Opinión y análisis

Políticas públicas educativas en tiempos de pandemia.

Diagnosticar para no errar
Extraída de: Unidiversidad

Tulio Ramírez

Después de un año de pandemia, las medidas de distanciamiento físico siguen vigentes en muchos países del mundo. En buena parte de Europa han tenido que tomar medidas estrictas de cuarentena por el repunte de los contagios. En América Latina la situación no ha cambiado y quizás tienda a empeorarse por la presencia de la denominada mutación del Virus Chino o Cepa Brasilera, como algunos la han dado en llamar.

Ha habido movimientos pendulares. Los decretos de cuarentena van y vienen dependiendo de los flujos y reflujos de contagios. Las tendencias no son claras por lo que hacer cálculos sobre cuando volver a la “normalidad”, pareciera más una tarea de brujos y pitonisas que de científicos.

La vacunación masiva ha generado esperanzas en la población, pero el ritmo no es tan acelerado como quisiéramos. En América latina hay diferencias sustanciales con el mundo desarrollado. Salvo Chile, donde se mantiene un ritmo acelerado de vacunación, en el resto de los países estas campañas son más bien lentas. Muchos factores han incido en ello. En algunos casos se debe a la falta de recursos para adquirir las vacunas necesarias, en otros el tema de la logística para su aplicación ha sido un obstáculo.

Mientras se verifica la vacunación masiva, nuestros países mantienen medidas de cuarentena que han afectado su vida económica, social y cultural. Los índices de PIB cayeron de manera importante desde marzo de 2020. La mayoría del parque industrial en la región depende más de la presencia física del trabajador que de las tecnologías basadas en la inteligencia artificial. El retraso tecnológico pasa su factura con menos productividad, aumento del desempleo o el cierre definitivo de fuentes de trabajo.

Una de las áreas más afectadas es la de la educación en todos sus niveles. Hasta ahora ningún país de la región ha decidido el retorno a la presencialidad del 100% de los estudiantes al 100% de las escuelas y universidades. Por el contrario, países como Ecuador y Brasil, han tenido que revocar medidas de retorno a las clases presenciales y recurrir a la educación on line después de constatar el ascenso del número de contagios y muertes.

En Colombia, a pesar de los grandes esfuerzos de las autoridades educativas, se observa con mucha cautela el retorno parcial y gradual de las clases presenciales. El número de contagios se multiplica, lo que mantiene en alerta a las autoridades. Lo mismo sucede en Uruguay y Argentina, el retorno ha sido gradual y con extremas medidas de bioseguridad, privilegiando más las zonas rurales que las urbanas donde hay mayor número de contagios. En el caso de Venezuela, las autoridades han hecho dos llamados a las clases presenciales (febrero y marzo de 2021), no cumpliéndose en ninguna oportunidad.  Se ha anunciado un retorno parcial para después de Semana Santa. Amanecerá y veremos.

Por otra parte, expertos y docentes han señalado que la educación on line, no ha resultado eficiente en términos de aprendizajes logrados. Lo sobrevenido de la pandemia tomó por sorpresa a todo el mundo y nadie estaba preparado para afrontarlo. Ni los profesores ni los estudiantes sabían cómo hacerlo. La educación pública y buena parte de la privada no contaban ni con profesores preparados, ni con plataformas para desarrollar Aulas Virtuales.

En el caso específico de Venezuela se le suma a las dificultades compartidas con otros países, que ni la conectividad ni la cobertura de la señal de internet es estable y disponible para todos los estudiantes y docentes. Además, debido a las precariedades económicas de la mayoría de la población, no todos pueden acceder al apresto necesario en equipos para hacer efectiva la educación on line.

El caso de la universidad ha sido similar. Los reportes en toda la región indican que no ha estado exenta de estos problemas. Si bien es cierto que la madurez intelectual de los estudiantes, sus destrezas tecnológicas y la disponibilidad del ciberespacio pueden multiplicar con creces la cantidad de información que se obtendría en la presencialidad, también es cierto que no todas las carreras pueden ser susceptibles de ser impartidas a distancia. Se debate si disciplinas como Medicina, Odontología, Veterinaria, Agronomía, o aquellas que requieren laboratorios como Química, Física y Biología, Bioanálisis, Farmacia o Ingeniería, podrían dictarse sin necesidad de escenarios y ambientes presenciales.

Lo cierto es que, a un año del inicio de la cuarentena, son temas que preocupan y ocupan a investigadores y expertos en el área educativa. Los problemas pueden ser similares en toda la región, sin embargo hay diferencias en cuanto a intensidad y recursos para enfrentarlos. Los diagnósticos globales son útiles para establecer panoramas, pero es necesario profundizar en cada caso para poder prescribir soluciones viables y efectivas. 

Así entonces, no es recomendable hacer comparaciones simplistas y proponer soluciones inspiradas en resultados exitosos en otros países. Pensar que los resultados serían similares de manera automática, sería un grave error de cálculo. Cada país tiene sus propias fortalezas y debilidades contextuales que hay que tomar en cuenta, ya que decidirían el éxito o fracaso de alguna medida de retorno a clases presenciales en cualquiera de sus modalidades.

Por ejemplo, el retorno gradual y por turnos a la presencialidad, reviste menos peligro en países con recursos para garantizar esquemas de bioseguridad en las escuelas, así como rutas escolares con transporte asignado exclusivamente para movilizar a estudiantes y docentes. Pero en países donde las escuelas no tienen condiciones higiénicas mínimas ni trasporte público disponible, la presencialidad quizás no sea lo más recomendable. Antes de llamar a clases presenciales bajo cualquier esquema hay que verificar si se pueden acompañar con medidas que minimicen el riesgo de contagio. Si no se hace de esta manera, puede resultar peor el remedio que la enfermedad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s