Columnistas

Muy vivos o muy tontos

aleqm5jx9y-amiwyd1s7nnmbfet4mgtkeq

PDF compartir

José Bucete – 1 de abril de 2016

En los días que acaban de transcurrir nos dan muestra de cómo el mundo, la globalización y el entendimiento entre naciones es lo que impera. Todo parece indicar que esas marcadas diferencias ideológicas que en algún momento dividieron al mundo van pasando de moda, se van quedando atrás y son otras las ventanas que se van abriendo. Apertura económica, flexibilidad en los controles y búsqueda de inversiones que atraigan capitales extranjeros que generen un caudal de dinero orgánico que ayude a satisfacer las necesidades de los pueblos, necesidades que nunca (léase bien: nunca), ningún sistema por muy bueno que aparente, logrará satisfacer o cumplir al 100% con los ciudadanos, por ello que se busque la atracción de nuevos negocios e inversiones que potencien y estimulen las fuerzas productivas y generen riqueza y bienestar a la población.

En mi último artículo, en este mismo espacio, me atreví a escribir sobre un movimiento que crece “lento pero seguro” en toda la América Latina, me atreví a llamarlo “El tsunami latino”, donde trataba de hacer una síntesis de lo que estaba ocurriendo en nuestro continente, y que a pesar de que supuestos buenos gobiernos habían pasado por Latinoamérica, por ejemplo Brasil, aún así la gente se volcó a las calles a protestar fuertemente contra su gobierno y sistema. Todo apunta a que no se progresó al ritmo que la gente espera y quiere; el bienestar no llegó lo suficiente como para calmar las masas, que exigían un cumulo de cosas para rescatar la economía. Esto debe alegrarnos porque nuestro continente que es uno de los mas subdesarrollados del mundo moderno, los pueblos han ido entendiendo que no podemos esperar por dádivas caritativas gubernamentales, sino que debemos ser capaces de generar los cambios que requerimos en nuestros países, y ser lo suficientemente ciudadanos para exigir a nuestros gobiernos: más y mejores condiciones de vida.

bandera-cubanaHoy voy a referirme a un país que tuvo la osadía de contagiar a cuanto cautivo pasó cerca sus malas prácticas gubernamentales, controles asfixiantes a la sociedad y a la economía, pero donde una clase gobernante se enriquecía haciendo a diestra y siniestra negocios muy lucrativos con otros países, mientras que los pueblos seguían sumergidos en la mayor de las miserias. Cuba le vendió a todo el continente latinoamericano un proyecto que fracasó, los hundió y acabó con la vida de miles de ciudadanos que preferían ir en busca de un sueño a las costas miameras que vivir la realidad autocrática y sanguinaria que vivían en su país.

Para desgracia de nosotros los venezolanos, uno de esos cautivos fue este gobierno, que creyó que el modelo cubano era viable, vivible, imbatible y sobretodo que se adaptaba a todos los tipos de sociedades, y si bien es cierto que por gracia y misericordia de Dios no somos Cuba, el plan era calcar lo más posible para vivir teniendo el control del poder. Bastaba escuchar a ex presidentes decir: “vamos enrumbados en el mar de la felicidad”; adoptar héroes patrios que no son ni venezolanos ni héroes, pero dignos representantes de un socialismo que fracasaba a “paso de vencedores”. Toda esa fábula socialistoide, comunistoide y anti imperialista va quedando en el pasado, producto de su fracaso.

Cuba se maquilló y se puso bien guapa para recibir en su casa al mayor representante del “Tío Sam”. Para que nos entendamos: al presidente Yankee. Ver las caras de felicidad en todo el gobierno cubano que sin desparpajo refaccionó la isla para recibir al presidente Obama, no tiene precio. Oír a Raúl Castro decir, que si en Cuba existen presos políticos “esta misma noche estarán libres”, es tan solo una muestra de como van cambiando las cosas.

Cuba aprovechaba la víspera de la llegada del presidente norteamericano para anunciarle al mundo que eliminarían ciertos controles económicos, eliminaban el impuesto al dólar (cosa que cuando era Venezuela la que invertía millones de dólares nunca propusieron), apertura para cadenas hoteles de lujo, la creación de zonas económicas especiales para la atracción de nuevas inversiones. La lista sigue y es larga.

Pero, ¿fue Cuba quien resistió al bloqueo norteamericano o fueron los Estados Unidos que ven una gran oportunidad de negocio en Cuba? O ¿Fueron los cubanos que al acabarse la leche de la vaca que ordeñaban sin pudor (Venezuela) necesitan abrirse al mundo y a la economía global y quien mejor que su vecino del norte?. La verdad es que Cuba no representa una amenaza de ningún tipo y desde el fin de la Guerra Fría Cuba dejó de importarle USA, pero también a los rusos, así que una resistencia al bloque gringo es lo más tonto de pensar. Cuba no tiene ningún bien de manufactura que interese y pueda ser canjeado en el mercado internacional, así que por negocio tampoco es la cosa. La apertura va mas por el lado de lo político, intereses políticos e instinto de supervivencia que cualquier otra cosa.

per0323obamaLa verdad, a mi me alegra que estos cambios se estén dando en el mundo, no por los gobernantes, sino por los pueblos que son los que sufren. Brindarle la oportunidad a un pueblo víctima de un gobierno dictatorial que se encargó de mutilar sus aspiraciones de progreso y desarrollo, es justicia. A Obama le costó 8 años cumplir con sus promesas de campaña: cerrar Guantánamo y restablecer relaciones con Cuba, lo hace justo en plena campaña electoral. “El tiempo de Dios es perfecto”.

Qué triste es ver como unas personas que gobiernan crean un cuento fracasado, que engañó al pueblo cubano, a muchos latinoamericanos, pero que también los engañó a ellos. Se cansaron de gritar tantos improperios anti gringos, todo comandado por sus jefes desde la Habana, y hoy son sus jefes los que les dan la espalda, se ponen su mejor vestido y se van con Mr. Obama.

Cada vez son menos en el continente y en el mundo, no seremos la excepción. Pronto nos tocará nuestro brinco al futuro, que está a la vuelta de la esquina. ¡Si se puede!
Dios bendiga a Venezuela

1 reply »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s