Opinión y análisis

Dentro del chavismo también se quiere un cambio, solo que se visualiza de formas diferentes

Tomado del Politikafé

Yostver Mujica/Sofía Torres

“La esperanza es un motor importante, y es fundamental que la esperanza se mantenga en la gente. Por qué la gente tiene esperanza es lo que varía en el tiempo. Unos creen que ya el cambio viene, otros, que esto no ha muerto y algo puede ocurrir en el futuro”.

Así lo sostuvo el director de Delphos, Félix Seijas, durante el foro en línea, Politikafé,organizado por el Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (CEPyG-UCAB), al presentar los resultados del último sondeo realizado por ambas instituciones.

Seijas destacó que en el estudio se identificaron cinco grandes grupos: el chavismo duro, el chavismo blando, la oposición que apoya  los liderazgos, la oposición que no sigue a los liderazgos y un grupo que no se identifica con ninguno de los cuatro anteriores.

“Si sumamos los chavismos tenemos un 23,3%, la cuarta parte del país. La oposición tiene el 36% y ninguno (de ambos bandos) 40%”, precisó.

En cuanto al chavismo, Seijas expresó que hace tiempo “se viene reduciendo”, aunque puede sorprender ver un 25%: “son una realidad, es la cuarta parte del país y no se le puede dar la espalda ni se puede ignorar, existe”.

“El chavismo blando es un chavismo que cree en lo que ofrece la revolución se identifica con el discurso que trajo Hugo Chávez Frías, pero tiene críticas sobre cómo se está llevando la administración del país en estos momentos. Es un chavismo que es diverso a lo interno y está dispuesto a mirar otras opciones, algunos ya lo han hecho”.

Seijas explicó que en el chavismo duro también hay diversidad; una parte de él tiene miedo de que el gobierno sea desplazado, porque sienten que la única esperanza es que el oficialismo pueda consolidar su proyecto. Hay otra parte-prosiguió- que “está esperando un milagro”, y siente que el cambio es necesario. “Lo cierto  es que un chavismo mucho más duro, militante, que atiende las convocatorias de quienes están hoy en el poder.

Mecanismo unitario

Seijas comentó que cuando se plantea qué tiene que pasar para que la gente decida votar  y el tema electoral sea asumido como una herramienta de cambio, hay varios aspectos a tomar en cuenta, entre ellos, el tema del liderazgo y su  conducción. “El liderazgo opositor en el país es bastante importante”, puntualizó.

Para el profesor la oposición, pese a que es mayoría, tiene otros problemas que atender. Dijo que cuando se habla de cambio y el porqué no se ha producido un en Venezuela, las principales críticas apuntan hacia el desacuerdo, división y  falta de liderazgo opositor.

Lo más importante, opinó Seijas, es que exista un mecanismo unitario que la gente apruebe y se muevan alrededor de él. “Siempre va a haber alguien que no se mueva alrededor de esa unidad, pero si existe un mecanismo unitario la gente se va a apoyar en la estructura que siente que tiene más posibilidad de derrotar al rival, en este caso al gobierno”, destacó.

Señaló que el problema es que el gobierno sabe de la existencia de ese mecanismo unitario y entendiendo que son minoría después de las elecciones parlamentarias de 2015, su estrategia se ha basado en dos pilares fundamentales. “Uno es alejar a la gente de la oposición haciéndoles creer  que ellos (el gobierno) pueden controlar absolutamente todo, y el otro, dividirla”, detalló.

Por problemas técnicos, la grabación del foro no está disponible. A continuación puede descargar la presentación de Félix Seijas.

Categorías:Opinión y análisis

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s