Columnistas

Primarias comparadas

EP Luis Salamanca Portada (1)

PDF compartir

Luis Salamanca – 3 de julio de 2015

Las elecciones primarias son un método de selección de los candidatos de los partidos u organizaciones políticas, que concurrirán a una competencia electoral definitiva en la cual serán elegidos los individuos que detentarán los cargos públicos durante un periodo determinado.  Son una suerte de eliminatoria interna entre los aspirantes, pues, en principio son muchos los que desean ser postulados y pocos los que, al final, son ungidos por el voto de los electores.  Las primarias se introdujeron en la Venezuela democrática desde los años sesenta del siglo XX, siguiendo una tendencia internacional.  Se realizaron varias antes del siglo XXI y la Carta Magna de 1999 les dio rango constitucional.  Según el artículo 67, ejusdem, debería ser el único método para seleccionar los candidatos: “Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen el derecho de asociarse con fines políticos, mediante métodos democráticos de organización, funcionamiento y dirección.  Sus organismos de dirección y sus candidatos o candidatas a cargos de elección popular serán seleccionados o seleccionadas en elecciones internas con la participación de sus integrantes”… (Negritas del autor).  La norma no permite un método distinto a la elección interna.

EP Luis Salamanca 2Las primarias se han introducido para lograr una mayor democratización de las postulaciones de los candidatos que, tradicionalmente, estuvieron en las exclusivas manos de las direcciones de los partidos.  Con ellas, el elector toma parte en la selección de los candidatos, futuros representantes del pueblo y de los estados, por quienes votará en las elecciones generales.  Las primarias se realizan como una elección cualquiera, es decir, como una competencia en la que los candidatos exponen sus programas, critican a sus adversarios, especialmente, si éstos aspiran a la reelección y, buscan ganarse el apoyo del elector.  Los convocados a votar pueden ser sólo los militantes del o los partidos, lo que da lugar a las primarias cerradas; o pueden ser todos los electores registrados legalmente para votar, lo que da lugar a primarias abiertas.  Ello permite que los candidatos seleccionados gocen de mayor legitimidad que los seleccionados por otros métodos.

En Venezuela se han venido aplicando otros métodos, además de las primarias.  Uno es el método del consenso consistente en un acuerdo entre varios partidos en torno a los candidatos no escogidos en primarias.  Otro es la designación por la dirección nacional del partido y el otro, usado por el oficialismo en vida de Hugo Chávez, era dejar en sus manos la escogencia de los postulados.

Las elecciones primarias suelen movilizar fundamentalmente a los aspirantes y sus seguidores partidistas, por ello, la tasa de participación no suele ser alta.  Las primarias que más votantes atraen son las presidenciales, siendo un buen ejemplo, las primarias opositoras de 2012, cuando se eligió a Henrique Capriles, con 3.100.000 votos.  Las primarias opositoras y las oficialistas de 2015 fueron abiertas, es decir, podían votar todos los electores inscritos en el Registro Electoral del CNE, 19.260.775, según el corte del RE de febrero de 2015.  En 2010, el oficialismo las hizo cerradas, pues, sólo podían votar los militantes inscritos en el PSUV.

EP Luis Salamanca 3 (1)LAS PRIMARIAS 2015

En esta oportunidad, la oposición eligió 42 candidatos en 33 circunscripciones de 12 estados, el 17 de mayo, con la participación, según la MUD, de más de 600.000 electores, con la asistencia técnica del CNE y sin prórroga comicial.  El oficialismo escogió, el 28 de junio, una cifra aún no precisada de los 113 candidatos que van a competir en todos los estados, en las 87 circunscripciones nominales establecidas por el CNE para las elecciones parlamentarias del 6-D.  Digo aún no precisada, por cuanto la dirección nacional del partido se reservó algunos de los candidatos de las circunscripciones plurinominales, para ser designados por ella.  Según el PSUV asistieron 3.162.499, con tres prórrogas, que llevaron el acto hasta las 10 de la noche superando al Referendo Revocatorio de 2004 en el que hubo dos prórrogas.  Las cifras no han sido publicadas y circulan otras más bajas.  Pero el control social del acto electoral, la visual directa que cualquiera puede tener como observador en los centros electorales, indica que la asistencia parece haber sido menor.  Mi propia observación me sugiere que la participación fue la habitual, menos del 10% de los electores.  Para que votaran más de 3 millones de electores tendríamos que haber visto grandes concentraciones de personas en los centros de votación.

Por lo tanto, se puede afirmar que las primarias oficialistas fueron preparadas para generar un efecto político mediático, una imagen ganadora del PSUV frente a la oposición a la cual habrían doblado en votos, cuando la oposición solo convocó primarias en 12 estados y no en todos.  Esto está dirigido a tratar de contrariar la matriz de opinión pública adversa al gobierno y al PSUV desde el 2014, que hasta hoy no cede y le da una ventaja a la oposición de 20% o más el 6-D.

EP Luis Salamanca 4 (1)Los dos bloques políticos se reservaron la escogencia de una parte importante de los aspirantes. Por consenso de 29 partidos políticos reunidos en la MUD escogerá 125 candidatos; la dirección nacional del PSUV designará 54 candidatos, más los reservados de las circunscripciones y los suplentes.  Por tanto, nadie puede decir que todos los candidatos fueron escogidos en primarias.

Ambos procesos electorales se diferenciaron en la cobertura de medios.  Mientras las de la oposición pasaron casi inadvertidas lo que hizo que muchos electores no supieran de las mismas, las del PSUV contaron con el despliegue total de los medios públicos que cubrieron el acto electoral oficialista de principio a fin, cosa que no hizo con las primarias opositoras.  Este es un factor clave en el proceso electoral venidero pues los electores necesitan equilibrio informativo, abundancia de fuentes informativas y de información a fin de formarse su criterio electoral.  Las del PSUV permitieron ver el enorme protagonismo de funcionarios públicos y de dependencias oficiales.  Según algunos análisis, el 91.9% de los aspirantes son funcionarios públicos.

EP Luis Salamanca 5Las primarias del PSUV fueron un ejercicio autoritario interno por el tutelaje aplicado por la dirección nacional a los aspirantes, complementado con la afirmación de Maduro de que sabían quién votó y, por tanto, quién no votó, con las consecuentes influencias sobre la libertad del voto.  El PSUV se reservó un poder de veto sobre las candidaturas si consideraba que algún aspirante elegido no encajaba en los criterios de los dirigentes.  Se prohibió a los candidatos atacarse unos a otros, so pena de ser descalificado por la dirección nacional y porque se consideraba contrarrevolucionario.  Se impuso un compromiso para el reconocimiento de los resultados dados por el partido sin derecho a revisión. El partido estableció un modelo de propaganda única con afiches y franelas definidos por el mismo, los cuales les fueron entregados a los candidatos sin costo alguno, pues, fueron costeados por el partido (500 afiches y 100 camisas, según algunos periodistas).

EP Luis Salamanca 6Por último, impuso la firma de una carta de renuncia anticipada por si el futuro diputado decide cambiar su posición política. Esto es manifiestamente anticonstitucional e ilegal ya que la Constitución no establece nada en tal sentido, sino que permite interpretar que el cargo de diputado es del ciudadano elegido por el pueblo, no del partido, y este tiene derecho a la libertad política de pensamiento y acción.  El diputado no está sujetos a mandatos ni instrucciones sino solo a su conciencia.  Su voto en la AN es personal, no partidista, de acuerdo con el artículo 201 constitucional.  Sólo el pueblo puede disponer del cargo de un diputado mediante el referendo revocatorio o negándole la reelección.  A su vez, la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones, de 2010, establece en su artículo 30, la posibilidad (inconstitucional) de suspender y/o inhabilitar políticamente a un diputado que ha cambiado de posición política, previa solicitud del 0,1% los electores inscritos en el Registro Electoral de la entidad o circunscripción donde haya sido electo el diputado o diputada, con una exposición de motivos de los argumentos que soportan la solicitud.  Posteriormente la AN somete a la consideración de la plenaria, la solicitud de suspensión o inhabilitación, la cual es decidida por la mayoría de los diputados presentes en la sesión.  Realizadas las primarias, sólo queda continuar el proceso electoral hasta el 6-D cuando tendremos el veredicto definitivo del pueblo que esperamos se dé en condiciones de libertad e igualdad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s