Destacado

Negociación: ¿una carrera de obstáculos?

Tomada de El Periódico

Félix Arellano

Desde Miraflores estamos observando una intensa actividad vinculada con la negociación, con diversos grupos y niveles y hasta el momento lo que se puede asumir es que se logran pequeños resultados en la negociaciones con los grupos menos críticos, algunos los definen como colaboracionistas. Ahora bien, en el proceso de negociación más complejo y ambicioso, vinculado con la oposición democrática más crítica asociada al llamado G4 y la comunidad internacional democrática, la estrategia pareciera orientarse al desgaste, la dispersión, la complicación, la mira de largo plazo. Dar la imagen de interés, pero no avanzar en aspectos sustantivos, toda vez que puede estar en juego la permanencia en el poder, su gran objetivo.

Nos enfrentamos con una vorágine negociadora, que se percibe cargada de contradicciones. Sectores fundamentales del bloque en el poder parecieran estar conscientes que necesitan concertar acuerdos, en particular con el gobierno de los Estados Unidos y la Unión Europea, para superar las sanciones, pero no quieren ceder en temas importantes relativos a condiciones electorales realmente competitivas, pues asumen que podría ser el principio del fin.

Cuando referimos las contradicciones que se proyectan desde Miraflores en relación con las negociaciones, podemos empezar por destacar que el discurso se concentra en el cuestionamiento de las sanaciones secundarias, económicas y financieras que aplica exclusivamente los Estados Unidos, por los efectos colaterales en términos sociales que generan.

Según la versión oficial toda la crisis humanitaria que enfrenta el país es producto de tales sanciones, ocultando la realidad estructural, es decir, que el modelo económico que se está aplicando desde que el proceso bolivariano asumió el poder, se ha orientado a la destrucción de la economía para empobrecer la población y poder ejercer un control social más efectivo.

Como se puede apreciar se promueve un falso discurso de responsabilizar a las sanciones económicas que aplica el gobierno de los Estados Unidos, desde la administración de Donald Trump, como la causa de la crisis económica venezolana y se está movilizando a diversos sectores nacionales y medios de comunicación, toda una estrategia con especial incidencia en Washington, para presionar sobre las graves consecuencias sociales de las sanciones, lo que no es muy cierto.

Las sanciones secundarias pueden tener consecuencias paradójicas, y se puede presentar la sobre aplicación particularmente en el sector financiero, lo que puede afectar diversas transacciones venezolanas, pero no se puede desconocer que la gravedad de la crisis económica que enfrentamos tiene sus raíces en el modelo económico que está aplicando el proceso bolivariano, situación que se exacerba con los efectos perversos de la pandemia del covid-19 y su errática administración.

Las sanciones económicas pueden generar efectos contradictorios, y eso lo aprovecha Miraflores en su narrativa oficial, sobredimensionando los efectos. Pero el discurso oficial no se hace evidente, que la mayor preocupación del bloque en el poder tiene que ver con las sanciones personales, que tienen mayor tiempo de aplicación, en el caso de Estados Unidos se iniciaron desde la administración del presidente Barack Obama, y con el transcurrir del tiempo se han incrementado tanto el número de funcionarios sancionados, como los países que aplican esa modalidad de sanciones; ha sido el caso de la Unión Europea y el gobierno de Canadá.

El discurso oficial se concentra en el cuestionamiento de las sanciones económicas exagerando sus consecuencias, en el fondo la mayor preocupación yace en las sanciones personales, y la estrategia de presión o lobby para promover la eliminación de tales sanciones se está desarrollando de forma intensa con la participación de diversos sectores nacionales e internacionales; sobre diversos objetivos y en diversas áreas.

Miraflores está organizando la mayor participación posible de instituciones nacionales y países aliados para que se sumen activamente en el proceso de presión, repitiendo el libreto de las graves consecuencias sociales de las sanciones. En este contexto, ha empezado a reconocer las dramáticas cifras de la grave crisis que enfrenta el país, manipulando la información para presentar ante el mundo y, en particular, en los Estados Unidos, que la destrucción del país es producto de tales sanciones, una grave exageración que se está repitiendo insistentemente.

A nivel nacional los partidos políticos de la oposición amigable a Miraflores; empresarios y ONG afectados por complicaciones de transacciones financieras y los sectores vulnerables adeptos al proceso bolivariano, han sido movilizados para repetir el libreto sobre las graves consecuencias de las sanciones.

Para estimular la mayor participación social en el cuestionamiento de las sanciones, encontramos la manipulación de algunos casos complejos como el diésel o el programa de vacunación contra la covid-19. En relación al diésel, se presenta ante el mundo una grave crisis, sin reconocer que el deterioro de la industria petrolera lleva muchos años y que, no obstante las necesidades energéticas del país, se mantienen las dadivas petroleras a Cuba: recursos que el gobierno comunista de la isla utiliza con fines mercantiles en el mercado internacional.

En la estrategia de presión contra las sanciones se espera que los sectores afectados por el manejo irresponsable del sector energético, se sumen al coro de las denuncias, resaltando que la crisis que se enfrenta es producto de su aplicación y está afectando directamente a la población, con mayor intensidad a los sectores más vulnerables; ocultando que el proceso de destrucción de la industria petrolera venezolana ha avanzado producto de la ineficiente administración del proceso bolivariano.

El discurso oficial se orienta a presentar ante el mundo que las sanciones están impidiendo la compra de las vacunas dentro del sistema covax; empero, expertos del área económica consideran que el Estado ha logrado mayores ingresos en el presente año, lo que permitiría el pago sin mayores dificultades.

Por otra parte, debido a la falta de transparencia del grave deterioro económico, por no suministrar las estadísticas que confirman la evolución de la crisis, el país no logra aprovechar los beneficios del programa covax para los países más vulnerables. 

La división de la contraparte democrática tanto nacional como internacional, constituye otro elemento clave en la posición de Miraflores. En el caso interno, en lo que respecta al sector político, todo indica que la estrategia ha avanzado significativamente y en estos momentos nos encontramos con una oposición fragmentada, perseguida y debilitada. La labor desde Miraflores ha sido decisiva, pero no podemos desconocer que los políticos también han contribuido con sus personalismos, soberbias y agendas propias.

Ahora bien, el proceso de división no se limita a los partidos políticos, toda la sociedad civil, los medios de comunicación, el mundo sindical, el sector académico y de investigación, la iglesia, la cultura, e incluso el deporte, lleva un largo tiempo enfrentando las presiones y hostigamiento desde el bloque en el poder.

En estos momentos se ha incorporado un nuevo elemento en la actuación frente a la sociedad civil, pues se aspira en cada sector a crear el grupo disidente que respalde la estrategia oficial, la de rechazar las sanciones y la incorporación activa en las presiones frente al gobierno de los Estados Unidos. El objetivo es lograr dividir cada uno de los sectores que conforman la sociedad civil venezolana.

En el plano internacional, los gobiernos aliados al proceso bolivariano, los mecanismos de cooperación en los que participa activamente Miraflores: ALBA, Grupo de Puebla, Foro Social de San Pablo, se están sumando progresivamente a la campaña de presión frente al gobierno estadounidense. También se está tratando que organizaciones internacionales vinculadas con los temas humanitarios asuman una posición crítica frente a las sanciones.

Como se puede apreciar uno de los objetivos centrales de la estrategia es generar la atmósfera para que los gobiernos, especialmente, el del presidente Biden, inicien en el corto plazo la eliminación de las sanciones. En este contexto,  el lobby en los Estados Unidos se está ejerciendo sobre diversas instituciones como el Congreso, las diversas dependencias del gobierno federal vinculadas con el tema y las fracciones que hacen vida en el partido demócrata, más concretamente los sectores de izquierda.

El objetivo fundamental es lograr la progresiva eliminación de las sanciones sin mayores concesiones, dada la firme posición que hasta el presente ha mantenido la administración de Biden, en el sentido de que las sanciones se desmontaran tras una negociación con resultados concretos para alcanzar una salida pacífica y democrática de la crisis venezolana, posición que apoya la Unión Europea y los demás gobierno democráticos que rechazan la legitimidad del gobierno de Nicolás Maduro.  Miraflores recibe la presión y asume, como parte de su juego estratégico demostrar aparente disposición e interés, pero complicando, entorpeciendo, distrayendo.

El gobierno trabaja para mantener el tema de la negociación en la mesa como un recurso de largo aliento, da señales de disposición, pero paralelamente promueve prácticas agresivas contra los partidos políticos democráticos; anuncia públicamente condiciones inaceptables para instalar la mesa de negociación; complica todos el procesos logístico de definición de las condiciones previas de la negociación y la logística; y así consume tiempo permanentemente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s