Espacio plural

Madurismo vs. Chavismo

Foto: Panorama.

PDF compartir

José Bucete  –  12 de mayo de 2017

Durante todos estos largos años de revolución socialista del siglo 21, hemos sido testigos de cómo los jerarcas del gobierno buscan excusas para tratar de explicar la compleja situación que enfrentamos los ciudadanos día a día. A principios de la era revolucionaria los problemas no eran tan complejos, es decir, eran problemas que tenían profundas raíces y esas profundidades hacían que los venezolanos pusieran su esperanza en una revolución, que si bien es cierto no era algo novedoso, sí contaba con unos elementos que lo eran dentro de la política venezolana.

Una narrativa llena de venganza, resentimiento y de restitución del orden, hacía que latiera con fuerza el corazón de muchos venezolanos que buscaban un poco de gracia y misericordia ante las vicisitudes que enfrentaban. Se erigía un nuevo “Robin Hood”, que venía hacer venganza y retribuir a los desposeídos e invisibilizados.

En el largo camino de la revolución, los problemas se fueron incrementando, las raíces se profundizaban y se entrelazaban para hacerlos más fuertes y arraigados. Su tronco se robustecía y su follaje iba creciendo; pocas veces le hacían el trabajo preventivo de la poda y cortaban alguna que otra rama, pero nada de fondo. Mientras tanto escuchábamos a los voceros oficiales buscar culpables para estos problemas.

El gobierno tenía sus culpables favoritos, por excelencia dos: el imperio y la oposición; pero mientras transcurrían los días y los problemas se acentuaban iban apareciendo nuevos personajes que iban a pagar las cuentas de tan pronunciado deterioro al país. Muchos de estos personajes desestimaron el simple hecho de hacer una contestación pública, muchos otros aceptaron el reto y contestaban con la misma vehemencia con que fueron atacados, pero la razón de todo era el conseguir un culpable de la incapacidad propia, de la falta de gerencia, de la falta de capacidad de diálogo y negociación con los otros sectores de la sociedad civil, gremios, cámara, universidades, etc.

Otro elemento resaltante de la comunicación revolucionaria, es que siempre determinó claramente los dos enemigos: el externo (el imperio, Bush, Obama, Rajoy, Uribe, etc.) y el interno (algún partido político, MUD, Leopoldo López, Henrique Capriles); cuando se trataba de algún factor propio del chavismo era tratado como un traidor, este es otro elemento que aparece en la ecuación narrativa de la revolución. Decía Fernando Savater: “Los nacionalistas siempre se definen contra alguien, algún ser exterior. Necesitan sentirse amenazados para buscar funcionar.”

Ahora bien, posterior a la muerte del ex presidente Chávez, los oficialistas emprendieron largas jornadas de trabajo para tratar de tapar las fisuras del muro revolucionario que se iba poco a filtrando. Fueron muchas horas de largos discursos para intentar, fallidamente, la cohesión del sector oficial. De ahí salieron discursos como el plan de la patria, la guerra económica, revivir las misiones (intento fallido también), nuevo cono monetario, Asamblea Nacional, entre otros; donde todo se resumía: “El legado de Chávez”.

Foto: John Moore/Getty Images

Poco a poco el mismo presidente Maduro fue perdiendo la capacidad de acción y defensa. La pérdida de apoyo popular sumado a la gravísima crisis humanitaria que vive al país todo, hacía que nuevamente los cimientos del muro revolucionario fueran cediendo hasta abrir un boquete gigante como las declaraciones, además continuadas, de la Fiscal General.

De todo esto el madurismo intenta con fuerza reagruparse, reinventarse para mantenerse unido. Pero se les presenta un grave problema, los enemigos del gobierno han cambiado, la oposición no es la misma de hace años: dividida y con falta de estrategia clara, todo lo contrario; una comunidad internacional que dejó de ser silente y hoy rechaza profundamente con argumentos políticos, geopolíticos y jurídicos lo que sucede en Venezuela; los países que compartían la ideología revolucionaria, cada vez son menos. Pero es que Maduro y su gobierno quisieron jugar siempre solos, sin oposición, sin medios de comunicación, sin nada que les hiciera ruido, y es justamente ahí donde se les presenta el mayor reto. Buscar enemigos, buscarlos y que le hagan el juego que ellos quieren.

Esta semana vimos como el presidente Maduro convocó una asamblea nacional constituyente para modificar la constitución, esa constitución que su “padre”, Chávez, decía que era la mejor y más completa del mundo. Eso poco que quedaba de legado, ya se convirtió en las esposas y grillete de un gobierno que busca a toda costa evitar una elección libre para someterse al escrutinio del pueblo venezolano. Una constituyente que pretende hacerse como un traje a la medida, porque la medida del legado ya quedó pequeña.

Nicolás Maduro pretende llevarse por el medio a todo y todos los estamentos de la República. Hoy el líder del PSUV se convierte en el peor enemigo de los diputados a la Asamblea Nacional, de los gobernadores, de los diputados a los Consejos Legislativos, alcaldes y concejales revolucionarios. Hoy se ve como el chavismo se convirtió en un estorbo para el madurismo.

El madurismo, ya desahuciado, desgastado, enredado en su retórica y accionar, despreciado por más del 85% de los venezolanos, sin capacidad de acción más que la imposición por la violencia o por el control institucional que tiene, desechado y abandonado por la comunidad internacional consiguió para su tragedia un nuevo adversario: el chavismo, ese sector que lo adversa porque traicionó lo que en algún momento los cohesionó: “el legado de Chávez”.

Un nuevo capítulo de esta historia aparece cada vez en escena con mayor frecuencia: el madurismo vs el chavismo; mientras unos se destruyen otros optamos siempre por el camino de la reconstrucción y unificación del país.

Que Dios bendiga a Venezuela.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s