Destacado

Contexto Internacional y la democracia (II): la geopolítica autoritaria y la región

Tomada de Objetivo Castilla – La Mancha noticias

Félix Arellano

Otra de las presiones que enfrentan las democracias de la región, provenientes del contexto internacional, tiene que ver con la progresiva presencia de las potencias autoritarias, particularmente China, Rusia e Irán. En cada uno de los casos podemos apreciar esquemas de expansión con características específicas; empero, en términos generales, la geopolítica del autoritarismo presenta unos elementos comunes, entre otros, apoyar con mayor énfasis a los gobiernos autoritarios y, desde ellos, principalmente Cuba, Venezuela y Nicaragua, establecen sus epicentros de acción. Ahora bien, lo más relevante es que van minando los valores de libertad que representan la esencia de la democracia, aupando los esquemas autoritarios como formas eficientes de lograr gobernabilidad y crecimiento.

Sin lugar a dudas, el actor más relevante y complejo es China, que  se ha convertido en el principal socio comercial y financiero de la mayoría de los países latinoamericanos y su modelo no se corresponde con los valores de la libertad y la democracia. Adicionalmente debemos destacar que su estrategia de expansión inicial de bajo perfil, le permitió avanzar por todo el planeta con comercio e inversiones. Pero desde la llegada de Xi Jinping se aprecia una actuación más agresiva, como se puede percibir en la amenaza de aplicar sanciones contra Australia y el agresivo manejo de la deuda con Kenia.

La posición frente a los países en desarrollo caracterizada por: apertura, flexibilidad, inclusión y cooperación; que le ha permitido una creciente presencia comercial y financiera, también presenta sus contradicciones, ya que reproduce un modelo primario exportador, donde China exporta manufacturas e importa materias primas, el esquema que tanto cuestionaba la izquierda en los años sesenta. Por otra parte, el caso venezolano, ilustra la inclinación de China a favor de los gobiernos autoritarios, confirmando su menosprecio a la normativa de los derechos humanos.

Conviene destacar que al asumir Xi Jinping el poder y, en particular, luego del absoluto respaldo en el XIX Congreso Nacional del Partido Comunista (octubre 2017), decide abandonar el bajo perfil del viejo líder, e inicia una abierta y ambiciosa estrategia de expansión mundial, que tiene como una de sus mejores expresiones la llamada ruta de la seda.

La incorporación de la China comunista a la Organización Mundial del Comercio (OMC), luego de largas y complejas negociaciones que iniciaron en el viejo GATT, representó un punto de inflexión para su participación en el mercado mundial y facilitó la llegada de multimillonarias inversiones, también atraídas por los bajos costos de la mano de obra y la férrea disposición del partido comunista a garantizar los beneficios de la inversiones. Progresivamente China se convierte en centro de atracción de inversiones y de generación de cadenas globales de valor. Han sido décadas de crecimiento sostenido, que propiciaron el boom de las materias primas que benefició a varios países de la región.

Con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos (2017), se incrementa la presión contra China. Es una lucha de mercados, balanzas comerciales, control de las tecnologías y el ciberespacio. Una competencia entre potencias que abre el debate sobre algunos temas oscuros en el mercado comunista chino, como: competencia desleal, discriminación, corrupción. Ahora, con la crisis de la pandemia del covid-19, las tensiones se incrementan e incluyen la participación de varios países.

En estos momentos China experimenta un cuestionamiento tan fuerte, comparable con el rechazo mundial ante los crímenes de lesa humanidad en la plaza de Tianamén. Las presiones son diversas, además del enfrentamiento con el gobierno de los Estados Unidos, que puede estar atizado por el proceso electoral, y el caso del covid-19, debemos sumar las tensiones con Hong Kong, Taiwán, la India y sus vecinos en el Mar Meridional.

Frente al complejo panorama, la reacción inicial del partido comunista, siguiendo el modelo, se orienta a fortalecer su activismo internacional, con la llamada “diplomacia de las mascarillas”. Mucha cooperación en todos los planos, particularmente sanitario, mucho apoyo financiero; empero, dado que  las críticas y  tensiones se incrementan, el partido comunista está optando por una reacción más dura. El nuevo giro en la estrategia de expansión China en alguna medida reproduce  la metáfora de “la zanahoria y el garrote”. Se agota el tiempo de la zanahoria, el bajo perfil, la persuasión, el soft power; ahora, con el nuevo giro, se inicia la fase del garrote, la coerción.

Una expresión de la nueva tendencia china tiene que ver con la agresividad en el discurso del  personal diplomático chino en el mundo, tradicionalmente silencioso e impenetrable, comportamiento que ha sido calificado por la BBC, como “el nuevo ejército de diplomáticos guerreros lobos”. Muy significativos en esta nueva línea, han sido los resultados de la  reciente reunión del Congreso del Pueblo, que ha  incrementado los gastos militares y, en particular, ha aprobado un proyecto de ley independentista.

Estamos definiendo estos cambios como un nuevo giro, pero pudiera ser simplemente sincerar la política exterior china, al respecto, conviene recordar que para el líder fundador del nuevo modelo chino, Deng Xiaoping, la estrategia declarada era “esconder la fuerza y aguardar el momento”. Por lo visto, está llegando el momento.

Rusia es otro actor autoritario cuya presencia está creciendo en la región, como parte de su política expansionista y del caos, buscando protagonismo y liderazgo mundial, se está vinculando activamente con los gobiernos autoritarios de la región. No tiene mucho que ofrecer económicamente, pero tiene una vasta experiencia en prácticas autoritarias. Como bien sabemos el expansionismo forma parte de la idiosincrasia rusa, está presente desde sus orígenes y ha caracterizado su historia nacional, desde Iván III el Grande, a finales del siglo XV, ha sido así.

Luego, la camarilla del comunismo imperial, también buscaba la expansión rusa en el planeta. La caída del comunismo trajo unos años de introspección, pero el protagonismo y el liderazgo se mantienen vivos en la dirigencia, además forma parte de los temas de orgullo nacional.

Pero la obsesión de protagonismo y liderazgo del gobierno ruso es global y lo encontramos actuando muy activamente en otras áreas como el Medio Oriente, particularmente en Siria; participando en un eje con Irán y Turquía. En la estrategia de búsqueda de beneficios a escala global y, en el marco de su estrecha relación con Irán, no está muy claro su apoyo a movimientos terroristas como Hámas y Hezbollah. En Asia, si bien ha tratado de mantener un cuidadoso equilibrio con China, por ser miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, ha tratado de involucrarse en la mayoría de los conflictos.

También en nuestro hemisferio se está evidenciando el activismo ruso y de nuevo pareciera que juega al caos, a ver qué beneficios puede lograr, de hecho aparece vinculado a gobiernos autoritarios, con graves expedientes de violación de los derechos humanos, destrucción de institucionalidad democrática  y clara actitud cuestionadora de la normativa internacional como la dictadura cubana y los gobiernos de Nicaragua y Venezuela. En particular las relaciones con el proceso bolivariano venezolano se presentan formalmente estrechas, con bastantes negocios, especialmente de armas y muy poca transparencia y legalidad.

La campaña rusa para debilitar y, de ser posible, destruir las democracias liberales, respetuosas de los derechos humanos, es profunda, sistemática y utiliza las más modernas técnicas y tecnologías. En esencia se desarrolla desde la perspectiva de aprovechar las libertades que garantizan tales democracias, para penetrarlas y paulatinamente, con falsos y manipuladores mensajes, debilitar sus bases, confundir a la población, promover líderes populistas, con discursos mentirosos y prácticas autoritarias de derecha o izquierda.

El caso de Irán resulta sensible toda vez que en su estrategia internacional se apoya en una red de grupos paramilitares, que se han extendió por varios países. Uno emblemático es el Hezbolá, establecido en el Líbano, que se estima cuenta con una fuerza de más de 25 mil miembros y uno de sus objetivos fundamentales es el enfrentamiento con Israel.

Pero existen otros grupos paramilitares promovidos por la revolución fundamentalista chiita, tal es el caso de la milicia Huthi en Yemen; el apoyo al grupo Hamás en Palestina; los Talibanes en Pakistán y Afganistán; la yihad islámica en Egipto. En el caso de Irak se estima que Irán apoya varios grupos, tales como: Asaib Ahí al-Haq, Kateb Hezbolá, Organización Badr y las Fuerzas de Movilización Popular. Por otra parte, conviene destacar el apoyo que ha brindado Irán a la dictadura de Bachir el Asad en la guerra civil en Siria

Si bien es cierto que la región cuenta con algunos instrumentos jurídicos que se pueden activar para lograr una reacción coordinada, como es el caso de las Cartas Democráticas, las limitaciones de tales instrumentos y los matices ideológicos de los gobiernos, están limitando la capacidad de reacción.

En diversidad de posturas que se presentan en la región podemos destacar cómo el presidente Luis Manuel López Obrador de México se escuda en el respeto de la soberanía de cada país, utilizando la anacrónica “doctrina Estrada”, olvidando que la defensa de los derechos humanos es una obligación de todos. Otros gobiernos siguen los lineamientos del Grupo de Puebla o del Foro de San Pablo, asumiendo un silencio sospechoso frente a las  violaciones de los derechos humanos de sus gobiernos aliados.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s