Opinión y análisis

La victoria de Trump y otras sorpresas posibles, según las encuestas

Foto: Archivo

El País

Jorge Galindo/Kiko Llaneras

Joe Biden es el favorito para ganar las elecciones. Tiene una ventaja de nueve puntos en los sondeos, que es el doble de la que tenía Hillary Clinton hace cuatro años. La predicción diaria de EL PAÍS le da un 85% de opciones de salir elegido, que es un liderazgo considerable. Pero un 85% no es un 100% y Donald Trump conserva una opción entre seis de ganar.

Las sorpresas son una posibilidad. Las encuestas son una aproximación, aunque no haya nada mejor para predecir elecciones. Gracias a los sondeos sabemos algunas cosas con cierta seguridad, como que los jóvenes votarán al candidato demócrata o que en Oklahoma ganará Trump. Pero no podemos esperar que sean exactas y nos garanticen el ganador en Estados apretados, como Florida o Pensilvania.

Por eso los pronósticos se expresan en probabilidades. Es una forma de subrayar la incertidumbre de un resultado electoral. A continuación vamos a explorarla planteando seis resultados posibles, Estado por Estado. En los primeros gana Biden y los últimos son las sorpresas de Trump.

1. La victoria “normal” de Biden

Un escenario probable es que Biden y Trump ganen en los Estados donde ahora mismo tienen ventaja. En ese caso, si las encuestas aciertan en todas partes, Biden vencería con 351 votos electorales contra apenas 187 para Trump.

Que el mapa sea exactamente ese sería raro (hay demasiadas combinaciones). Pero hay muchos resultados parecidos —cambiando de color uno, dos o cuatro Estados— y en todos gana Biden. Por eso es el favorito, porque Trump necesita una sorpresa considerable para vencer.

2. Una victoria aplastante de Biden

Una primera sorpresa sería que Biden lo haga mejor de lo que dicen los sondeos. De esta lista es quizás lo más probable, que en lugar de ganar por ocho puntos lo haga por 10. El siguiente mapa representa el resultado asumiendo que el demócrata gana todos los Estados donde tiene un 33% de probabilidades, según el modelo estadístico de FiveThirtyEight. Es un escenario posible que podría llevar por encima de los 400 votos electorales y que resolvería en la noche del martes todas las incógnitas.

3. Trump lo hace mejor de lo esperado… y casi gana

La victoria de Trump pasa por dar una sorpresa —que, por definición, no se puede adelantar— o seguir un sendero estrecho. El primer Estado fundamental es Florida, que reparte 29 delegados y está más abierto que ninguno: en las últimas cinco elecciones ha caído tres veces del lado republicano y dos del demócrata. Trump tiene que empezar por cambiar allí la desventaja de tres puntos que tiene en los sondeos. Después debe asegurar la victoria donde es líder —Iowa (+1 punto en los sondeos), Texas (+2), Ohio (+2), Alaska (+6)— y ganar otros disputados, como Georgia (0) y Carolina del Norte (-3). Si suma un Estado mediano en juego, como Minnesota, por ejemplo, serían uno de los resultados más apretados de la historia reciente.

Para seguir leyendo y ver los gráficos interactivos, visita El País.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s