Destacado

Postura de Maduro sobre Ucrania aísla a Venezuela en escenario internacional

Tomada de El Universal México

Héctor Antolínez

A pesar de la posibilidad de un acercamiento entre EE.UU. y Venezuela por la necesidad del país de incrementar sus ingresos petroleros, la postura que Nicolás Maduro ha asumido sobre el conflicto de Ucrania deja al país como uno de los pocos que apoya la guerra de Putin

La invasión de Vladimir Putin a Ucrania ha generado un desbalance en el mercado mundial de energía, algo que ha disparado los precios del petróleo y el gas, y que podría ser aprovechado por naciones como Venezuela. Ante esto existe la posibilidad de un acercamiento entre Estados Unidos y el gobierno de Nicolás Maduro, sin embargo, la postura de éste ante la agresión rusa al pueblo ucraniano sigue dejando al país como un paria a nivel internacional.

Siguiendo la visita de dos enviados diplomáticos de EE.UU. a Caracas, Maduro anunció la liberación de dos de los seis ejecutivos de Citgo que se encuentran apresados por su gobierno, junto al al posible retorno al diálogo, que podría significar que desde Miraflores ven lo que ocurre en Ucrania como una posibilidad para reposicionarse con Occidente y quizás conseguir el alivio de algunas sanciones económicas.

Entretanto, la postura de Venezuela frente a la guerra sigue siendo la de apoyar la visión de Rusia en la que este conflicto fue “provocado” por las acciones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, una posición que podría aislar aún más al país, con autoridades políticas deslegitimadas y acusaciones importantes de violaciones a los derechos humanos.

Para el politólogo Fernando Spiritto no existe duda alguna que esta postura “hace que Venezuela, que ya está aislada en todo punto de vista, tenga un costo político”, pero más allá de eso- sostuvo- revela la falta de independencia que la administración de Maduro reporta en el escenario internacional.

“Queda claro que Venezuela es un peón geopolítico en dos polos: Occidente contra China y Rusia, esto deja muy mal parado al país y al discurso de independencia y soberanía que constantemente se repite. El chavismo es solo un peón de otros proyectos: antes de Cuba y ahora de Rusia”, expresó Spiritto.

Para el académico, ese acercamiento al polo Rusia-China es poco beneficiosa en el corto y mediano plazo, pues “ese polo tiene muy poco que ofrecernos”. “Nosotros, a pesar de las diferencias, seguimos perteneciendo a la órbita de EE.UU y no nos hemos integrado económicamente con Asia, por eso esta postura nos afecta”, dijo.

Spiritto también cuestionó que desde Miraflores se apoye una causa que a todas luces es ilegítima y condenada por el grueso de la comunidad internacional, una que se inició basada en lo que calificó como “argumentos absurdos”.

“Es muy grave que como país nos sumemos a una causa sin legitimidad, lo que hace que Rusia invada a Ucrania son argumentos absurdos, similares a los que usó Hitler en la década de los años 30,  cuando habló del espacio vital y materias primas para atacar otras naciones”, precisó.

Para el también doctor en Historia y director del Centro Latinoamericano de Estudios de Seguridad, Luis Alberto Buttó, el alinearse con la narrativa rusa es, de plano, “un error que no debe cometerse”, pero explicó que se trata de una decisión que el gobierno de Maduro toma como parte de su larga relación con Moscú, la cual ha posicionado a Rusia como uno de los principales aliados de Maduro durante los tiempos recientes.

“La comunidad internacional mayoritariamente se ha volcado en un apoyo a la causa ucraniana y alinearse con la narrativa rusa es un error que se comete por el paralelismo entre el régimen autoritario de Maduro con el de (Vladimir) Putin. De hecho, la Federación Rusa es uno de los principales aliados de la revolución bolivariana, no hay que olvidar que esta fue acompañante del gobierno de Maduro en las negociaciones de México. Cabe preguntarse qué rol jugó Rusia en esas conversaciones”, se preguntó Buttó.

Más allá del error político y el aislamiento que pueda surgir por apoyar a Putin en su agresión al pueblo ucraniano, Buttó resaltó que la postura actual de Venezuela manda al traste a la posición de apoyo a democracias que el país siempre tuvo.

“Venezuela en la época de la democracia tuvo posturas que siempre se mantuvieron en la órbita de Occidente, que es lo correcto porque ahí se mueven sus intereses económicos, pero además durante la democracia liberal siempre se tuvo una postura que se alineaba con las causas de la democracia y la libertad”, recordó el doctor en Historia quien además hizo referencia a la “Doctrina Betancourt”,  en la que siempre se apoyó además la autodeterminación de los pueblos.

Buttó no descartó, además, que esta posición pueda tener algún impacto negativo en la posibilidad de reactivar el diálogo político venezolano, algo que Maduro anunció que estaba dispuesto hacer. Sin embargo, el académico añadió que es importante no esperar a ver “qué jugada se pueda construir” para tener una lectura sobre esta iniciativa.

Hasta los momentos, la posibilidad de reactivar el diálogo solo ha sido una declaración de Maduro que no se ha traducido en acciones o en un nuevo encuentro con la oposición venezolana.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s