Noticias

La UCAB inauguró primera aula abierta de Venezuela con tecnología de energía sustentable

La institución instaló en su Techo Verde 30 paneles solares y una turbina eólica, que servirán como herramienta pedagógica para apoyar los programas de pregrado y postgrado sobre cambio climático y generación de energía ecoamigable, así como los nuevos cursos cortos que se ofrecerán a bachilleres, técnicos y profesionales a través del CIAP. Los equipos abastecerán parcialmente de electricidad al edificio de postgrado

El UCABISTA

La Universidad Católica Andrés Bello continúa innovando. Luego de inaugurar, en 2019, el primer techo verde universitario de Venezuela, este 25 de mayo la institución se convirtió en la primera entre sus pares del país en habilitar un aula abierta con tecnología de punta para el estudio y aplicación de la energía sustentable, gracias a la instalación de 30 paneles fotovoltaicos y un generador eólico en la terraza-jardín de su edificio de postgrado.

El rector de la UCAB, Francisco José Virtuoso, señaló que con esta inauguración, la universidad da un nuevo y significativo paso en la ruta trazada por la política de sustentabilidad ambiental que adoptó en el año 2012, a través de la cual busca contribuir con la promoción de una sociedad ambientalmente responsable y convertirse en referente nacional e internacional, gracias a sus acciones concretas en las áreas de docencia, gestión, investigación y extensión.

“Venezuela pasa por una crisis energética. Con acciones como esta queremos decir que, en medio de sus limitaciones, el país puede y debe generar otro tipo de energía y dar una respuesta a las necesidades de la población. La universidad quiere profundizar en el conocimiento e investigación de la energía sustentable y este paso que estamos dando va en esa dirección”, comentó Virtuoso.

Según informó el director general de Servicios de la universidad, Vincenzo Bonadio, las placas fotovoltaicas fueron incorporadas en dos líneas de 15 unidades, una apuntando hacia el noreste y la otra al suroeste, para aprovechar la luz solar durante todo el día. Además, los paneles y la turbina eólica cuentan con una caseta de control, unos convertidores de corriente y un banco de baterías para almacenar los 8.000 W de energía generada.

«Se instaló el generador eólico para apoyar al sistema fotovoltaico en momentos de baja generación, tales como los días nublados y las noches», comentó el ingeniero, quien precisó que los trabajos duraron cuatro semanas, aunque el proyecto se estuvo desarrollando por más de un año.

Lea la nota completa en El Ucabista:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s