Destacado

El CNE se mantiene atado de manos por la política en los cambios que planea para el sistema electoral

Tomada de Runrun.es

Héctor Antolínez

La designación de una nueva directiva del máximo ente comicial abrió la puerta para cambios sustantivos en el sistema electoral venezolano. Sin embargo, a tres meses de unas nuevas elecciones, los cambios reales se han quedado cortos

El pasado 5 de mayo se instaló formalmente la nueva directiva del Consejo Nacional Electoral (CNE), conformada no solo por dos rectores principales que buscaban complacer a la oposición, sino también con un nuevo presidente que, a pesar de sus claros vínculos con el chavismo, entraba en la categoría de moderado. Para muchos, esto era un claro signo de que vendrían cambios.

Y cambios se han dado, se llevó a cabo un proceso de auditoría imparcial como el del Sistema Automatizado de Votación que contó con la presencia de expertos académicos que, sin responder a los intereses de los partidos políticos, tomaron una fotografía real de un sistema que aseguran es casi perfecto.

Además se amplió por mucho el proceso de inscripción y actualización de datos en comparación con el del año 2020, llevándolo a un total de 45 días, con el despliegue de 1.000 puntos en todo el territorio nacional.

Como si fuera poco la tarjeta electoral de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la más votada de la historia del país, fue habilitada nuevamente con el objetivo de empujar un poco más a la oposición representada dentro de la Plataforma Unitaria a una participación en las elecciones del 21-N.

Todos estos han sido cambios significativos por parte del CNE en comparación con procesos anteriores. Sin embargo, aún no cumplen la meta que se trazaron de “recuperar la confianza en el voto” y crear “un clima de confianza y participación”.

En relación a los cambios reales, el CNE en verdad no ha logrado solventar parte de los problemas que, como mínimo desde el 2014, han plagado al sistema político venezolano. Modificaciones no anunciadas al cronograma, ventajismo electoral en los medios de comunicación y opacidad en información que debería ser pública, se han mantenido como una constante.

“Han sido pocos los avances en las garantías electorales”

Francisco Castro, director de la Asociación Civil Súmate, aseguró que en un principio se notó la novedad de las nuevas caras en el directorio del CNE,  pero más allá de eso,  los cambios reales han sido pocos. De hecho, resaltó que inclusive la composición de rectores, creada para buscar cierto equilibrio entre las fuerzas políticas del país, resulta violatorio a lo que establece la ley.

“Desde el punto de vista de las autoridades, se puede decir que hay rostros nuevos que pueden dar una sensación de que se trató de buscar una mayor amplitud, pero de acuerdo a la ley debe haber cinco ciudadanos independientes y esto se violó, tenemos tres que parecen alineados con el chavismo y dos que parecen alineados con la oposición”, dijo.

Castro explicó que existen tres grandes garantías que no se están atendiendo: justicia, transparencia y libertad, las cuales dice, son necesarias para que en Venezuela se pueda hablar de elecciones justas.

Sobre la justicia, expuso, hay aspectos legales que se incumplen por parte de las autoridades del CNE. Comentó que se han visto cambios en el cronograma electoral que se han hecho sin notificación pública, y lo más notable es el abuso del chavismo en materia comunicacional: “algo que el órgano electoral sabe pero que no ha hecho nada para remediarlo”.

“En cuanto a la campaña electoral equitativa, hemos mencionamos cómo Maduro ha usado los medios públicos por más de 80 horas para hacer campañas a favor del PSUV en un acto de ventajismo sumamente grave y no ha habido ninguna acción concreta para frenar esto”, apuntó.

Sobre la transparencia, señaló Castro, que hay información fundamental que debería conocerse y no se sabe, como por ejemplo quién es el propietario del software de las máquinas de votación, cómo se obtuvieron las licencias de Windows para estas máquinas y, lo más importante, la explicación técnica sobre lo que ocurrió en el estado Bolívar en 2017, hasta el día de hoy ausente.

“Hay resultados positivos, por ejemplo, en la auditoría del sistema automatizado, pero observamos que hay otras auditorías que en realidad no pueden llamarse así. En la auditoría del Registro Electoral lo que se vio fue una presentación de Power Point sin que las organizaciones políticas tuvieran acceso a la data del registro que se estaba auditando”, alegó.

Sobre la última garantía, la de la libertad, Castro dijo que es quizás la única en la que el CNE no tiene peso verdadero, ya que depende de otras instancias del Estado, aunque agregó que tampoco se le ha visto ningún tipo de iniciativa por enviar algún emplazamiento para que se respeten.

“Una condición sine qua non para hablar de elecciones libres es que las personas que resulten electas tengan en efecto la capacidad de ejercer el poder político que la gente les confió. Surge la duda entonces sobre los protectorados, porque en su momento Maduro dijo que los iba a eliminar, pero recientemente dijo que lo iba a reconsiderar porque eso sería dejar al pueblo desprotegido, en verdad lo que implica esto es que quiere mantener el control social sobre la población”, puntualizó Castro.

La política maniatando al CNE

Si bien en el papel el CNE puede llevar a cabo una serie de reformas sustanciales en el aspecto electoral, lo cierto es que en la vida real estos cambios están ligados a la dinámica política de Venezuela.

Para Jesús Castellanos, politólogo y experto electoral, esto es un reflejo de la ausencia del Estado de derecho y la fragilidad institucional del país, lo que deja las determinaciones al gobierno de Maduro, algo típico de los regímenes autoritarios.

“En Venezuela podemos observar que hay una fragilidad institucional por el tema del autoritarismo, el CNE no escapa a esto, lo vemos en su directiva y en todo el entramado del proceso que lleva al Poder Electoral a ser muchas veces la parte actuante de lo que decida el régimen”, explicó Castellanos.

Pese a esto, el politólogo consideró que los cambios que el CNE ha hecho en comparación con otras directivas son muy importantes y en ocasiones no son valorados de forma justa.

“A veces solo se ve lo negativo, la auditoría del sistema automatizado es algo inédito, y muchas veces sectores que ponen la lupa en procesos electorales no le dan la valoración que merece”, destacó.

Sobre qué pudiera estar detrás de los cambios que el CNE está implementando o pudiera implementar, Castellanos afirmó que responderían a tratar de aliviar tres problemas que actualmente enfrenta el gobierno de Nicolás Maduro: poca legitimidad, sanciones económicas y una crisis de gobernabilidad. Problemas que se solucionarían con la inclusión de nuevos actores políticos, es decir: la oposición.

“Para Maduro es complicado que sus acciones tengan resultado, pareciera que ni en las mismas bases aceptan su mandato. Siento que necesita otro conjunto de actores, al menos simular un sistema que incluya factores distintos al oficialismo. Lo intentó en el 2020 con sectores políticos, que por su fraccionamiento y baja legitimidad, no pudieron evitar que el 90% de la AN quedara en manos chavistas”, sostuvo.

Esto, según Castellanos, explica el CNE que tenemos: no solo tiene representantes para tratar de balancear el organismo, sino que tiene nombres que apuntan a generar confianza en el electorado opositor.

“Se incorporaron actores para lograr equilibrio en el CNE. Roberto Picón es uno de los técnicos electorales más importantes del país y está inclusive en la Junta Nacional Electoral”, resaltó el analista.

Independientemente, el control del gobierno de Maduro sobre el CNE se mantendrá con la mayoría de rectores que aseguró al momento de conformarlo, por este motivo muchas de las promesas en relaciones a la observación internacional y nacional, y las inhabilitaciones de dirigentes opositores aún no se han concretado. Como dice Castellanos “ni las democracias son perfectas, mucho menos lo será un régimen autoritario como el de Venezuela”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s