Opinión y análisis

La dignidad como antesala a la libertad

Foto: Vanessa Tarantino.

PDF compartir

Carlos Carrasco – 12 de mayo de 2017

En horas de trágicos momentos, donde jóvenes son arrestados por pensar distinto y procesados bajo una corte marcial, corresponde escribir estas palabras, que no buscan generar aliento y esperanza, eso está en la calle, en cada convocatoria que la ciudadanía respalda. Estas palabras buscan nutrir un proceso histórico que está en plena transición.

Como joven, que protestó durante el año 2014 y sufrió la represión, la tragedia de no ser escuchado por los partidos políticos y el posterior apaciguamiento de la lucha, estoy convencido de que existe una curva de aprendizaje desde ese punto hasta acá, marcado especialmente por victorias electorales y fracasos de diálogos. La gente aprendió en el medio de la crisis.

Sin embargo, no todos aprendieron de igual forma. Algunos ciudadanos aprendieron a manejar el miedo para innovar y manifestar su descontento en sectores populares bajo asedio de grupos armados como es el caso de La Vega, Antímano y Caricuao, solo para hablar de Caracas. Otro ciudadanos aprendieron que no existe un “Día D” en la protesta ciudadana pacifica; se entiendo que esto no se trata de una marcha electoral con tarima y música incluida, sino que se trata de un trabajo de convencimiento y resistencia continua.

Ante estos aprendizajes y más allá del sin fin de elementos que se puede manejar bajo este contexto dictatorial, existe algo en particular que vale la pena resaltar. Ese algo que nutre de esperanza estos oscuros días y eternas madrugadas. Ese algo desde la convicción de un joven es la dignidad. Los venezolanos que están salieron a protestar de forma pacífica representan el símbolo más valioso que tenemos como sociedad.

La dignidad está presente en esas jornadas interminables, donde a pesar de la represión, las amenazas y los asesinatos, la gente sigue demostrando su condición de ciudadanos, conscientes de derechos y deberes, que tienen la responsabilidad de exigir y defender la libertad. Las personas saben que se lucha por el futuro de una nación, que hoy está enferma y hambrienta.

Eso quizás no es fácil de ver en el gran mapa que representa Venezuela con sus diversidades y adversidades. Pero esa dignidad se puede palpar en la calle: Cuando una anciana de 75 años se dispone a salir a protestar a riesgo de deteriorar su salud, pero con la convicción de que necesita dejar una mejor herencia a los que están y los que vendrán, ahí yo veo dignidad. Cuando un joven universitario posterga sus clases y plan de vida por salir manifestar, consciente del riesgo mortal que implica, pero decido a construir el futuro que se merece, ahí yo veo dignidad. Cuando una madre soltera saca un “hueco” entre las interminables colas para comprar comida y dedica parte de su tiempo familiar y laboral para reclamar, que desea que sus hijos vivan en una democracia plena que permita su desarrollo, ahí está la dignidad.

Foto: Carlos Garcia Rawlins

Por eso en el medio de este campo de tragedias, incógnitas políticas y aprendizajes sobre la marcha, quizás pecando de ingenuo, puedo decir que tenemos una primera victoria simbólica, que no hemos percibido: Volvimos a ganar nuestra dignidad. Volvimos aprender que los derechos no son letra muerta, sino que se deben construir, debatir y defender.

La dignidad vence el temor y la incertidumbre, eso nos acerca más como venezolanos. El resultado es que la solidaridad y el compromiso crecen cada día, en cada cadena de ayuda para conseguir insumos médicos, comida e incluso fiadores para jóvenes detenidos.

No olvidemos en las desesperantes horas, días y semanas por venir, que somos dignos y ganar la dignidad nos acerca un paso más de conseguir la libertad.

1 reply »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s