Columnistas

¡Vamos a la Primaria!

Imagen Alfredo Yánez

PDF compartir

Alfredo Yánez Mondragón / 23 de octubre de 2014

El tema anda por ahí, sin querer queriendo. La dirigencia política venezolana se prepara para un desafío electoral en los próximos tiempos. Más allá de comprender la naturaleza del evento, de su magnitud y de su trascendencia; hay algo básico que debe hacerse y que pocos se atreven a proponer: la selección de los candidatos.

Para la elección parlamentaria de 2010 el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) recurrió a las primarias internas para definir a sus militantes postulados, mientras que la oposición oficial se valió de una fórmula mixta. Usó primarias en veintidós circuitos y en el resto operó por la vía del consenso.

Para la elección presidencial de 2012, la pluralidad de propuestas políticas en el sector opositor obligó a la primaria abierta; y pese al escepticismo de muchos, la convocatoria de más de tres millones de votantes validó la decisión de acompañar a Henrique Capriles como candidato presidencial de la llamada Unidad.

El oficialismo no discutió. Hugo Chávez fue su candidato, desde la misma noche del 15 de febrero de 2009, cuando se proclamó victorioso en el referendo nacional que aprobaba la enmienda constitucional que permitía la reelección indefinida.

Los tiempos, dinámicos como son, plantean una nueva realidad. Ni Hugo Chávez está en escena para determinar a “sus” candidatos, ni la Unidad está tan unida como para llegar a candidatos por consenso.

Hablar de primarias internas hoy, como lo fue en 2011, es un tema escarpado; lleno de dudas, de complicaciones económicas, de ambiciones políticas desmedidas y de incredulidad por parte de una población que sigue asida a la idea del voto, pero llena de desconfianza hacia las instituciones que lo hacen posible.

El sociólogo, excandidato presidencial y profesor universitario, Claudio Fermín, lanzó la idea de recurrir a elecciones de base para la selección de los candidatos a la Asamblea Nacional, en tanto que María Corina Machado ha dicho entre sus círculos que está de acuerdo con la celebración de primarias para todos, en función de esa elección.

Como queda expreso en el libro “Primarias, un ejercicio ciudadano”, ese tipo de elección –practicada sin problemas en otros países- en Venezuela representaría mucho más que un método de selección. Hoy, como en 2011, la primeria podría convertirse en un ejercicio de ciudadanía; no solo entre los electores, sino entre los propios candidatos, obligados a rendir cuentas de sus actos.

Pasados los años, y habiendo vivido un período legislativo plagado de tropiezos en todo orden, la selección de los nuevos candidatos –independientemente del partido, agrupación o alianza- debe llevar consigo una visión estratégica mucho más arraigada en la propuesta que desafíe al país; que en promesas sin sustento argumental para su cumplimiento.

Si el país y su dirigencia, claros como estamos de la necesidad electoral que se avecina, no define una estrategia de selección de candidatos, a la par que desarrolla la dinámica actual de relevo en las Instituciones y de exigencias en todos los campos para el respeto del perdido estado de Derecho, llegaremos a la fecha de la elección para enfrentar nuevamente ideologías frías y vacías, en vez de propuestas que conviertan el voto en el inicio de un proyecto de país inclusivo; atento al reto por venir de la reconstrucción nacional, independientemente de las simpatías partidistas –o caudillistas- que hoy se tengan.

 
Alfredo Yánez Mondragón
@incisos

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s