Destacado

El gran aumento de la desigualdad en Venezuela: Bodegones, élites y micro-salarios

Tomada de NTN24

Manuel Sutherland

La crisis económica venezolana es un llamado: “caso especial de estudio”, en muchas facultades de economía a nivel mundial. En 8 años la economía ha perdido cerca de un 80 % de su PIB, ello lo ubicaría como el tercer peor colapso en la historia del capitalismo. En tan fatídica circunstancia el gobierno ha venido, año a año, prometiendo una recuperación económica. En esa onda, el banco suizo Credit Suisse, pronosticó para Venezuela un crecimiento del PIB de 5,5 % para el 2021 (Banca y Negocios, 2021). Luego de 29 trimestres de decrecimiento, la reversión de la tendencia sería una novedad muy importante.

Bodegones, restaurantes, tiendas de electrodomésticos y un lujo bien oneroso

Es evidente que el corazón del incremento en el PIB se debería a un enérgico incremento en los precios del petróleo y a un ligero aumento en la extracción del mismo. Ello ha impulsado a la faz monetaria rentística predilecta: la sobrevaluación, que en tiempos de bonanza rentística (2005-2014), llegó al paroxismo. En la actualidad, la sobrevaluación del tipo de cambio es extrema, lo cual hace imposible cualquier atisbo de desarrollo industrial o agregación interna de valor. No contentos con ello, el gobierno ha estimulado a las importaciones con enormes exoneraciones de aranceles. Diríase, una política proteccionista a la inversa.

En ese contexto, ha florecido un mar de negocios relativos a la venta de mercadería importada (bodegones), tiendas de electrodomésticos y ostentosos restaurantes para un público muy reducido. En algunas zonas muy acotadas de las grandes ciudades, surgen estos comercios que parecen extraídos de Dubái o Miami, erigidos alrededor de calles en mal estado y semáforos dañados. Lo “novedoso” de esos locales atrae a mucho público curioso que los visita y percibe una “recuperación”, a pesar de que sus ingresos no le permitan acceder a las mercancías de los anaqueles (Rosales, 2021). Quienes asisten a esos sitios, para consumir elevadas cantidades de productos, son una minoría que cada vez se ha ido despegando más del ingreso que capta el 94 % de los hogares (Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, 2021). Ese 6 % podría ser un millón y medio de personas, que pueden sostener el consumo que da vida a esos sitios. Una élite nutriendo a otra.

Desigualdad en números…

Una de las formas tradicionales de medir la distribución del ingreso, se vincula al PIB Factorial. Ello se refiere a la medición de la remuneración que reciben los “factores económicos”: empleados, cuentapropistas y empleadores. Si por un momento sacamos de la ecuación al “Ingreso Mixto”, una especie de valor aproximado de la ganancia del cuentapropista, podríamos ver en el tiempo cómo sería la repartición de ingreso entre obreros y patrones, que incluye al sector privado y público. La distribución factorial, que vemos en el gráfico a continuación, muestra que desde una posición de cuasi “paridad” en el 2014, la remuneración total a empleados y a obreros había caído en 67 %, hasta 2017 (última fecha disponible a noviembre de 2021). Ello resulta en que el empresario apropia el 75 % del ingreso, dejando a millones de trabajadores, un magro 25 % (Banco Central de Venezuela). Una muy vigorosa ampliación de la brecha distributiva, que expresa una caída salarial que, medida en dólares (al tipo de cambio paralelo), alcanzó: – 90 % (2014-2017).

Debido al retraso, censura o desaparición de los datos en Venezuela, la ENCOVI ha surgido como una respuesta en la recolección de data esencial para el país. Según la ENCOVI, la pobreza alcanza al 94 % de los hogares, es decir, hogares que tienen ingresos menores a 256 dólares mensuales. La pobreza extrema llega al 76 % de los hogares, que devengan menos de 120 dólares mensuales (Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, 2021). Por ende, hemos hablado que apenas un 6 % de los hogares tendrían cierto poder adquisitivo para consumir las mercancías que expenden los locales bandera de la recuperación económica. Peor aún, según la ENCOVI el promedio del ingreso per cápita es de apenas 30 dólares mensuales, y el 0,56 que tenemos como coeficiente de Gini, indicador de desigualdad algunas veces cuestionado, nos convertiría en el sexto país más desigual del mundo, entre Zambia y la pequeña monarquía africana de cultura suazi, Eswatini (Banco Mundial) y (Index Mundi).

Por razones de espacio, apenas diríamos que todo indica que la desigualdad no sólo se ha ampliado de manera alarmante, sino que representaría un fuerte escollo para la recuperación del proceso nacional de acumulación de capital. Con semejantes niveles de desigualdad y con una mísera demanda solvente, a la nación parece aguardarle un lento camino de “micro-mejoras”, que pudieran percibirse como un exasperante estancamiento secular, sumergido en un miasma de resignación y hastío.

*Manuel Sutherland es economista y director del Centro de Investigación y Formación Obrera (CIFO): https://alemcifo.wordpress.com/

Referencias

Banca y Negocios, 2021. [En línea]
Available at: https://www.bancaynegocios.com/credit-suisse-sorprende-por-su-optimismo-sobre-venezuela-estas-son-sus-proyecciones-para-2021/

Banco Central de Venezuela, s.f. BCV. [En línea]
Available at: http://www.bcv.org.ve/
[Último acceso: 25 Abril 2021].

Banco Mundial, s.f. https://bancomundial.org/. [En línea]
Available at: https://datos.bancomundial.org/indicator/SI.POV.GINI?most_recent_value_desc=false
[Último acceso: Noviembre 2 2021].

Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, 2021. https://www.proyectoencovi.com/. [En línea].

Geoghegan, T., 2012. BBC Mundo. [En línea]
Available at: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2012/02/120228_grecia_la_recesion_mas_larga_historia_jr

Index Mundi, s.f. https://www.indexmundi.com/. [En línea]
Available at: https://www.indexmundi.com/es/datos/indicadores/SI.POV.GINI/rankings
[Último acceso: 2 Noviembre 2021 ].

Rosales, A., 2021. https://nuso.org/. [En línea]
Available at: https://nuso.org/articulo/como-maduro-liberalizo-la-economia-venezolana/

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s