Destacado

El contexto internacional y la democracia (I)

Tomada de El Diario Exterior

Félix Arellano

Las frágiles instituciones democráticas de los países de la región se enfrentan con serias amenazas que provienen, por una parte, de la dinámica interna, donde diversos factores que bien podríamos definir como estructurales, están socavando las bases de la institucionalidad democrática; entre los que destacan: el autoritarismo, el militarismo, la corrupción, la falta de trasparencia, la impunidad, el racismo, la exclusión y la aporofobia, etc.

Adicionalmente, en la medida que el mundo se torna más interconectado e interdependiente, surgen nuevas presiones que provienen del contexto global; complejas por su naturaleza y por las dificultades que conlleva su manejo, toda vez que sobrepasan, tanto las fronteras nacionales, como la capacidad de acción unilateral de los Estados. Sobre tale fuerzas, en cierta medida innovadoras, vamos a reflexionar en una serie que abordaremos: los elementos básicos del orden o desorden internacional, los efectos de la globalización y la creciente geopolitización de la región.

La construcción de gobernabilidad representa uno de los grandes retos de la humanidad, toda vez que las relaciones internacionales se caracterizan por su heterogeneidad, una diversidad de temas y actores interactuando simultáneamente y, por su dinamismo, lo permanente es el cambio. En tales condiciones resulta difícil establecer patrones estables de funcionamiento.  

En gran medida la complejidad que conlleva la construcción de gobernabilidad internacional obedece al comportamiento de los Estados nacionales, muchos de ellos aferrados a la visión rígida de la soberanía, rechazan la posibilidad de establecer reglas e instituciones en el ámbito internacional, que puedan limitar su capacidad de acción o genere algún tipo de controles. Desde la perspectiva de la soberanía absoluta, prevalece la tesis de la anarquía en las relaciones internacionales, que los más pesimistas definen como “un estado de naturaleza, una lucha de todos contra todos”.

En oposición a la visión de un mundo caótico se han desarrollado teorías y prácticas que propician el diálogo, la negociación, la cooperación; orientadas a la construcción de reglas e instituciones que contribuyan a generar certidumbre y gobernabilidad en el contexto internacional. En este contexto, finalizada la II Guerra Mundial, bajo el liderazgo de los Estados Unidos, se desplegaron importantes esfuerzos para la construcción de un orden internacional orientado a privilegiar principios y valores, en particular la libertad, la democracia y los derechos humanos. Bajo esta perspectiva, también se va conformando una arquitectura institucional multilateral que contribuye a la estabilidad de nuevo orden mundial.

Para los incipientes procesos democráticos de la postguerra, este nuevo orden liberal internacional representaba un factor de apoyo importante; empero, con el tiempo van surgiendo diversos fuerzas que amenazan su estabilidad, situación que como presión del contexto también afecta a los sistemas democráticos.

Entre los pilares fundamentales del orden liberal internacional destacan: la Carta de San Francisco (1945) por medio de la cual se crea el Sistema de Naciones Unidas; los Acuerdos de Bretton Woods (1944), que dan origen al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial (BM). Con el ánimo de lograr una gobernabilidad eficiente en el orden internacional liberal, se estableció el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, como órgano máximo para el mantenimiento de la paz y la seguridad, con la capacidad exclusiva de autorizar el uso de la fuerza.

Pero el Consejo nace limitado al incorporar en la normativa el derecho al veto, es decir al voto negativo, a los llamados miembros permanentes, a saber: Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Rusia y China. La aplicación del veto ha limitado sensiblemente la capacidad de acción del Consejo.

Progresivamente también se fue desarrollando una arquitectura multilateral donde los derechos humanos y la democracia juegan un papel importante; al respecto, cabe destacar el Consejo de Derechos Humanos, el Examen Periódico Universal de los Derechos Humanos y el Estatuto de Roma que crea la Corte Penal Internacional.

En lo que respecta a la defensa de los derechos humanos y la democracia, en el marco hemisférico se han logrado avances importantes y hoy contamos con un patrimonio jurídico que se ha perfeccionado conceptualmente en varios continentes, en particular en nuestro hemisferio con el sistema interamericano de los derechos humanos, con especial protagonismo de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos en el marco de la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Acuerdo de San José, que crea el Tribunal de los Derechos Humanos con sede en San José, Costa Rica.

Adicionalmente, debemos agregar un nuevo elemento orientado al fortalecimiento de la institucionalidad democrática, como son las cláusulas democráticas que se han adoptado en el marco de las organizaciones multilaterales del hemisferio, al respecto, destacan: Mercosur 1998, Comunidad Andina 2000, OEA 2001, UNASUR 2010 y CELAC 2012.

Pero la estructura de la gobernanza internacional se va tornando progresivamente compleja, caracterizada por diversos matices de bipolaridad, como fue el caso por muchos años de la llamada Guerra Fría entre los Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), que ahora parece reeditarse en las diferencias entre Estados Unidos y China. Pero también presenta rasgos de  unipolaridad por el gran poderío militar de los Estados Unidos con una China en ascenso y elementos de multipolaridad creciente.

Por otra parte, en la medida que han surgido nuevos actores con creciente capacidad de acción global como China, o regional como los países que conforman el grupo de los BRICS, se han incrementado las presiones para establecer nuevas condiciones de gobernabilidad mundial, que permitan una mayor partición a los nuevos actores; empero, paralelamente se va menoscabando el respaldo a los valores fundamentales del orden liberal.

El impresionante ascenso de China como potencia global en el plano económico y con crecientes avances en el ámbito militar, conllevan una amenaza profunda para los valores democráticos. Producto de la fortaleza china y de la relevancia de los países de Asia y del pacífico, resulta cada día más evidente la progresiva conformación de un nuevo orden global, que si bien no podemos definir con facilidad, geográficamente implica un desplazamiento hacia el pacífico y, en ese contexto, se debaten términos como Eurasia, Asia-Pacífico o Indo-Pacífico.  

El ascenso del poder asiático como factor alternativo y rupturista del orden mundial liberal, ha encontrado en la globalización un escenario muy favorable. La globalización mundial ha generado importantes oportunidades particularmente en las áreas económicas, comerciales, financieras, tecnológicas, culturales y sociales. La producción de bienes, servicios e ideas se ha transformado en un proceso global; los países, las instituciones, los individuos pueden participar en esquemas complejos de interacción con diversidad de temas, variables y actores.

En ese contexto, las fronteras y los controles se diluyen; la información corre por las autopistas de la comunicación, cada día más rápidas y efectivas; por eso hablamos de las transformaciones en las tecnologías de las comunicaciones 4G, 5G y ya se presenta la potencial 6G. La producción y el comercio se hacen más electrónicos e interconectados mediante esquemas como las cadenas globales de valor (CGV), de tal forma que en la producción de la mayoría de bienes participan diversos países que compiten por su productividad y las bondades de sus economías para llegar en plazos oportunos y con producciones eficientes y sustentables.

Luego, los productos, el financiamiento y pagos, así como las ideas también circulan por las redes electrónicas. Una dinámica muy eficiente, creativa, innovadora, en gran medida cuidadosa de los estándares ecológicos; pero, también excluyente, que está generando desempleo y brechas tecnológicas en detrimento de los países y sectores más vulnerables.

El orden mundial globalizado es paradójico, estimula crecimiento económico y prosperidad; pero simultáneamente, también genera perdedores lo que profundiza la pobreza y, consecuentemente, genera inestabilidad política. Frente al creciente desarrollo de la globalización han surgido los movimientos críticos y radicales que satanizan la apertura comercial y la dinámica del mundo global, como la causa fundamental de los graves problemas sociales, económicos y ecológicos que enfrenta la humanidad.

Por otra parte, la visión crítica de la globalización ha estimulado la conformación de movimientos políticos populistas y radicales que promueven las banderas del nacionalismo, el proteccionismo y la xenofobia; interesados en aprovechar las bondades de la democracia para llegar fácilmente al poder mediante el masivo voto popular de los sectores afectados por las crisis sociales y, al tomar el poder inician procesos, unos más agresivos que otros, para ir desmantelando los controles y limitaciones que conllevan tanto los sistemas democráticas, como el orden liberal internacional.

En estos momentos los movimientos políticos populistas y radicales de diversas posiciones ideológicas tienden a coincidir en su rechazo a los principios y valores fundamentales de la democracia, en particular la libertad de expresión y la universalidad de los derechos humanos, de esta forma van minando la estabilidad de la democracia, pero también arremeten contra las instituciones internacionales del orden liberal para reducir su capacidad de acción. Todo este conjunto representa una creciente presión para las frágiles instituciones democráticas de la región.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s