Destacado

“Hace 28 años, como los hijos de la loca Luz Caraballo, nos fuimos detrás del hombre a caballo”

Foto: NoticiaAlMinuto

A propósito de cumplirse 28 años de aquel 4 de febrero de 1992, cuando el fallecido teniente coronel, Hugo Chávez Frías, intentó romper el hilo constitucional, la historiadora y doctora en Ciencias Sociales, Margarita López Maya, advierte que lo sucedido en todo este tiempo debería ser una lección aprendida para la sociedad venezolana

Yira Yoyotte

Margarita López Maya es una de las historiadoras más prominentes del país y del continente americano. Es doctora en Ciencias Sociales y ha sido profesora titular del Centro de Estudios del Desarrollo (Cendes) de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Ha dirigido con entera disciplina y transparencia la Revista Venezolana de Economía y Ciencias Sociales y ha presidido la Sección de Estudios Venezolanistas del Latin American Studies Association.

Actualmente es miembro permanente de la Mesa de Análisis Coyuntural (MAC) del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (CEPyG-UCAB).

La aguda experiencia y visión de López Maya en temas relacionados a los procesos socio históricos y sociopolíticos contemporáneos en América Latina, particularmente en Venezuela, así como la protesta popular, nuevos partidos y proyectos políticos hegemónicos, entre otros, la han convertido en una invitada permanente en foros y conferencias nacionales e internacionales.

Este 4 de febrero, cuando se cumplen 28 años de la intentona golpista que protagonizó el fallecido teniente coronel, Hugo Chávez Frías,  le pedimos a la historiadora Margarita López Maya  reflexionar sobre el tiempo transcurrido, en consecuencia no dudó en afirmar lo siguiente: “hace 28 años, como los hijos de la loca Luz Caraballo, nos fuimos detrás del hombre a caballo”.

Explica que 28 años después de ese hecho político y militar que intentó romper el hilo constitucional, debiera ser una lección aprendida para la sociedad venezolana.”Las responsabilidades no son de un solo actor, están repartidas, sin duda alguna”, precisó.

A juicio de López Maya en aquel momento la clase política venezolana reaccionó tarde y de muy mala manera ante un proceso de declive del modelo modernizador y democrático anunciado por el llamado “Caracazo”.

“Los partidos políticos que nacieron o se fortalecieron con el Pacto de Punto Fijo estaban desprestigiados, cuando se oyó el ruido de sables la población pobre les había dado la espalda y los factores de poder pensaron que en ese río revuelto podían llenar vacíos de representación, prescindiendo de los partidos políticos”, explicó.

¿Por qué sucedió el 4 de febrero de 1992?

“Visto en retrospectiva y a la luz de la dictadura que hoy padecemos, el 4 de febrero fue un hito dentro de una secuencia que, a mi modo de ver, comenzó con el Caracazo de febrero de 3 años antes. Los sucesos del 4 de febrero de 1992 y el Caracazo de 1989 abrieron a machetazos el camino hacia la transformación de la sociedad venezolana que hoy somos y que a ciencia cierta nadie conoce bien”.

¿Pudiera usted identificar algunas causas de aquel acontecimiento?

“Venezuela y su modelo modernizador y democrático del siglo XX para ese momento estaban en una crisis profunda y se buscaba una salida. La sociedad, como ahora, estaba en movimiento. La población, acostumbrada a cuatro décadas de estabilidad y al menos tres de prosperidad y con ambiciosas expectativas, estaba insatisfecha con la forma en que las élites políticas y económicas de entonces manejaban la situación. Se estaban jugando todas las condiciones para la seducción populista: crisis económica con inflación, escasez de alimentos, denuncias de corrupción, creciente desprestigio, degradación de las élites e indignación moral ante el uso creciente de una represión desproporcionada y violadora de derechos humanos para controlar el descontento popular. La imagen del 4F, del joven Hugo Chávez y su aparente sinceridad para responsabilizarse por un golpe militar fallido, cautivó corazones, tanto, que nació el líder carismático que más tarde arruinaría la república”.

Foto: Archivo

¿Qué vieron los venezolanos en Hugo Chávez?

“Encuestas como Doxa y Latinobarómetro mostraban que muchos venezolanos se inclinaban por un hombre fuerte para resolver la crisis y no miraban con malos ojos que fuera militar. La cultura rentista y el funcionamiento Estado céntrico de la sociedad, abonaban a favor de radicalismos. Había que pasar la varita del Estado mágico a otro que hiciera la magia. El río estaba revuelto y comenzaron a moverse intereses como el de los dueños de los medios de comunicación y movimientos sociales, que jugaban a la antipolítica como una manera de desplazar a la clase política, retratada crecientemente como inepta, insensible y corrupta”.

¿Qué opinión le merece el sobreseimiento que le otorgaron a los golpistas del 4 de febrero del 92?

“El 4F, visto después de 28 años, fue un momento de inflexión que nos condujo a las tempestades que hoy vivimos. La benevolencia con la cual se trató a esta irrupción violenta, militarista y antidemocrática, la cultura de tolerancia que se tuvo ante esta violación de las reglas del juego democrático y, después, con el sobreseimiento a los participantes, sin consecuencias sobre sus vidas, me parece ahora que ha revelado el poco valor que los venezolanos le damos a los procedimientos de justicia. Estábamos más centrados en llegar al objetivo de superar la crisis y volver a los años dorados, como fuera. Es esta la razón que como los hijos de la loca Luz Caraballo, nos fuimos detrás del hombre a caballo”.

¿Y después de la muerte de Hugo Chávez qué?

“El 4F se encontró al líder mesiánico, a quien se le dio el voto, luego él fue exigiendo cada vez más y se le fueron otorgando cada vez poderes más absolutos. Cuando Hugo Chávez murió, la democracia, la república y la nación estaban en ascuas. Maduro y los factores de poder que lo rodean solo han cavado, a más profundidad, el camino al infierno que fue abierto por el populismo del comandante barinés”.

Foto: ElNuevoPaís

¿Qué valor histórico le da usted, en medio de este conflicto, a los expresidentes Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera, ambos ya fallecidos?

“Los gobiernos de Carlos Andrés Pérez II y luego Rafael Caldera II buscaron reemplazar el modelo rentista por uno de libre mercado. Ese radicalismo de CAP y su exceso de confianza en sus cualidades de hombre carismático, le hicieron flaco favor a la democracia. En la pobreza y ampliación de la brecha de desigualdad que sufrieron las mayorías de la población por estos programas económicos de naturaleza neoliberal y la polarización social dieron impulso a la política del resentimiento como arma política. La población mayoritaria buscó en el voto castigar a quienes responsabilizaban de la crisis”.

¿Cuál es la lección que debemos aprender de estos 28 años de historia contemporánea de Venezuela?

“La lección para mi es la siguiente: Estamos ante otra crisis, o mejor dicho, ante la misma crisis no resuelta por el chavismo durante estos veintiún años. No vale la pena entonces focalizarnos solo en las élites corruptas y crueles que sin duda alguna cargan con una gran responsabilidad en todo esto, ni irnos detrás de otro hombre a caballo. Es una coyuntura histórica la que vivimos, en la cual se hace imperativo y necesario mirar hacia delante para reconstruir, con bases más firmes, a esta nación llamada Venezuela”.

López Maya, en este sentido, considera que para lograr el cometido debemos asumir como venezolanos y como ciudadanos, que la responsabilidad para salir de esta catástrofe es tarea de todos.

“Solo nosotros podemos construir el futuro compartido, incluyente y democrático que necesitamos. El protagonismo es nuestro. Unámonos entonces en ese propósito”, apuntó finalmente.

Margarita López Maya, ya jubilada de sus labores académicas, se encuentra recorriendo varios países, como invitada especial, para discutir y explicar temas relacionados a la sociedad civil venezolana y su rol en las luchas por la democracia. Esta entrevista la ofreció desde Gainesville, ciudad ubicada en Florida, Estados Unidos.

Foto: Daniel Hernández

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s