Destacado

¿Quiénes están en las aulas?

Tomada de Lifeder

Tulio Ramírez*

No existen cifras oficiales, pero es un hecho notorio que las aulas venezolanas en todos sus niveles se están quedando vacías. Pero no solo la ausencia se refleja en la baja continuada de la matrícula estudiantil, también es un hecho público y notorio que las nóminas docentes se han visto reducidas como producto de las renuncias de nuestros maestros y profesores.

Ya para el año 2018, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) informaba en su Boletín sobre Estadísticas Educativas que hubo una reducción de docentes con respecto al año 2017. Para 2017 se tenían contabilizados 699.290 docentes, para 2018 se redujeron a 662.825. De tal manera que hubo una reducción de 36.465 docentes, lo que representó una estampida del 5% de la planta docente. Recordemos que para esa época, el ministro de educación Elías Jaua informaba que “las renuncias de maestros no llegaban a 2000” (Crónica Uno, 12 de junio de 2018). Las cifras del INE desmintieron al ministro.

El deterioro progresivo del salario, así como el malestar por variables asociadas a la disminución de los beneficios socioeconómicos, la falta de autonomía en el aula, el ambiente de control y persecución política, las pésimas condiciones de trabajo y el poco reconocimiento a la labor realizada, fueron generando un ambiente hostil y nada motivante, imposible de ser compensado a fuerza de vocación y amor por la docencia.

Ya para 2019, los gremios magisteriales informaban sobre el incremento del número de renuncias en el sector educativo. El Comando Intergremial del Magisterio anuncia ese año que desde 2018, el 54% de los maestros y profesores “se han ido a probar suerte en otros países o sencillamente ha abandonado su vocación para encontrar mejores fuentes de sustento” (Crónica 5, diciembre de 2019).

La pandemia agravó la situación. El choque que representó el cambio de la modalidad  presencial a la modalidad en línea por efectos del COVID19, aceleró en muchos docentes la decisión de incursionar en otras actividades. Las dificultades para garantizar una educación de calidad y la perentoria necesidad de sobrevivir en condiciones tan inhóspitas, colocaron al trabajo docente por debajo de otras prioridades. Según datos del Sindicato Venezolano de Maestros, para 2021 se verificaron más de “200.000 educadores que abandonaron la profesión, bien sea porque renunciaron o porque simplemente ya no fueron más a sus aulas” (Descifrado, 08 de agosto de 2021).

Mientras merma la disponibilidad de docentes, no se vislumbra la posibilidad de cubrir las vacantes con nuevos profesionales. Todas las instituciones de formación docente han visto reducida de manera continuada desde hace aproximadamente siete años, el número de estudiantes matriculados. Esta reducción ronda el 70%, sin mencionar que hay escuelas de educación que han cerrado sus puertas por la falta de estudiantes.

De igual manera el número de egresados universitarios con títulos de profesor o licenciados en educación se ha reducido de tal manera, que para cubrir el déficit de docentes actuales habría que esperar por lo menos 25 años. Al ritmo que tiene la tasa de egresos es imposible cubrir estas vacantes.

Definitivamente la carrera docente está dejando de ser atractiva para nuestros bachilleres. Los bajos niveles salariales (los más bajos de América Latina y quizás del mundo), la inexistencia de beneficios compensatorios y el nulo reconocimiento por parte de las autoridades educativas, explican la poca demanda de cupos en las universidades formadoras de docentes.

Así entonces, sin profesores en las aulas y sin la esperanza de una generación de relevo presta para ocupar las vacantes, la gran pregunta es: ¿Quiénes están en las aulas dando clases?

La respuesta que dio el gobierno nacional fue la de ofrecer cargos docentes a los voluntarios de la Misión Chamba Juvenil. El asunto es que se incorporan como docentes a las aulas, jóvenes sin formación pedagógica e inclusive hasta sin título universitario, por lo que se resentiría aún más la calidad educativa que ya venía haciendo aguas desde hace un buen tiempo. Lo terrible de esta situación es que el impacto más severo lo sentirán las escuelas públicas venezolanas, por lo que el lema “una pobre educación para los pobres”, encontrará mayor asidero en los próximos años.

¿Qué hacer ante esta realidad? Pienso que las universidades e institutos de educación superior que forman docentes deben establecer una estrategia para minimizar el daño que en lo pedagógico se pueda causar con esta medida. Entendiendo que revertir esta situación no es posible a mediano plazo, lo procedente sería establecer un plan para formar a corto plazo en el área  pedagógica a estos voluntarios de la Chamba Juvenil. Estos programas de formación rápida deben ser subvencionados por el ministerio de Educación junto a gobernaciones y alcaldías para beneficiar a la mayor cantidad de jóvenes posibles y así evitar que los más pobres sean los que reciban la peor educación.

Referencias

Elias Jaua niega deserción masiva de maestros (12 de junio de 2018).   Crónica Uno. Recuperado en: https://cronica.uno/ministro-elias-jaua-niega-desercion-masiva-de-maestros/

González, R. (04 de diciembre de 2019). La profesión docente se queda desierta. Diario Cinco. Recuperado en: https://www.cinco8.com/periodismo/la-profesion-docente-se-queda-desierta/

Méndez, B. (208 de agosto de 2021) Docentes abandonan las aulas y buscan oficios para sobrevivir. Recuperado en: https://www.descifrado.com/2021/08/27/docentes-abandonan-las-aulas-y-buscan-oficios-para-sobrevivir-a-la-crisis-venezolana/

*Este artículo recoge nuestras ideas sobre el tema expuestas en una Conferencia dictada en la Asamblea Regional de Educación del estado Táchira, celebrada el 17 de marzo de 2022

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s