Destacado

Los BRICS y la pandemia

Cortesía de: https://eng.brics-russia2020.ru/

Félix G. Arellano P. | 8 de mayo de 2020

Internacionalista, Profesor titular de la Universidad Central de Venezuela, ex director de la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV, coordinador del Área de Relaciones Internacionales y Globales de FACES-UCV. Columnista y Analista Político.

Circulan diversas reflexiones sobre los cambios que puede experimentar el tablero geopolítico mundial, como resultado de las graves consecuencias de la pandemia de la COVID-19 y todo indica que el planeta enfrenta consecuencias económicas y sociales devastadoras. La gran mayoría de los indicadores económicos van a la baja, empero, las economías industrializadas, en la medida que logren mantener la estabilidad política, cuentan con mejores condiciones para enfrentar la crisis y avanzar en la recuperación, a diferencia de los países en desarrollo.

En este contexto, pareciera que la pandemia reproduce un viejo esquema de análisis utilizado en las relaciones internacionales, que de manera general y pudiéramos decir simplista, divide al mundo en Norte y Sur. Paradigma que en los años setenta pretendía enfrentar la clásica división entre Este y Oeste de la guerra fría. En el nuevo esquema, el norte está integrado por los países industrializados y, el sur, por los países en vías de desarrollo.

Ahora bien, la realidad empírica es mucho más compleja, el mundo no está organizado de forma tan elemental y al interior de los países, incluso industrializados, se enfrentan serios problemas de pobreza, marginalidad y exclusión. Pero pudiéramos asumir el esquema como una  metáfora que el coronavirus pareciera reactivar, toda vez que la gran mayoría de países en desarrollo saldrán muy  afectados de la pandemia, incluso las llamadas potencias emergentes del grupo de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).

La mayoría de países que conforman el conjunto llamado del norte, enfrentan, entre otros, caída del PIB, deterioro de la producción y del comercio, cierre de empresas y desempleo. Pero, también impacta la capacidad para utilizar recursos a los fines de  enfrentar la crisis y facilitar la recuperación. En los países del llamado sur, las cifras del deterioro también van creciendo, pero la capacidad de acción es mucho más limitada, lo que puede conllevar consecuencias sociales y políticas más complejas.

Conviene destacar que los miembros del grupo BRICS, no obstante sus debilidades estructurales, fueron logrando avances económicos importantes y un mayor protagonismo en el escenario internacional, pero la pandemia está exacerbando los problemas ya existentes y creando nuevos, lo que afectará su capacidad de acción efectiva en un contexto global altamente competitivo.

En los casos de  Brasil y Sudáfrica el crecimiento exponencial de la COVID-19 se presenta fuerte y los encuentra en situación económica vulnerable  y políticamente inestables. En el caso de Brasil, la alta dependencia de sus exportaciones al mercado chino le enfrenta al fantasma de la  reducción de la capacidad de compra china luego de la pandemia.   

La situación de Rusia se complica, a sus problemas económicos, sociales y de rezago tecnológico, ahora debemos sumar, tanto las consecuencias económicas de la pandemia, como la profunda crisis del mercado petrolero, que está llevando los precios a los niveles más bajos de la historia. Si bien estratégicamente Putin no detiene sus intentos de expansión y liderazgo en diversos escenarios, como el expansionismo en su entorno geográfico, el Medio Oriente o incluso Venezuela; la pandemia incrementa sus debilidades, en consecuencia, no cuenta con el músculo necesario para mantener  la acción expansiva de largo alcance.

China constituye el caso más complejo dentro del grupo de los BRICS. Para muchos, hace un buen tiempo salió del grupo y compite por llegar a la cúspide de la economía mundial; empero, políticamente China aspira mantenerse en todos los escenarios, para ejercer el mayor control y liderazgo, y por eso persiste en acompañar a los países en desarrollo. En tal sentido, en las Naciones Unidas se mantiene la asociación del Grupo de los 77 y China.  

En los que respecta al tema de la pandemia, algunos consideran que China está resultando el gran ganador. En estos momentos está desarrollando una agresiva política de fortalecimiento de su capacidad productiva y de expansión internacional calificada como “la diplomacia de las mascarillas”.

Pero no todo es tan optimista, la pandemia está afectando sensiblemente la credibilidad y el liderazgo que gozaba el gigante asiático, desde que Xi Jinping asumió el poder. En estos momentos reina un duro cuestionamiento por la opacidad del partido en el manejo de la pandemia. La crítica es tan profunda que se compara con la situación que enfrentó con la masacre de Tiananmén.

El ganador está perdiendo credibilidad y liderazgo. La fábrica del mundo puede salir debilitada de la pandemia. Varios gobiernos la hacen responsable de la recesión mundial y están promoviendo la salida de sus empresas del mercado chino. Otro frente sensible que se está complicando en el marco de la pandemia, son las negociaciones económicas con el gobierno de los Estados Unidos.

La pandemia también está afectando las perspectivas electorales para la reelección del Presidente Donald Trump y China se torna en un tema estratégico en su campaña electoral, lo que limita lograr avances en la negociación. El discurso del Presidente Trump se ha radicalizado contra China, puede ser producto de la coyuntura electoral, pero retrasa las negociaciones y afecta las perspectivas de la economía de este país asiático.

En la medida que China se debilita, un potencial beneficiado es la India, otro miembro del grupo de los BRICS, que ha crecido económicamente de forma sostenida en los últimos años y podría salir fortalecido como centro de inversiones y producción ante el debilitamiento chino. Los retos que enfrenta la India son colosales y bien podríamos decir que es una potencia en ascenso, con un volcán en potencial erupción por sus problemas sociales y políticos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s