Destacado

Las lecciones electorales

Tomada de Runrun.es

Alex Fergusson

El proceso de elecciones regionales y municipales del 21N, cuyos resultados definitivos, como era de esperarse, tardaron más de lo prometido, transcurrió en el marco de “una falta de independencia judicial y de no adherencia al Estado de derecho … que afectaron la igualdad de condiciones, el equilibrio y la transparencia”, es decir, “con deficiencias estructurales como las inhabilitaciones políticas arbitrarias, acceso no equitativo a los medios de comunicación social, y de un abuso de los recursos del Estado a favor del partido de gobierno y de sus candidatos, durante la campaña política”.

No obstante, el evento electoral nos dejó grandes lecciones, las cuales ameritan serios considerandos.

La primera gran lección, deriva de constatar que la fragmentación del liderazgo opositor, por la dispersión del voto que produjo, es el factor que mejor explica el resultado electoral en las gobernaciones de estado. En este sentido, y a pesar ser minoría con el 45,7 % de los votos totales frente al 54,3 % de la oposición, el gobierno se alzó con el 87 % de las gobernaciones y el 63 % de las Alcaldías. Algunos expertos opinadores han señalado que, debido a este fenómeno de dispersión del voto, se habrían perdido otras doce gobernaciones. Faltaría saber con precisión, cuantos triunfos municipales se frustraron debido al afán individualista de sectores de oposición y al abstencionismo que generó.

En cuanto a la abstención, aunque esta no fue la más alta registrada en elecciones similares en el pasado, nos deja la lección de que, por esta vía “solo gana el que tiene el poder”. Ciertamente, ella afectó mayormente al pueblo opositor, desencantado de la política, los políticos y los partidos, pero también y muy fuertemente en la provincia, al propio gobierno, como resultado del descontento por el mar de calamidades en el cual vivimos todos, especialmente sus partidarios, como resultado de la enorme e indetenible crisis socioeconómica que creó.

Y eso nos lleva a la tercera gran lección. Las gobernaciones en las que la oposición obtuvo el triunfo, fueron aquellas en las que ya existía un fuerte liderazgo local, construido con trabajo sostenido por mucho tiempo. El hecho electoral de que los opositores al régimen pasaran de controlar el 8 % de las alcaldías a triunfar en el 37 % de ellas, no puede ser atribuido a un trabajo político perseverante por parte de los partidos, los cuales perdieron el contacto directo con la gente hace ya bastante tiempo.

Así que la lección es esta: Vista la crítica situación del liderazgo opositor, la gente comenzó a apelar a los que ya conoce, a los que han estado allí dando la batalla. Tengo la convicción de que es a la gente y a sus líderes locales, a los que debe atribuirse el ”mejor resultado de la oposición en los últimos 17 años”, en elecciones municipales, y no a la acción diligente y conductora de los partidos.

Visto lo anterior, no vacilaré al señalar que el sufrimiento del pueblo en los estados y municipios en que se perdió sin razón política, pesará en la conciencia de aquellos que contribuyeron a ese resultado.

No obstante, lo que realmente importa ahora es lo que vendrá, y lo que se va a hacer desde ya para que lo que venga sea un proceso exitoso de transición a la democracia.

Está clarísimo que el gobierno perdió una buena parte de su capital social, aunque parezca que ha consolidado su poder formal.  Por supuesto, esa es la cosecha que ha producido su incompetencia y poca voluntad para enfrentar la crisis económica, social y política que creó y sus abusos del poder. Esto, sin duda, debilita su legitimidad y, junto con la situación internacional que padece, lo coloca en la situación más vulnerable en la que ha estado desde la muerte del comandante Chávez.

Por su parte, el fragmentado liderazgo opositor está siendo superado por la propia gente y sus liderazgos naturales. Veo aquí, que el pueblo no militante ha comenzado a tomar las riendas de su propio destino, lo cual puede significar, o bien la renovación del liderazgo actual sobre la base de la lealtad a la democracia y no a los intereses particulares o de grupos; a la desaparición de la dirección opositora partidista y heredada de “la democracia pactada de las élites”, o a su reemplazo por un nuevo liderazgo más local y, en consecuencia, más cercano a las personas, a sus intereses, necesidades y anhelos.

No obstante, ya comienza a vislumbrarse el efecto de un sacudón de la consciencia política e histórica en algunos líderes emblemáticos, los cuales parece que comienzan a entender que hay una mayoría que debe ser encauzada en la dirección correcta, respetando la diversidad y las diferencias. Una mayoría que puede ser convertida en un poderoso movimiento plural, que incluya al pueblo desencantado de todo y de todos.

Esa es, finalmente, la mayor lección de este proceso electoral: el reto de levantarnos sobre nuestras propias debilidades, despertar las reservas morales y espirituales que creíamos desaparecidas o muertas y enterradas, para lanzarnos de nuevo a la batalla por la libertad y la democracia, aunque esta última ya no signifique lo mismo.

En el horizonte inmediato está la oportunidad legal de revocar el mandato presidencial, pese a los obstáculos previsibles. Ese es el reto que nos toca asumir aquí y ahora. Los próximos meses nos dirán si estamos a la altura del reto y que venceremos contra el “No volverán” o el “Nos quedaremos en el poder, como sea”.

No olvidemos que en ocasiones, y esto vale para ambos bandos, una victoria puede ser la causa de una futura derrota; y también, que puede haber fracasos que se convierten en la causa de una victoria perdurable.

Vencer o ser derrotados depende de lo que decidamos hacer a partir de hoy.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s