Destacado

El chavismo ante el Coronavirus. El control de la agenda

Foto extraída de:https://pousta.com/informe-revela-censura-a-medios-y-bloqueo-a-rrss-en-el-estallido-social/

Andrés Cañizález | 18 de marzo de 2020

@infocracia

Las recomendaciones internacionales para hacer frente al Coronavirus, que en muchos casos pasan por el control de la población y su confinamiento en los hogares para evitar los contagios, termina siendo una suerte de anillo al dedo para un régimen, como el de Nicolás Maduro, que teme a la expresión pública del descontento social.

Las medidas nacionales de cuarentena social, como les ha bautizado el chavismo, terminan siendo una excusa idónea y en sintonía para poder contener socialmente a la población, justamente tras los anuncios de la reactivación de la protesta política que hiciera Juan Guaidó el pasado 10 de marzo.

Si la agenda de discusión gravitaba en torno a Guaidó, en las primeras manifestaciones públicas coordinadas en diversas ciudades, y siendo el paso siguiente de lo que sin duda fue su exitosa gira internacional, en pocos días el panorama político comunicacional ha cambiado por completo.

Los efectos simbólicos de la gira internacional sencillamente se han difuminado, al menos entre los venezolanos de a pie, más allá de que en términos globales siga siendo significativo el casi unánime respaldo de Occidente a la lucha democrática que encabeza el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela.

El Coronavirus ha puesto en evidencia, nuevamente, la capacidad comunicacional del chavismo para modelar la agenda de discusión pública. Especialistas identificados con la alternativa democrática e incluso partidos opositores han debido reconocer que las medidas tomadas por el régimen de Maduro son las correctas y están en sintonía con las recomendaciones globales emanadas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El chavismo sabe aprovechar las crisis, aun cuando haya tenido en este caso diversos ruidos en la vocería. Desde la desaparición pública del ministro de Salud, hasta contradicciones en la condición de contagiados (si eran casos importados o si había contagio local) entre Maduro y el ministro Jorge Rodríguez, hasta lo que terminó siendo la militarización de la respuesta oficial a la crisis, al colocar al ministro de la Defensa al frente de las operaciones, que son tanto sanitarias, como humanitarias y obviamente de seguridad.

Guaidó, en tanto, que había recuperado relevancia y cierta capacidad para marcar agenda propia, en la discusión pública, ante el Coronavirus ha lucido inicialmente errático y luego reactivo.

La crisis del Coronavirus, de forma simbólica, deja en evidencia quién detenta el poder real en Venezuela. Pese a su ilegitimidad de origen, Maduro tiene el control efectivo de las instituciones y como han demostrado el inicio de la cuarentena, mantiene intacta la capacidad de reprimir o imponer por la fuerza sus decisiones, cuando así lo dispone.

El poder simbólico de Guaidó, en tanto, se diluye en una situación de crisis como ésta. Aparece rodeado de especialistas sanitarios de primer nivel, y eso habla de su orientación y deseo de servir, sin embargo carece de capacidad para hacer ejecutar sus decisiones y/o recomendaciones y allí radica en gran medida el drama que rodea a una presidencia interina extendida en el tiempo.

Las cadenas y alocuciones televisivas de Maduro, por otro lado, han recuperado interés para la ciudadana, por razones obvias. En ellas no sólo se brinda información de interés público, sino que como siempre se hace proselitismo, se enmarcan los hechos en una narrativa propia, y al mismo tiempo se fija la pauta que deberán seguir los militantes más fieles del chavismo y ahora también la milicia bolivariana.

En la acera de enfrente, en tanto, no sólo hay una minusvalía comunicacional, que es obvia, sino que se mantienen las dificultades para contar con un mensaje cohesionado,  consensuado entre los actores políticos relevantes de la oposición democrática, incluso en una situación crítica como la actual, en la que el país demanda orientación política y social.

Ha comenzado la cuarentena social generalizada en Venezuela y sí, el gobierno de Maduro controla la agenda, en esta coyuntura.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s