Opinión y análisis

Carta de Thomas Hobbes a Maduro

Testigo Portada

PDF compartir

Luis Salamanca – 18 de septiembre de 2015

”…y, con todo, pienso que ningún hombre cree que la falta de gobierno sea ninguna nueva clase de gobierno.”

Th. Hobbes

Dear míster Maduro:

Me he animado a escribirle esta carta a fin de hacerle algunos comentarios sobre el proyecto que Ud. y míster Chávez han venido conduciendo en las primeras dos décadas del siglo XXI, en un país que, creo, se sigue llamando Venezuela. Como Ud. seguro sabe, pasé a la historia como el escritor del libro titulado Leviatán. El título alude a un monstruo marino y bíblico, con un enorme cuerpo y decenas de tentáculos con los cuales todo lo atrapa.

Lo tomé como imagen de lo que quería trasmitir cuando escribí el libro, hace unos siglos, para sistematizar unas cuantas ideas acerca de cómo puede establecerse un Estado, que para aquel momento, debía ser absoluto, aquel en el cual el monarca o Presidente controla todo, tiene todos los poderes en sus manos, incluidas las vidas y los bienes de la gente, asuntos sobre los que Ud. y Chávez tienen alguna experiencia.

Testigo 2

Mi preferencia política era monárquica pero no inventé el Estado absoluto porque yo quería sino porque era la única forma de que naciera un Estado, es decir, un poder capaz de imponerse a todo al que se atreviera a desafiarlo en la tarea básica que yo le asigné: dar seguridad a sus súbditos que ustedes llaman “ciudadano”. Incluso preví que podía ser conducido por una asamblea, no sólo por una sola persona sino por varias, es decir, democráticamente. Yo en realidad teoricé sobre la construcción del Estado en general, un poder capaz de imponer respeto entre los hombres. Si este poder no existe, lo que hay es un estado de guerra entre ellos y el peligro de morir. Ante el miedo a la muerte en manos de algún desalmado los hombres crean un poder con suficiente fuerza y derecho para que les de protección, seguridad. Ese es el Estado míster Maduro.

Desde el lugar caliente en el que me encuentro, más caluroso que Maracaibo (que en, realidad, es Siberia comparado con donde resido), he simpatizado con el “proceso” que ustedes dos han comandado. Sin embargo, observo algunas desviaciones de lo aconsejado en mi libro. Los venezolanos tienen mucho miedo y eso está bien porque ese es el origen del estado hobbesiano (perdone la inmodestia de bautizarlo con mi apellido tal como mister Chávez hizo con el suyo y Ud. no hace más que recordármelo). El de ustedes es un Estado chavista como el mío es hobbesiano. A lo que voy.

Como Ud. sabe, en mi teoría el miedo es la base de la convivencia impuesta por el Leviatán. Me explico. La gente sin Estado vive en estado natural, en una situación dominada por las pasiones, por los deseos incontrolados de todo y, para obtenerlo recurren a la fuerza, imponiendo sus inclinaciones a los demás y, estos a su vez, buscan impedirlo, defendiéndose y buscando liquidar al otro y quedarse con sus bienes. El más fuerte se impone a los demás. Se desata la guerra de todos contra todos; el hombre es enemigo del hombre, vive sin reglas, la sobrevivencia de uno depende de la desaparición del otro, es decir, es una guerra de verdad no imaginaria, como la que usted arguye desde 2013. Hay que usar las palabras con propiedad, míster Maduro.

Testigo 3

Es una guerra donde el más fuerte mata al más débil porque está mejor armado y sabe que su existencia pasa por liquidar al otro; y si puede quitarle la vida también puede quitarle sus bienes y hasta la mujer, si la tiene, el pobre desgraciado que caiga en esa situación. Como le dije, para redondearle la idea, en esa circunstancia no florece nada, no se produce nada; no se cultiva la tierra, no se crea industria alguna; no se puede estudiar; no nace conocimiento, ni letras, ni sociedad; “sino, lo que es peor que todo, miedo continuo, y peligro de muerte violenta; y para el hombre una vida solitaria, pobre, desagradable, brutal y corta.” En fin, mister Maduro, en una situación tal no se puede vivir.

En ese aspecto ustedes lo han hecho muy bien, es decir, han generado el miedo más grande después de la guerra de la independencia de la cual estoy informado también. Igual han hecho lo correcto en crear el Leviatán pero donde han fracasado rotundamente es en hacer lo que he aconsejado: poner a trabajarlo en la única tarea que yo le asigné.

Yo les he dicho a todos los que aspiraban y aspiran al poder total sobre la sociedad, como ustedes, que tenían que darles algo a cambio a la gente que acepta entregarles el poder total: deben darles seguridad. Esa es la primera y, en mi caso, la única función del Estado: erradicar la guerra de todos contra todos y el miedo de la guerra, monopolizando ese miedo en el Estado que se encarga de defender al individuo desarmado pues éste le ha entregado sus armas para que lo defienda y no tenga que defenderse él por sí mismo, pues, eso no garantiza su sobrevivencia. Es mi Estado, mister Maduro, el que debe velar por la vida de los súbditos que ustedes llaman pueblo.Testigo 4

Pero observo que Uds. han venido permitiendo que el Estado desaparezca de la vida de la gente. Hay grupos armados que en muchas zonas del país, lo han sustituido, llamadas “zonas de paz”, lo que me ha hecho sonreír en este sitio donde vivo, donde no se ríe ni el comandante en jefe a cargo. Ese es el inicio del fin del Estado. De eso veníamos en Europa cuando yo escribí mi libro. Tuvimos que erradicar a todo aquel que aspiraba a sustituir la voluntad única y suprema del Estado. Mi modelo fue el francés Luis XIV quien dijo en unas bellas y hobbesianas palabras: “El Estado soy yo”, mismas que su jefe Chávez repitió en una ocasión con un gran entusiasmo, diría más bien, frenesí.

Pero para aspirar a eso hay que ser Estado de verdad. Tiene que erradicar la guerra de todos (los malandros) contra todos (los ciudadanos) que hay en su país con la fuerza del Estado. Pero Maduro, piense en lo más importante: el Estado no debe hacerle la guerra a nadie (a menos que sea atacado por otro Estado o por facciones armadas). No debe hacerle la guerra a la gente productiva, que ustedes llaman burguesía; ni hacerle difícil la vida a la gente común. El Estado, o lo que Ud. llama Estado, no debe ser uno más en esa guerra, sino que debe resolverla. No puede ser parte, debe ser el árbitro de los conflictos. La falta de seguridad precede a la disolución del Estado, señor Maduro, incluido el gobierno que es un poder del Estado.

Dándole vueltas a su caso, en verdad he llegado a pensar que Uds. no han construido un Leviatán sino que han generado más bien una situación de Behemoth –título de otro librito mío que seguramente se ha leído- es decir, de desorden, anarquía, anomia y entropía. Y ello ha sido promovido por el Estado de mister Chávez y profundizado por el suyo. En otras palabras, Ustedes han llevado a su país a un estado natural, el más peligroso de los estados, en donde no se salva nadie, sólo el más fuerte sobrevive pero por poco tiempo. Recuerde que, en esa situación, el hombre es un lobo para el hombre y su vida es corta y brutal.Testigo 5

Cuidado míster President, su proyecto de soberanía perpetua (así era la soberanía en mi época) puede hundirse por confundir el Estado con el desorden, en otras palabras, por confundir al Leviatán con el Behemoth. En este la gente quiere y tiene una libertad absoluta, sin freno, lo que termina siendo el más puro libertinaje y termina liquidándolos a todos; en el Leviatán, hay un exceso de poder justificable sólo si el Estado da seguridad a la gente. Pero en su país el Leviatán es un inútil, sólo sirve para “vigilar y castigar” en palabras de un autor francés del siglo XX. Pero vigila y castiga a sus opositores políticos y no a quienes destruyen el tejido social con una violencia desmedida.

Cuidado míster Maduro porque tengo la información de que, además de la inseguridad, su pueblo no está encontrando los alimentos y la medicina necesarias para sobrevivir. Esa es otra forma de inseguridad, pero es la más grave, porque como usted sabe, quien no come no vive. En una próxima letter le hablaré del Estado de excepción que, al parecer, Ud. viene aplicando porque no puede con los problemas (que ustedes mismos han creado) por vía ordinaria, por vía de la normalidad constitucional. Más que mostrar fuerza el Estado de excepción lo que indica es que el Estado que Ud. dirige es verdaderamente débil, pues, está sobrepasado por los problemas que no puede resolver y busca resolverlos (sin lograrlo) por medio de lo que mis contemporáneos llamaban, la razón de Estado. Bye, see you later, míster President.

1 reply »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s