Columnistas

¿Por dónde empezamos?

EP JB Portada

José A. Bucete – 21 de diciembre de 2015

Seguimos analizando el escenario político-social de nuestro país luego del triunfo de la alternativa democrática. Luego de la contundencia con la cual la mayoría del pueblo venezolano se expresó a muchos surge la interrogante: ¿Y ahora qué? ¿Por dónde empezamos?

Sin duda alguna, la grave crisis económica que atraviesa Venezuela ayudó a que el esfuerzo, ahínco y esmero con que trabajaran los hoy diputados electos, se materializara en una victoria. Sin embargo, la mayoría de la sociedad venezolana espera que a partir del próximo 5 de enero, cuando tomen posesión los nuevos diputados, los problemas de las mayorías sean tomados en cuenta para buscarle solución. Si analizamos absolutamente todos los estudios de opinión, ellos nos reflejan que el principal problema que aqueja al país es la grave contracción económica que ha golpeado con fuerza a los bolsillos de todos los hogares venezolanos. Basta con salir a hacer mercado para sentir el clamor de la gente por este problema que a su vez se divide en 3 partes: inflación (alto costo de la vida), desabastecimiento y escasez. Pero ¿la Asamblea Nacional tiene influencia en la economía del país? Me voy a permitir hacer varias referencias de lo que la ciudadanía pudiera esperar del recién electo Poder Legislativo.

El modelo económico que el gobierno nacional durante todos estos años ha venido implementando, se basó en los excesivos controles y leyes impositivas que generaban incertidumbre y que producir aquí no fuera tan rentable como el simple hecho de importar. Venezuela, pudiendo ser una potencia agroalimentaria, lamentablemente hoy importa 9 de cada 10 rubros que comemos, y los que se producen aquí no son suficientes para cubrir la demanda nacional.

1.- La ya saliente Asamblea, delegó su competencia legislativa al Ejecutivo Nacional, obviando la parte más importante en la formulación de las leyes: el debate.

2.- El Ejecutivo Nacional, en su afán de justificar el colapso económico del país, decidió aventurarse por una supuesta ‘’guerra económica’’, pero cabe preguntarse cómo el Ejecutivo, teniendo el control total de la AN, no busca un mecanismo efectivo que le permita combatirla, o mejor aún, cómo teniendo una ley habilitante, no logra derrotar la guerra inventada (guerra económica).

3.- Leyes impositivas que llenan de más cargas tributarias a los productores y fabricantes de los distintos rubros que hoy se pudieran hacer en Venezuela, pero se importan porque sale mucho más económico.

Entonces, esta nueva Asamblea Nacional debe ir al punto que más preocupa a la gente que es el tema económico, por dos razones: 1. Hay que llenar las expectativas de cambio que tiene la colectividad; 2. No perder en simples diatribas el capital político que se alcanzó con tanto esfuerzo. Esto nada limita la acción de los diputados en otro orden de problemas políticos (presos políticos).

EP JB 2

Se debería revisar todas esas legislaciones que afectan y atentan contra el desarrollo económico del país, el marco jurídico actual en el gobierno del señor Maduro, producto de la aplicación de políticas incorrectas introdujo a 2 millones de familias venezolanas al umbral de la pobreza. Promover leyes que faciliten la inversión, que produzcan trabajo, que generen riqueza. Leyes que vayan acorde con la nueva realidad venezolana; somos el tercer país de América Latina en emprendimiento, pues, leyes que promuevan y protejan el emprendimiento. Leyes que protejan los activos del país y que cierren la discrecionalidad en el uso indiscriminado de recursos por parte del Ejecutivo a cosas que no sean prioritarias, ejemplo: regalo a otros países. Leyes que limiten el control sobre las divisas al ejecutivo y que sea a través de un concierto de instituciones que vele por el correcto uso de ellas.

La gente quiere ver a sus diputados activos. Si bien es cierto que no corresponde a los legisladores el cambio económico del país ni la aplicación de las leyes, sí corresponde a ellos el control y seguimiento de la gestión del ejecutivo y obligarlo a que haga cumplir las normas.

1 reply »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s