Columnistas

De la Venezuela que no conocimos… al presente

Gomez  Maduro portada

Carlos Romero Mendoza  / 26 de febrero de 2015

De la debilidad física y espiritual del pueblo, deriva una de las fuerzas más poderosas: la dictadura“.  Así lo afirmó en 1928, uno de los representantes de aquella histórica Generación del 28.

El autor de esas palabras fue Gonzalo Carnevali, quien en Bogotá en 1928, relató con crudeza los daños que la dictadura gomecista dejaba en la sociedad venezolana y particularmente en su vida como joven.

Carnevali sufrió la muerte de su padre en la cárcel gomecista, vio a uno de sus hermanos destrozado moral y físicamente por aquellas torturas del régimen y entonces describió que al lograr salir de la cárcel sus ojos eran “nuevos, amargos, agresivos para mirar la vida y viejo a los 25 años.”

Aquellas graves consecuencias de un tiempo de dictadura hoy parecieran repetirse en la historia patria; más aún, cuando transcurridos casi 90 años de la llamada Generación del 28, nuestras cárceles registran jóvenes, estudiantes, privados de su libertad y que levantan su voz para preguntar, como entonces lo hizo Carnevali: “¿Cuál fue nuestro delito, cuál nuestro enorme crimen para semejante castigo?”.

imagesLos ojos de aquél joven Carnevali, describieron en Bogotá, una Venezuela en la cual “no se aplica la Constitución y las leyes, sino cuando una y otra no hieren los intereses y las necesidades del régimen, o de cualquiera de sus hombres.  Ninguna de las garantías ciudadanas se respeta. Las libertades de reunión, de pensamiento, de asociación, de inviolabilidad de correspondencia, la seguridad personal, todo ello que constituye la base fundamental de las relaciones del individuo con el estado, es letra muerta.”

Para que el público colombiano entendiera mejor sus palabras y se comprendiera el alcance del poder de la dictadura, Carnevali cita las palabras que el Dr. Arcaya respondió al estudiante Raúl Leoni, cuando éste en representación de los estudiantes le solicitaron la liberación de sus compañeros, luego de los carnavales y de la celebración de la semana del estudiante de 1928, ellas fueron: “El gobierno puede hacerlo todo en Venezuela”  y en el relato afirma que Arcaya agregó: “Venezuela es un país alejado de las corrientes de la civilización”.

¿La Venezuela que experimentamos en este siglo, es muy diferente a la que describió Carnevali en el siglo pasado? ¿Esas palabras del Dr. Arcaya, ministro de Gómez, podrían ser palabras de cualquier ministro de Maduro?.

Carnevali describió que en su Venezuela no había otra fórmula para enfrentar al régimen que  a través de un motín o de una revuelta sin armas, ello significaba persecución, en consecuencia la cárcel y muy probablemente la muerte.  En aquél país de 1928, advirtió, no había derecho a intervenir en el desarrollo, “todos estaban aislados, amenazados, embozalados, sus revistas y centros al borde siempre del atropello y la clausura.”

En aquella Venezuela “la ignorancia, el paludismo y el terror” habían sido elevados por Gómez a la categoría de instituciones nacionales.

Pretendiendo adelantarse al público presente, Carnevali se preguntó: “¿Y el Congreso?  ¿y la prensa? ¿por qué no se reclama ante el uno y no se denuncia ante el otro semejantes desafueros? ¿y el ejército? ¿por qué no se levanta contra Gómez?”.

A todo ello, él mismo respondió: “la Prensa, el Ejercito y el Congreso son Gómez, prolongaciones de Gómez y emanaciones de Gómez.”  Además, agregó en su charla, que Gómez, no es sólo el hombre, como muchos creen, es un sistema.

Para Carnevali en aquella Venezuela, la sociedad sólo tenía como arma efectiva para enfrentar la dictadura “un alfiler” llamado: “chiste” que se esgrimía a diestra y siniestra, pasando entre los resquicios de la dictadura con habilidad sorprendente.

Carnevali, en su charla denunció que en su Venezuela la institucionalidad era simplemente una formalidad.  Si bien había un Congreso, integrado por senadores y diputados, el poder del gomecismo era tal, que no necesitaba de una farsa electoral para elegir a supuestos representantes que realmente solo protegían los intereses de la dictadura.

En aquel Congreso gomecista, complementó Carnevali, todo se decidía por unanimidad y esa misma votación formal se repetía tanto para aprobar leyes, como para derogar esas mismas leyes sin leerlas muchas veces y sin debate alguno.

Aquellos representantes, ni hablaban, ni opinaban, sólo votaban a mano alzada, y en consecuencia Carnevali advirtió que los congresistas terminaban por parecerse a una academia de gimnasio sueca. Así mismo, denunció que no se podía esperar nada de los tribunales venezolanos, pues no admitían ninguna demanda contra el sistema, en consecuencia, en 1928 la justicia venezolana se expresaba “de un lado, del lado de los fuertes, todos los derechos; del otro, todas las sumisiones y todos los deberes”.

descarga

La precaria institucionalidad que describió en 1928 Carnevali, con sus ojos de juventud lesionada y dolida por la absurda violencia de una dictadura, hoy se asemeja tristemente a una institucionalidad que aún con cinco poderes públicos y obligada constitucionalmente a estar al servicio del ciudadano, se coloca al servicio de la intolerancia política impulsada desde un sistema que no acepta que el modelo fracasó. Así como el gomecismo se debilitó hasta desaparecer con la muerte de Gómez, el chavismo cerró también su capítulo con el fallecimiento de Chávez.

Oportuno es retomar el mismo llamado a la solidaridad continental para con los presos políticos y la sociedad venezolana, como lo reclamó  en 1928 Carnevali y rogar para que esta experiencia que dolorosamente experimentamos y aquella de 1928, nos sirva de referencia y lección para valorar la democracia tan pronto logremos reencontrarnos con ella.

Fuente:

Congreso de la República. La charla desordenada sobre Gómez y el Gomecismo.  Dictada por Gónzalo Carnevali en Universidad Libre de Bogotá. 1928.  En:  La oposición a la dictadura Gomecista.  El movimiento estudiantil 1928. Antologia documental. Caracas- Venezuela 1983. Pp. 223-258.

1 reply »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s