Destacado

Sociedad civil activa y movilizada: El camino a la transición

Cortesía de: El Español

Pedro González Caro | 8 de mayo de 2020

Oficial retirado de la Armada Venezolana. Graduado de la Escuela Naval en 1981. Licenciado en Ciencias Navales. Profesor de la UCAB en el Máster de Gestión de Programas  Sociales, Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública. Subdirector del CEPyG-UCAB.

@ciclotronix

Existe una mayoría amplia del país que reclama el respeto a sus derechos ciudadanos y políticos, incluido el derecho a elegir, pero existe en Venezuela, una gran dependencia hacia las iniciativas de otros actores políticos o internacionales, lo que genera una sociedad civil pasivamente espectadora ante la evolución de los eventos políticos y sociales. Es así como mientras una mayoría de los ciudadanos centra sus esfuerzos exclusivamente en la subsistencia y en adaptarse para sobrevivir, una respuesta que ha sido análoga en sociedades como la de Cuba, Myanmar y una parte importante de los regímenes autoritarios de África, una porción cada vez menor de los ciudadanos participan en alguna forma de organización ciudadana, local o regional, al tiempo que las pocas organizaciones existentes no están empoderadas ni confían en sus propias capacidades ni del impacto que pueden lograr mediante su acción  sistemática y debidamente planificada.

Venezuela atraviesa por la peor crisis de su historia republicana. Se trata de una crisis sistémica que abarca todos los ámbitos de la realidad y afecta con especial virulencia a las clases sociales más vulnerables. La regresión democrática acompañada por la inculcación o inobservancia de los derechos humanos constitucionalmente establecidos, entre muchos otros factores, se ha traducido en un deterioro generalizado en lo social, político, económico y en la convivencia misma de la población. La participación ciudadana, se establece como práctica para transformar y construir nuevas realidades con la capacidad de alcanzar propósitos, interpretar intereses de la sociedad e incorporar, en las deliberaciones presentes, las necesidades de las generaciones futuras. Sin embargo, la realidad en Venezuela está muy distante de esta norma, la mayoría de las organizaciones ciudadanas, se observan aisladas y dispersas, con grandes intensiones, pero en general la sociedad es pasiva, esta conducta social generalizada, obedece a que la sociedad se encuentra frustrada al no obtener ningún resultado de las acciones que adelanta. Los líderes sociales  están dispersos y no demuestran claridad en los objetivos. Los ciudadanos han perdido el interés en los asuntos públicos decantándose por garantizar solo su propia sobrevivencia. Esta pérdida de interés en lo público ha apuntalado la desconfianza en los partidos políticos.  Toda esta situación pone a los ciudadanos venezolanos en una condición de alta vulnerabilidad para el ejercicio y defensa de los derechos humanos.  

Esta circunstancia mantiene el proceso de transición estancado y además los indicadores del incremento del autoritarismo se ponen de manifiesto con mayor intensidad.  Estamos frente a un estado que no es capaz de satisfacer las demandas mínimas de seguridad social, política y de justicia, los ciudadanos están cada vez más restringidos para participar y los medios para ello están cada vez más restringidos y perseguidos con lo que la voz disidente tiene menos espacio y es sustituida por mensajes adulantes en favor del régimen totalitario. En la actual Venezuela es imposible realizar un mínimo balance en torno los signos democráticos que pudiera tener la sociedad porque no solo existe equilibrio sino que el camino a la anomia se hace cada vez más evidente.

En la gráfica se puede observar cómo fluyen los elementos desde el problema hacia las diferentes consecuencias del estancamiento del proceso de transición, entonces cabe preguntarse, porqué está detenido el proceso?, qué puede hacerse para que la situación política fluya en la dirección de la consolidación de un proceso de transición a la democracia?.  Y es allí donde comienzan a aparecer las razones por las que este proceso está detenido: Encontramos que en primera instancia están los altos costos de salida también conocidos como costos de tolerancia al cambio, es decir, quienes detentan el poder no “toleran” que se produzca un cambio en el poder porque simplemente tienen miedo, a ser perseguidos, tienen miedo a perder las ventajas que han acumulado, pero sobre todo, no confían en quienes eventualmente vendrían después. Las evidencias les dicen que hay toda una trama de persecución ya lista para cuando salgan. Entonces si es así cómo hacemos para darles confianza y se sientan seguros?. Por otro lado está el importante tema de que no necesitan irse, porque quedarse, aun por la fuerza, no tiene ningún costo para ellos, esto es lo que entendemos como costos de represión. Nuevamente, nos preguntamos por qué el costo de represión es tan bajo?. La respuesta es que no necesitan reprimir a los ciudadanos porque éstos simplemente no manifiestan porque están demasiado ocupados tratando de sobrevivir. Se entiende entonces porqué no hay luz, ni internet, tampoco hay gasolina ni comida y no sucede nada que cambie la situación. Si el gobierno cumpliera con los deberes consagrados en la Constitución los ciudadanos podrían detenerse a pensar que están sometidos por un gobierno arbitrario, por el contrario, están ocupados tratando de vivir un día a la vez. No protestan, “no tienen tiempo para eso”. El gobierno lo sabe y se da cuenta que el sistema tiene compensaciones, ellos apenas cubren las demandas las familias más empobrecidas  y cada vez más todo depende del gobierno, así los mantienen sumisos y no hace falta reprimir a la población.  Por otro lado, y como un estímulo para que la gente no proteste, es que en repetidas oportunidades el liderazgo ha fallado en cumplir ofertas de transición, razón por la cual han perdido la confianza de los ciudadanos y ahora cuando alguno de ellos valientemente se atreve a alzar su voz para protestar no hay quien lo respalde. Esta persona se convierte en un blanco fácil para que el gobierno la persiga y encarcele, además el control de las instituciones y los órganos de justicia cooptados permiten “construir” expedientes para justificar plenamente el concepto “políticos presos” en lugar de hablar de “presos políticos”. Una vez más el costo de reprimir es muy bajo.

La comunidad internacional tiene posturas diferenciadas, algunos abiertamente apoyan al régimen y otros apuestan por la democracia, sin embargo nos preguntamos hasta dónde pueden los países actuar en favor de la democracia, si los ciudadanos internamente no lo hacen?. La sociedad está desarticulada, desmotivada y desmovilizada, el círculo vicioso se cierra porque quienes deben motivar e impulsar a la sociedad perdieron la confianza.  Sucedió que con ofertas demagógicas desilusionaron al ciudadano hasta que perdió la fe y la esperanza en que el cambio algún día llegaría, paradójicamente estas son las herramientas que necesita el liderazgo para poder tener la fuerza necesaria para poder enfrentar al opresor y ni hablar de la estructura que resulta indispensable para que el liderazgo pueda hacer su trabajo. Los partidos políticos están cada vez más desprestigiados, los intereses personales y partidistas privan sobre los intereses de los ciudadanos.

En resumen, estamos inmersos en un sistema perverso y corrupto que está diseñado para mantener a bajos niveles los costos de represión aunque esto influya y mantengan bajos también los costos de tolerancia. Con esta fórmula, nunca podrá “desatascarse” el proceso de  transición hacia la democracia por lo tanto es imperativo que los ciudadanos comprendan que su rol es fundamental, que es necesario retomar la confianza en el liderazgo y que recuperen la esperanza de vivir en libertad y en democracia.  

Una Sociedad civil activa y movilizada es el camino a la transición.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s