Opinión y análisis

Democracia y candidatos

Enfoque Portada

Juan Manuel Trak – 14 de agosto de 2015

En estos días hemos presenciado un agrio debate sobre la aparición de candidaturas fuera de las alianzas políticas más importantes. Por el lado oficialista, varias organizaciones han decidido desmarcarse del PSUV y proponer candidatos que busquen interpretar el descontento de aquellos que creyeron en Chávez y que sienten que Maduro ha destruido su legado. Esta situación no es nueva ni extraña, dentro del chavismo hay un descontento generalizado que es evidente en todos los estudios de opinión serios y eso se traduce en desalienación política tanto de una buena parte de sus seguidores, así como también de dirigentes de base.Enfoque 2

En la acera del frente, la Mesa de la Unidad Democrática también muestra una situación similar, aunque más endémica. Desde la convocatoria y celebración de las elecciones primarias de la coalición opositora se sabía que existía descontento entre diferentes grupos y regiones que se sintieron excluidos del proceso, estados como Amazonas, Apure, Aragua, Barinas, Delta Amacuro, Guárico, Lara, Mérida, Miranda, Sucre, Vargas y Yaracuy ni en el voto uninominal ni mucho menos en el voto lista, en otros estados hubo primarias en algunas circunscripciones pero no en todas. En cualquier caso, los partidos miembros de la Mesa de la Unidad decidieron distribuir las candidaturas sin informar a la opinión pública cuales eran las reglas de decisión. Esta situación trajo como consecuencia lógica y esperada la aparición de candidaturas independientes que se sintieron excluidas en el proceso de selección de candidatos, y que son imposibles de deslegitimar ante la ausencia un mecanismo más amplio para escoger a los candidatos.Enfoque 3

Independientemente del origen de esas candidaturas, lo cierto es que la respuesta de un sector de la alianza opositora ha sido lamentable. La lógica amigo-enemigo impuesta por Chávez se replica en el seno de la Unidad Democrática y, si bien es cierto que la MUD requiere concentrar la mayoría de los votos posibles para garantizar su victoria electoral, la estigmatización y el insulto no es la estrategia más acertada en esta situación. En un país en que el 50% de los venezolanos no se siente cercano a ninguno de los polos, ofender a quienes se colocan en el centro y reclaman más apertura de la Mesa evitará sumar votos a la causa opositora. Al día de hoy la gente no percibe que el gobierno es capaz de superar la crisis, pero tampoco ve en la oposición una alternativa viable de poder; de allí su necesidad de liderazgo un discurso constructivo, integrador y, definitivamente, mucho más democrático.

Enfoque 4Si efectivamente la Mesa es democrática, como lo dice su nombre, buscará establecer mecanismos de debate público de ideas con otros diferentes al chavismo, eso permitiría demostrar que es posible construir una democracia plural e incluyente. De lo contrario, el menosprecio, el chantaje, el “ellos contra nosotros” destruirá cualquier agenda de regeneración democrática que se tenga en el seno de la unidad. Esta tarea no es fácil, ya que el sistema electoral conduce a que la confrontación sea entre grandes bloques. Sin embargo, al día de hoy no hay ningún bando político que pueda reclamar para sí la mayoría absoluta en el país; por lo que el ganador será aquel que logré hacer la mejor propuesta posible para ganar la confianza y el voto de la gente.

3 replies »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s