Opinión y análisis

Estar claros

PDF compartir

Guillermo Ramos Flamerich – 11 de septiembre de 2015

A Leopoldo López

Durante la emboscada oficial del pasado jueves 10 de septiembre de 2015, en las adyacencias del Palacio de Justicia, dos palomas blancas fueron asesinadas. Las había llevado una activista del partido Voluntad Popular como símbolo de reconciliación. Pero la violencia pudo más. A la primera paloma le retorcieron el cuello, la segunda intentó escapar y mientras volaba torpemente, chocó contra uno de los edificios. Caía en el aire de una manera tan triste mientras, abajo, se libraba una batalla entre la intolerancia y el ejercicio de los derechos políticos y constitucionales. Estacas, piedras, puñetazos, robos a mano armada, heridos y el infarto de Horacio Blanco, dirigente de Catia, de la tercera edad.Cable a Tierra 2

Minutos antes, un camión apostado en la Avenida Lecuna escupía a todo volumen canciones que hablaban de paz. Parece que la paz para este gobierno es el silencio y la sumisión, humillar al contrario y hacerle creer que, haga lo que haga, nada va a cambiar. Que van a continuar reprimiendo y que llegaron, con su odio y resentimiento, para quedarse eternamente. Porque este gobierno no tiene ningún sustento ideológico ni reivindicativo.

Es solo un puñado de personajes que a cuestas de la gente hicieron fortuna y que no están dispuestos a perder el dominio de la violencia, de los recursos, del atropello que ellos consideran poder. Creen que cualquier acción es válida para entronizarse. Prefieren la deriva de todo un pueblo, el aislamiento, la muerte, la destrucción de lo que tanto ha costado construir como república. Hay que estar claros, lo que hoy rige a Venezuela es más parecido a una mafia criminal que a un gobierno democrático.Cable a Tierra 4

Pero estar claros de los peligros y las amenazas bajo el signo del terror, no puede ni acobardarnos ni sacar lo peor de nosotros, nuestros demonios internos. Sino la reflexión y acción oportunas. La respuesta nunca podrá ser la violencia, esta solo consolida un sistema que es por y para la violencia. Así como ese dicho malandro: “El plomo me fortalece”, responder de la misma manera a sus ataques es dejar a un lado la sociedad y el país que está en nuestros sueños. Como las arenas movedizas, cuando más intentas salir por la fuerza, más te hundes.

El llamado es a agotar todas las instancias ciudadanas. Hay que reclamar, protestar de todas las formas cívicas posibles, acompañar al más débil. Que la dirigencia asuma un liderazgo no meramente electoral, sino el apostolado de construir con cada palabra y decisión, el país que queremos ser. Allí la importancia de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre como medio, no como fin. El país no termina el 6 de diciembre, tampoco se arregla el 7. De esta difícil situación debe quedar la convicción de construir unas bases sólidas y democráticas para que etapas terribles y que se creían superadas, no retornen a nuestro presente y solo sean lecciones de nuestra historia.Cable a Tierra 3

El jueves 10 de septiembre de 2015 fue una larga jornada que mostró nuevamente lo peor de nosotros como sociedad. Al atacar al otro por sus pensamientos, al juzgar a alguien por sus palabras, por no conformarse con la miseria que hoy gobierna y convocar a la ciudadanía a ejercer lo que le pertenece. Es momento, Venezuela. Es momento de estar claros y hacer las cosas bien.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s