Espacio plural

El aliado de Maduro

Foto: Noticias 24

José Bucete

En mi último artículo escribí sobre los diversos argumentos que existen (todos absolutamente válidos) para aquellos que dudan de votar y para aquellos que aseguran que lo harán.

Es entendible que existan miedos, temores, angustias y desconfianza; sin duda alguna el aparato del régimen funciona muy bien y logra imponer matrices de opinión a su conveniencia. Sin embargo, analicemos cuáles son las conveniencias de ambos bandos.

El Gobierno nacional necesita de forma urgente la realización de una elección que cuente con dos elementos fundamentales: legitimidad y participación del sector opositor. A pesar de que vimos como el Gobierno nacional logró imponer su pseudo constituyente, el costo para ellos ha sido elevadísimo, tanto así que no ha podido eliminar por completo a la Asamblea Nacional. Los 14 millones de personas que participaron para elegir la actual, vigente y legítima Asamblea Nacional de nuestro país le han dado esa condición de legitimidad que tuvo esa elección, y a su vez fue investida con legalidad. Recordemos también que en esa elección participó el sector opositor del país, que logró la mayoría de las curules.

Mientras vemos esto, tenemos por el otro lado a la Asamblea Nacional Constituyente, que fue electa con un número de votos de los que aún se duda de su veracidad. Por un lado, la empresa Smartmatic niega que los votos anunciados sean los que las máquinas han arrojado, y por el otro, tienen que repetir las elecciones en dos estados (Táchira y Mérida). No participó el sector opositor del país y su convocatoria ha sido catalogada como espuria e ilegal por la Fiscal General de la República y por un par de magistrados del Tribunal Supremo de Justicia. Súmele a eso que diputados a la AN que fueron electos por el Gran Polo Patriótico y por PSUV han denunciado la ilegalidad de la Constituyente. Y si quiere un agravante más, las diferencias internas del madurismo se profundizan cuando entre aspirantes se dan cuenta que han sido vulgarmente robados entre ellos mismos. Estos elementos perturbadores que giran en torno a la constituyente madurista han generado un gran peso político al régimen.

Pero aún así, ¿por qué el Gobierno sabiendo que pierda las elecciones las convoca? Lo primero a resaltar es que fue la ANC la que dijo que hay elecciones. De hecho, jugaron a adelantar la fecha de la escogencia de los gobernadores, sin embargo aún el CNE no ha ratificado la convocatoria. Por otra parte, la ANC se convirtió en la “institución” con mayor rechazo nacional –sobre todo internacional– de los últimos 50 años de república. Esa jugada de la ANC llevó a los límites de la ilegitimidad al Gobierno y, en consecuencia, a buscar instituciones, constitucionales y legales, como son los gobernadores de los estado. Además, la fecha de estos comicios estaba vencida.

Mientras todo esto ocurre, el sector opositor decidió participar en las elecciones que se han convocado. Correcto o incorrecto asistir, hay una infinita cantidad de argumentos, pero el costo de no hacerlo sería altísimo.

Sun Tzu, en el libro “El Arte de la Guerra” decía: “Lo supremo en el arte de la guerra consiste en someter al enemigo sin darle batalla”. Esa teoría es bien aplicada por el Gobierno para someter a sus contrincantes y por ello disparan con fuerza matrices de opinión contra la MUD. Muchos de los seguidores de la MUD han reclamado que este órgano de encuentro de partidos políticos opositores haya decidido participar en las elecciones, haciendo suyos argumentos que el mismo Nicolás Maduro, en sus apariciones televisivas, ha dicho. Se critica, por ejemplo, que al inscribir candidatos la oposición reconoce a la ANC y al CNE; que la oposición reconoce que hay democracia porque participa en elecciones; que la oposición es incoherente y negoció con el Gobierno.

Foto: Medios 24.

Nada más alejado de la realidad, y por estar alejado de la realidad es que el Gobierno siembra esas teorías para intensificar la abstención. Todos los estudios de opinión vaticinan la mayor derrota electoral en la historia del PSUV; anuncian igualmente el mayor rechazo contra un Presidente en los últimos años, pero reflejan que, sumando a todos los líderes del madurismo, juntos no le ganarían a un líder de la oposición unida. Esto no es nuevo. ¿Por qué razón el Gobierno suspendió el revocatorio? ¿Por qué aplazaron las elecciones regionales y ahora parece que por el mismo camino van las municipales? ¿Por qué el Gobierno le huye a contarse con la oposición? ¿Por qué están suspendidas hasta las elecciones de los consejos comunales? Y si se piensa que la oposición es incoherente por haber logrado que el Gobierno realizara estas elecciones regionales –su único acto constitucional en mucho tiempo– entonces no se ha entendido que parte de la lucha es volver al país al cauce constitucional. Si se cree que la oposición negoció con el Gobierno las elecciones regionales a cambio de paz en la calle, no se han dado cuenta que luego del anuncio de la MUD de participar en elecciones, ésta ha convocado por más de ocho veces a actividades de calle. Es a la oposición a la que le han destituido los alcaldes y perseguido dirigentes políticos y estudiantiles.

Decía el dramaturgo Robert Ludlum: “Las estrategias se modificaban a medida que cambiaban las condiciones”, y hoy las condiciones dan para seguir resistiendo y salir a votar para arrancarle poder al régimen.

La MUD es un cuerpo democrático por naturaleza, imagine usted cómo hace esa gran coalición de partidos para ponerse de acuerdo y ejecutar en bloque una estrategia, es por ello que la MUD no puede desestimar el camino del sufragio. Además, ha sido mediante el ejercicio del voto como se han conquistado espacios de poder para poner en el rincón al régimen y se ha logrado su deslegitimación. El mundo tiene los ojos puestos en Venezuela. Hoy el mayor aliado del régimen madurista es la abstención y de ella se va a nutrir para ganar las gobernaciones y buscar cerrar las puertas y ventanas de todo lo que en estos cuatro meses hemos logrado. Se es y se demuestra ser mayoría si se participa y se arrolla al adversario con un gran aluvión de votos.

Cito nuevamente a Sun Tzu para hacer hincapié en que el régimen tiene una gran debilidad y es ser minoría: “Hay que comparar cuidadosamente el ejército opositor con el propio para saber dónde la fuerza es superabundante y dónde deficiente”. Si tenemos eso bien identificado, no se debe permitir que su debilidad se convierta en fortaleza por la inacción del otro.

Termino con esta frase del escritor y abogado francés Savielly Tartakower: “La táctica consiste en saber qué hacer cuando hay algo que hacer. La estrategia, en saber qué hacer cuando no hay nada que hacer.”

Que Dios bendiga a Venezuela.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s