–Ya entrando en el tema de la campaña, ¿recibiste algún financiamiento externo, ya sea de partidos políticos, empresas, ONG?

No, el apoyo financiero fue de mis padres. No estoy en ningún partido, estoy alejada de eso.

–¿Por qué? ¿No sintonizas con la ideología de ningún partido?

No, no se trata de eso, sino que ahora estoy enfocada más en lo académico, en la universidad, en esto.

–¿Sentiste que podías perder las elecciones?

Uno siempre tiene esa intriga. Aunque te lances como candidato único sientes intriga por saber cuántos votos obtendrás. Pero creo que todo depende de la campaña que hagas y cómo logras encajar con la gente. Para mí lo más importante era ofrecer un proyecto realista, viable, porque si no, terminas siendo uno más del montón, alguien que prometió cosas increíbles que al final no pudo cumplir. Y creo que esa es la principal causa de la apatía en las votaciones. Mucha gente me decía que no iba a votar porque los candidatos siempre ofrecemos cosas que no cumplimos al final, o que estamos acá por un beneficio personal.

–¿No crees que esa apatía también es una consecuencia de la política nacional?

Por supuesto, es un reflejo claramente. La gente lleva la desilusión en la política nacional a la política universitaria. Yo les decía que entendía que no quisieran ir a votar, porque nos han metido en la cabeza que eso no tiene ningún sentido.

–Y en ese momento más, que estábamos cerca de las elecciones del 20 de mayo…

Correcto. Pero también les dije que tenían que evaluar su decisión, porque aquí en la universidad hay gente poniéndole ganas. Por lo menos, este año mis padres se fueron del país, ahora vivo sola. Y no solo me quedé porque quiero terminar mi carrera, sino porque quiero seguir trabajando dentro de la universidad.

–¿No te quieres ir del país al terminar la carrera?

No, para nada. Mi idea es seguir trabajando acá, dentro del país. Obviamente, si cuando me gradúe y tenga mi título se da la oportunidad de trabajar en una trasnacional, por ejemplo, no la rechazaría porque sería una experiencia muy bonita.

–¿Te identificas con algún político en específico, o algún partido?

En este momento, la verdad, creo que no. Creo que estamos en crisis y necesitamos mejores personas en la política. Sí hay personas que han logrado encajar muy bien en la política, como Henrique Capriles, Leopoldo López, María Corina Machado. Son tres nombres que han logrado que la gente se identifique con ellos, pero no han logrado quebrar esta dictadura que estamos viviendo.

–¿No simpatizas con ninguno de ellos?

En lo personal creo que Capriles y Leopoldo han sido muy buenos políticos.

–¿Y María Corina?

A María Corina la apoyo porque es ingeniera y es mujer (ríe). Creo que dice bien las cosas, pero es demasiado radical, y creo que en la política hay que saber ser flexible y escuchar al otro.

–Ejemplos recientes de mujeres en la política de la UCAB tenemos, además de ti, a Bárbara Moncho, Andrea Guédez, Génesis Oliva, Fabiana, etc. ¿Crees que todavía hay mujeres que se sienten opacadas, que no se animan a buscar cargos importantes dentro de la política universitaria por el simple hecho de ser mujeres?

Creo que sí, porque Venezuela todavía es un país un poco machista y les cuesta mucho encajar a las mujeres en algunas áreas. Y lo puedes ver en Ingeniería. Hay profesores que lanzan un chiste y dicen: “Perdón con las mujeres”, cuando ni siquiera es necesario. Por ejemplo, los candidatos de IDEES, en principio, eran tres hombres y una mujer, hasta que se bajó Juanchi (Juan Parra). La gente siempre decía que “la niña” iba a ganar, porque era “la única niña”. ¡Yo no entendía por qué decían eso, la niña puede perder! De igual forma, no me basé en eso, me dije que tenía que resaltar, me ocupé de mi campaña y de hacerla bien.

–Sabiendo que el costo de la matrícula no representa casi nada para la universidad, pero sí para muchos estudiantes, ¿cómo planeas desde IDEES atacar ese tema?

Mi idea es hacer proyectos que no tengan tanta logística. Por ejemplo, hacer ferias de pasantías dentro de la universidad, porque a las empresas sí les interesa venir a la universidad, sí les interesa el potencial ucabista. Lo que haríamos es cobrarle a cada empresa por el espacio que alquilen y ese dinero enviarlo a las becas. También es importante buscar hacer fiestas no solo de 200 entradas, sino de 500 o más, en las que se recaude una suma considerable de dinero para enviarla a las becas también. Claramente, el tema del Becazo está ahí. Roberto y yo queremos hacerlo, pero depende de muchas cosas, de la situación país. No es fácil. Asimismo, queremos impulsar las donaciones, pero hay que saberlo llevar. El clavo es llevar las donaciones de la mano con las autoridades para que no cometas ningún error que ponga en riesgo a la universidad. No es ninguna locura pedir donaciones con esta situación país, además de que no se necesitan demasiados dólares para becar a una sola persona.

@Alebenzecry es estudiante de Comunicación Social en la UCAB.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s