Columnistas

El poder de Irán (más allá de la bomba)

Espacio Plural Victor M Mijares PortadaPDF compartir

Víctor M. Mijares – 23 de julio de 2015

Se tiende a reducir a la proliferación nuclear las causas de las resistencias que genera el acuerdo del P5+1 (EEUU, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania) con Irán. El análisis y las opiniones se orientan a un tema de confianza con respecto a las motivaciones de la élite de Teherán. Que ésta conforme un régimen teocrático, contribuye a restarle credibilidad a su racionalidad. Pero el régimen de los ayatolás parece haber aprendido tanto de diplomacia como de los límites de su poder. Mi argumento es que el problema no radica en el arma nuclear, sino en la posibilidad real de que Irán logre su proyecto nacional de primacía regional. Aun sin la bomba, las formidables capacidades estructurales iraníes inquietan a sus rivales en Medio Oriente.

Switzerland Nuclear IranLuego de catorce rondas de una negociación que se inició formalmente en febrero de 2014, el pasado 14 de julio las partes lograron un acuerdo en el que participó la Unión Europea y la Organización Internacional para la Energía Atómica (OIEA). El Iran Deal contempla: enriquecimiento de uranio sólo hasta niveles óptimos para uso pacífico; significativa reducción de reservas de uranio y no construcción de nuevas instalaciones para su procesamiento en los próximos quince años; reducción del número de centrifugadoras; levantamiento gradual de sanciones contra Irán previo visto bueno de la OIEA; y se mantiene el embargo de armas convencionales por cinco años, y el de tecnología misilística por otros ocho.

Un hecho no expuesto por los detractores de cualquier acuerdo con Irán, es que este país ocupa un área en el que todas las potencias nucleares conocidas tienen alcance efectivo. Si la decisión dependiese exclusivamente de factores militares, Irán debería, contra viento y marea, hacerse con el arma nuclear y así lograr el efecto disuasivo. Pero hoy la élite política iraní parece considerar que la defensa nacional es demasiado importante como para dejarla sólo en manos de militares. Y es que Irán se ha resistido por mucho tiempo a grandes poderes y a potencias regionales, padeciendo los efectos de fuertes sanciones que no han permitido que toda su potencialidad se convierta en poder efectivo. Pensando en términos de desarrollo y poderío, una búsqueda obstinada e inmediata del arma nuclear sería irracional.

Espacio Plural Victor M Mijares 3En el periodo 1980-88 Irán libró una guerra de desgaste con el entonces militarmente competente ejército de Saddam Hussein. La pérdida de 262,000 vidas y 627 millardos de dólares no minó significativamente las capacidades persas, sino que, por el contrario, sirvió para transformar su aparato industrial en una economía de guerra, y para consolidar al régimen revolucionario ante el enemigo externo. Fue la progresiva caída del petróleo, y no las divisiones de tanques iraquíes, la que socavó la generación de riqueza del régimen chiita. A partir de 1991 el poderío militar estadounidense parecía no sólo capaz, sino además dispuesto a lograr el triunfo del orden liberal. Teherán trató de reformular una estrategia nacional en este ambiente que consideraba hostil, y así el presidente Mohammad Jatamí (1997-2005) llegó incluso a hablar de un “diálogo entre civilizaciones”, en contraposición al “choque de civilizaciones” predicho por Samuel Huntington. Jatamí se encontraba en una situación económica particularmente comprometida, con un barril de petróleo cuyo precio internacional promedio estuvo por debajo de los 40 US$.

01

Fuentes: Inflation Data.[1] El gráfico y la proyección para 2015 son propios.

La era de Mahmud Ahmadineyad (2005-2013) fue lo opuesto en cuanto a precio promedio del barril de crudo. Incluso con la catastrófica caída de precios en 2009, el precio promedio rondó los 80 US$, incluso superando brevemente los 120 US$ justo antes de la crisis financiera mundial. La situación también fue diferente en cuanto a las relaciones con Occidente. El líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, parecía convencido de una política exterior revolucionaria era la estrategia ideal para romper la pinza que denunciaba la élite persa, dadas las ocupaciones militares de Irak y Afganistán. Esa política condujo a nuevas alianzas en función de la promoción multipolar, y a la reactivación de un controversial programa nuclear que levantó sospechas entre las grandes potencias. Irán tenía que ser castigado por amenazar el régimen de no-proliferación nuclear.

Espacio Plural Victor M Mijares 4Los paquetes de sanciones se sucedieron y generaron un grave daño a las potencialidades iraníes. El país parecía estar en condiciones de hacerse con el arma nuclear sólo a un altísimo precio en términos de desarrollo. El castigo llegó justo cuando el sistema internacional presentaba óptimas condiciones para el crecimiento económico de los exportadores de materia prima, en especial de combustibles fósiles. Así, evitando que la teocracia persa nuclearizara su arsenal, también se garantizó que sus capacidades tecnológicas, financieras y militares convencionales se anquilosaran, impidiendo una transición de poder regional favorable a Teherán. La política interna no estaba exenta de problemas derivados de las sanciones y el aislamiento relativo forzado, y en 2009, para la reelección de Ahmadineyad, los seguidores de Mir-Hossein Mousavi denunciaron un fraude electoral masivo y salieron a las calles bajo el manto del “Movimiento Verde”. El movimiento de protesta fue aplastado, pero era claro que Irán no estaría en condiciones de explotar sus potencialidades sino asumía una política exterior realista.

Llevándolo al plano de ideas conocidas en América latina, y con un agregado familiar para Venezuela, se podría entender que el giro de la política exterior iraní corresponde a una respuesta racional desde el realismo periférico[2] en condiciones predichas por la primera ley de la petropolítica[3] . El realismo periférico reconoce que detrás de la anarquía internacional del neorrealismo, se configura un orden informal jerárquico, en el que la supervivencia, el desarrollo, el bienestar y el poderío sólo se pueden alcanzar gradualmente atendiendo a la existencia de dicha jerarquía. Querer violentar la jerarquía informal sin las condiciones adecuadas de poder, y/o entrampado en una situación geopolítica desfavorable, es equivalente a condenar al proyecto nacional. Esto se complementa con la primera ley de la petropolítica, que en materia exterior afirma que una potencia petrolera tenderá a llevar una política más asertiva en condiciones de alza de precios del crudo, y viceversa. Recociéndose en unas adversas situaciones estructural (constricción en Eurasia) y coyuntural (declive de los precios del petróleo), Irán apuesta por una marcha más lenta pero segura hacia su objetivo de primacía regional.

Espacio Plural Victor M Mijares 6El acuerdo suscrito permitiría que Irán se recupere de una década de relativo aislamiento y desfase tecnológico. Aunque el mercado petrolero no es favorable en la actual coyuntura, el país cuenta con reservas de más de 157 millardos de barriles (4ta del mundo) y está en posición de sacar provecho de una bien educada población de más de 78 millones de habitantes (17ma del mundo). En el diagrama he superpuesto el porcentaje relativo de PIB y de CINC[4] de cada una de las potencias regionales de la región mesopotámica. Salta a la vista que Turquía, Israel y Arabia Saudita, tres Estados diferentes y con distinto modelo político-económico, generan riquezas superiores a la porción relativa de recursos humanos, industriales y militares que controlan. Contrasta ello con la situación de Irak, y sobre todo con la de Irán, que presenta la mayor brecha regional entre potencialidad material y su desempeño económico.

02

Fuentes: Banco Mundial[5] y National Material Capabilities (v4.0)[6].

El diagrama y las proyecciones del PIB y el CINC son propios.

Espacio Plural Victor M Mijares 7En el plano de las alianzas, y de conformidad con los principios del realismo periférico, Turquía es miembro de la OTAN—y eterno candidato a la Unión Europea—. Mientras que Israel y Arabia Saudita aún tienen vínculos culturales y de interés estrechos con Occidente, así como alianzas bilaterales con los EEUU. Este alineamiento les permite un desempeño económico superior a los castigados Irak –en recuperación—e Irán –candidato a recuperarse—. Ante nuevas amenazas, como el Estado Islámico, por ejemplo, Irán resurge como una potencia necesaria para los intereses de Occidente. Paradójicamente, la Revolución Islámica del ayatolá Ruhollah Jomeini comienza a asumir la política de proveedor de estabilidad regional que llevaba adelante el derrocado shah Mohammad Reza Pahlevi. Este cambio en el rol geoestratégico –de amenaza a garante—le permitiría evitar nuevas sanciones y así preservar y aumentar la calidad de vida de sus ciudadanos, legitimando al régimen de la república teocrática. Pero además, tecnificar su industria y sus fuerzas armadas, reinsertarse en los mercados energéticos como un jugador de primer orden, y lentamente volver a la senda de la primacía regional.

El resultado esperado más importante del acuerdo nuclear entre Irán y el P5+1 es la transformación del balance de poder en Medio Oriente. Las potencias de la sub-región mesopotámica, Turquía, Israel, Arabia Saudita, Irak e Irán, no sólo rodean uno de los mayores epicentros de inestabilidad y violencia en el mundo: Palestina, Siria, el mismo Irak y el Kurdistán, sino que además guardan entre sí un complejo sistema de rivalidades. Hay también un espacio para nuevas alianzas. El acuerdo quita de los hombros estadounidenses parte del peso en la seguridad de la región, deslizando la carga sobre Turquía, Israel, Arabia Saudita y los ricos petro-estados del Golfo, que temen al acuerdo por lo que implica.

Espacio Plural Victor M Mijares 8Una predicción temprana desde la teoría del balance de poder y amenazas[7] sugeriría una mayor aproximación militar entre Israel y Arabia Saudita contra Irán, mientras que se incrementaría la cooperación persa-estadounidense frente al Estado Islámico. No queda claro el papel de Turquía, último imperio moderno de la región, pero podría jugar a ser el fiel de la balanza en el subsistema, e incluso podría beneficiarse de un mayor desarrollo iraní ante la amenaza común del Kurdistán. Así, el proceso en marcha debe ser analizado desde la perspectiva del poder estructural y las armas convencionales, y salir de la rígida caja en la que la bomba amenaza con encerrar al análisis geopolítico.

Autor:

Víctor M. Mijares es profesor asistente de la Universidad Simón Bolívar e investigador del German Institute of Global and Area Studies.

Email: vmijares@usb.ve / victor.mijares@giga-hamburg.de

[1] McMahon, Tim. 2015. Historical Crude Oil Prices (Table), Inflation Data [http://inflationdata.com/Inflation/Inflation_Rate/Historical_Oil_Prices_Table.asp]

[2] Escudé, Carlos. 1992. Realismo periférico: Bases teóricas para una nueva política exterior argentina. Buenos Aires: Planeta.

[3] Friedman, Thomas L. 2009. The First Law of Petropolitics, Foreign Policy [http://foreignpolicy.com/2009/10/16/the-first-law-of-petropolitics/]

[4] El CINC o Composite Index of National Capabilities es un indicador compuesto por proporciones de gasto militar, personal militar, población total y urbana, producción de hierro y acero, y consumo energético de cada país con respecto a los totales mundiales.

[5] Banco Mundial. 2015. PIB (US$ a precios actuales), Indicadores [http://datos.bancomundial.org/indicador/NY.GDP.MKTP.CD]

[6] Singer, J. David, Stuart Bremer, y John Stuckey. 1972. Capability Distribution, Uncertainty, and Major Power War, 1820-1965. en Bruce Russett (ed): Peace, War, and Numbers, Beverly Hills: Sage, 19-48.

[7] Walt, Stephen M. 1987. The Origins of Alliances. Ithaca: Cornell University Press.

1 reply »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s