Opinión y análisis

El Estado del mal-estar en Venezuela

Imagen Mercedes Martelo

PDF   compartir

Mercedes Martelo  / 23 de octubre de 2014

Según recientes y prestigiosos sondeos de opinión pública referidos en la prensa nacional, más de las tres cuartas partes de la población venezolana, considera que la situación del país está mal aunque lo expresen en sus diferentes grados (regular hacia mal para los más condescendientes con el gobierno; mal para los más neutrales; muy mal para los más porfiados opositores), en todo caso, el malestar se extiende a todo lo largo y ancho del país.

Uno de los logros más reconocidos de los países que se dicen más avanzados o desarrollados, está relacionado con el nivel de bienestar que logran establecer para sus ciudadanos en aspectos de vital importancia. En un país donde el Estado asume la responsabilidad de garantizar la protección social en términos de salud, vivienda, educación, servicios sociales, pensiones de jubilación y protección de los trabajadores y desempleados, se puede hablar de la existencia de un Estado de Bienestar o Estado Providencia. El mantenimiento de tales obligaciones conlleva una importante carga financiera para la administración pública y se discute ampliamente en el mundo en torno a diversos mecanismos que permitan cubrir estas obligaciones y mantener el equilibrio entre las necesidades de la población y los recursos disponibles.

En Venezuela no se discute nada. El gobierno, sin que medie intercambio de información ni discusión para la formulación de políticas públicas de beneficio social, decide la aplicación de los recursos de la manera que mejor conviene a sus intereses. El asunto es que las políticas de beneficio social son totalmente ineficientes y los resultados saltan a la vista.

001El deterioro generalizado que venimos observando en todas las dimensiones de la vida, para un número cada vez mayor de personas en todo el territorio nacional, nos lleva a concluir que en Venezuela, si alguna vez se trabajó para el establecimiento del Estado de Bienestar, ese trabajo se ha esfumado y lo que se ha instalado es el Estado de Mal-estar.

El Estado de mal-estar tiene que ver con servicios de salud, educación, seguridad, vivienda, empleo, pensiones, vialidad, luz, agua potable, aseo, telecomunicaciones, que funcionan mal (cuando lo hacen) o no funcionan en absoluto porque faltan insumos o falta personal calificado o faltan infraestructuras, o falta organización o una combinación de las anteriores o todas las anteriores, de manera que el servicio se presta con una calidad inaceptable para el costo que registra.Estar mal según el DRAE, tiene que ver con estar a disgusto, con pesadumbre, con inquietud interior, desazón y una incomodidad indefinible. Así estamos la mayoría de los venezolanos. Nadie con dos dedos de frente puede entender que con la masa de ingresos petroleros más grande que haya tenido jamás el país, el equipo que nos gobierna desde hace más de tres lustros haya logrado reducir la calidad de vida de las grandes mayorías en tal magnitud como la que vivimos frente a la inflación, la escasez, la inseguridad, la falta de empleo digno y bien remunerado, la falta de seguridad social en general.

El llamado Socialismo del Siglo XXI se ha revelado como el peor sistema de administración de recursos públicos de todos los tiempos por haber dilapidado una inmensa riqueza y ha devenido inexorable en Estado de mal-estar. Basta con salir a la calle diariamente a trabajar para constatar el alto grado de insatisfacción que presentan los ciudadanos en todos los rincones del país. ¿Por qué hemos llegado a este punto?, ¿qué nos espera en la medida que el más ineficiente de los gobiernos que conocemos tenga menos recursos por la disminución de los precios del petróleo?

Puede que esté llegando la hora de que las grandes mayorías despierten a la nueva realidad. Los sectores populares y los sectores medios deben activar su capacidad de alianzas para hacer frente a una élite enquistada en el poder que sólo ha trabajado para su beneficio en perjuicio del país y su futuro.

Mercedes Martelo
mercedesm2005@gmail.com
 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s