Opinión y análisis

Orden más contraorden igual desorden

PDF   compartir 

 

Chapulin_Inicia_by_ZolarisPor: Pedro González Caro / Jueves, 12 de junio de 2014

¿Y a nosotros quien podrá defendernos,

el Chapulín Colorado?

 

Edward Snowden se define como “un ciudadano cualquiera”, pero pertenece a un grupo de jóvenes que han bebido de la cultura de la información y se resisten a todo atisbo de autoritarismo, una rebeldía íntimamente ligada a la era de Internet que, por ahora, suscita tanta admiración como rechazo.

Si la cultura que motiva a Snowden cupiera en un cóctel, éste contendría una buena dosis de defensa de la privacidad y los derechos individuales, unas cuantas cucharadas de derecho a la libertad de información y un toque de resistencia política.

La concepción de Seguridad y Defensa en Venezuela se construyó sobre arraigadas convicciones geopolíticas y geoestratégicas que tuvieron su gestación desde los orígenes de la República y que se vieron significativamente reforzadas por los principios de la Doctrina de Seguridad Nacional desarrollada durante la guerra fría. Como consecuencia de estos fundamentos teóricos y doctrinarios se encuentran con gran preponderancia elementos conceptuales como el de Territorialidad, Soberanía, Enemigo Interno, Enemigo Externo entre otros. Esta fundamentación conceptual condujo durante casi todo el siglo XX a mantener una dimensión estrictamente militar del tema de la defensa.

A partir de 1998 se ha dado en Venezuela un proceso de cambio y de replanteamientos en diversos ejes temáticos de los cuales algunos aún se encuentran en proceso de construcción. Uno de los ejes que ha sido alcanzado a nivel conceptual es el concerniente al de la seguridad y defensa, con una nueva propuesta de transformación  cívico- militar, es decir los diferentes componentes de la FAN, que en esencia son parte integrante del Estado, están llamados a integrarse y jugar un rol preponderante junto a un “nuevo” actor como lo es la sociedad civil.

En este nuevo contexto, el tema de la Seguridad de la Nación íntimamente ligado a la Defensa y al Desarrollo integral y el papel que juegan la sociedad civil y la Fuerza Armada en la nueva institucionalidad que sustentan, es que se conjuga una triangulación de un nuevo modelo que demanda repensar los enfoques que sirvieron para brindar soporte a las explicaciones teóricas de la doctrina de Seguridad de la Nación y que hoy día no responden a la dinámica socio-política del proceso antes señalado y que pretende la refundación de la República.

El texto constitucional establece que: La Seguridad de la Nación es competencia esencial y responsabilidad del Estado, fundamentada en el desarrollo integral de ésta y su defensa es responsabilidad de los venezolanos y venezolanas;  también de las personas naturales y jurídicas, tanto de derecho público como de derecho privado, que se encuentren el espacio geográfico nacional.

Considerando que entre los principios fundamentales de la Constitución de la Republica, se encuentra que el fin esencial del Estado es la defensa y el desarrollo de la persona, el respeto a su dignidad, y el ejercicio democrático de la voluntad popular, es imperativa la conclusión de que el Estado se debe al ciudadano y que éste (el Estado ) ha sido concebido para su protección en tanto, es el Ciudadano el centro de toda la actividad que el Estado despliega para darle cumplimiento a los principios fundamentales consagrados en el texto constitucional, entre los cuales destaca el que toda persona tiene derecho a la protección por parte del Estado a través de los órganos de seguridad ciudadana regulados por la ley frente a situaciones que se consideran amenazas. Es decir el Estado existe para la protección del Ciudadano y no el Ciudadano para proteger al Estado.

En este marco de referencia, quién podría señalar a Venezuela por proteger a un ciudadano que ha revelado la verdad y que ha puesto en evidencia a un estado que abusa de su poder para espiar a sus ciudadanos, acusándolos de peligrosos traidores para el Gobierno, en nombre de la estabilidad de las instituciones y de la democracia? Cómo podría alguien pensar en abandonar a un ciudadano que a todas luces está siendo víctima de la persecución de un estado que ha violentado la más sagrada herencia de la humanidad: la libertad de expresión y el derecho a la privacidad.

La Orden

Creo sin lugar a dudas que todos estaremos de acuerdo en que el espionaje por parte del gobierno, cualquiera que sea, a sus ciudadanos, siguiendo los más rancios conceptos de la doctrina de seguridad nacional para identificar enemigos internos, perseguirlos y luego exponerlos al escarnio público sin el cumplimiento del debido proceso y la decisión a priori de tildarlos de traidores apátridas y agentes extranjeros es total y absolutamente repudiable.

La Contraorden

El alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, quien además ha sido jefe de las dos últimas campañas presidenciales del PSUV, y además fue presidente del poder electoral, presentó la grabación de una conversación privada en la casa del Dr. Carrera Damas,  entre la diputada independiente María Corina Machado con el historiador Germán Carrera Damas, en el que critica posturas de la Mesa de la Unidad, específicamente las de Ramón Guillermo Aveledo, director ejecutivo de la MUD. En el audio, Machado califica de “terrible” la reacción de Aveledo ante la reunión que sostuvo el canciller Elías Jaua con John Kerry. Rodríguez acusó a Machado de traicionar a la patria. “Usted es diputada y lo que dice en ese audio es traición a la patria”.

Por otro lado el ministro de información y comunicación respalda la difusión y la comenta abiertamente en los medios del sistema nacional de medios públicos. Y el propio presidente, Nicolás Maduro dio por buena una grabación en la que Ramón Guillermo Aveledo, titular de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), figura como supuesto solicitante en EE.UU. de un golpe de Estado. “Fue al Departamento de Estado de Estados Unidos a pedir la intervención en Venezuela”

Más recientemente y al parecer aplicando la tradición de que “el uso y costumbre se hace Ley” nuevamente el Alcalde de Caracas violentando los más elementales principios de privacidad, publicó una serie de correos electrónicos con los que acusa a diversas personalidades de estar involucrados en una conspiración en contra del presidente Maduro.

El desorden

Yo me pregunto, donde está la orden judicial para hacer esta grabación?, ¿quién la autorizo?, ¿bajo qué criterios de decisión fue hecha una grabación de una conversación en la casa del Dr. Carrera?, ¿quién y con qué motivación tiene equipos de tal nivel tecnológico para espiar a los ciudadanos?, ¿dónde queda la presunción de inocencia consagrada como un derecho humano en nuestra constitución?, ¿será que los venezolanos nos estamos rasgando las vestiduras para defender al pobre y desdichado, Edward Snowden?. Y a nosotros ¿quién podrá defendernos?, ¿el Chapulín Colorado?.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s