Espacio plural

El juramento del Monte Sacro legado inmortal de compromiso

compartir    

 

Por: Pedro González Caro /  Viernes, 31 de mayo de 2013

El presente documento fue presentado por el autor a sus compañeros de armas en el marco del curso de comando y estado mayor en la escuela superior de guerra naval de venezuela.

Juramento… El diccionario de la Real Academia de la lengua española lo define de la siguiente manera: “Afirmación o negación de una cosa poniendo a Dios como testigo”.

De esta definición puramente aristotélica, podríamos deducir alguna conceptualización más personal, que esté vinculada a la significación trascendental y sublime que tiene un juramento para quien lo hace. Es en este punto que quiero detenerme para comenzar mi exposición… En el carácter trascendental y sublime que para una persona puede tener un juramento, y sobre todo en la capacidad que pueda tener para transmitir a otras personas esos valores de sublimidad y trascendencia que lo condujeron a prestar un juramento.

El ser humano por naturaleza es un creador de cultura y de ideología que se materializan por medio de la observación y la interacción con su entorno y se hace praxis a través de valores y creencias individuales. Estos valores a los cuales he hecho referencia se forman en los hombres con el correr de los años desde que nace, en cada uno de los diferentes roles que le corresponda jugar en la sociedad. De modo que van surgiendo como resultado de un proceso continuo que en conjunto influye y marca definitivamente los principios éticos que regirán su vida.

En la historia de la humanidad, valores como Integridad, Justicia, y Libertad han generado los más grandes movimientos revolucionarios, ejemplo de esta aseveración es la Revolución Francesa en cuyo lema destacaban palabras como Libertad, Igualdad, y Fraternidad ; valores que aún pasados más de dos siglos desde su invocación, para irrumpir contra la monarquía de Luis XVI y derrocarlo, siguen vigentes porque son la esencia del motivo de vivir de quienes, paradójicamente, están dispuestos a dar su vida por defenderlos sin pretender otra cosa que rescatarlos para la sociedad que los reclama como suyos por derecho.

En 1783 nació en Caracas un hombre en quien estos valores de Integridad, Justicia y sobre todo Libertad se anclaron profundamente y marcaron significativamente su vida. En 1806, sumido en una atmósfera de meditación, en presencia de su maestro, su mentor de siempre Don Simón Rodríguez y teniendo por paisaje una ciudad con miles de años de historia, este hombre se atrevió a pronunciar el más trascendental juramento que americano alguno haya hecho.

“… Juro por el Dios de mis padres, juro por ellos, que no daré descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma hasta que no haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español…”

Este juramento de Simón Bolívar, reúne un cúmulo de valores, principios éticos y de liderazgo que se mantienen vigentes aún cuando en este momento histórico nuestro enemigo no sea España ni su voluntad de oprimirnos; la situación que se nos presenta en esta alborada de siglo exige que el ciudadano de hoy retome el profundo y trascendental significado de palabras como “virtud” y “honor” que con orgullo, sin precedentes en la historia de Venezuela, entonaban nuestros antepasados en la canción patriótica que más tarde sería el Himno Nacional y ante las que ese enemigo de entonces temblaba de pavor.

Ante esta situación, la patria exige de nosotros, que seremos los líderes de la Armada de este naciente siglo, solidez inquebrantable de valores de Integridad, Honradez, Justicia, y Libertad, que nos permitan emprender, con la misma fiereza con la que Simón Bolívar emprendió su empresa y le dio cumplimiento a su juramento, la tarea de conducir a la Armada por la derrota de marcada por la excelencia, el honor y la virtud hacia un futuro próspero, de progreso y de desarrollo.

Estas reflexiones que he traído al analizar el juramento del Monte Sacro, solo pretenden crear una atmósfera de meditación sobre un aspecto de vital importancia en nuestra profesión, como es el liderazgo orientado por valores de Justicia, Integridad, y Libertad y retomar el compromiso que asumimos con nosotros mismos, con nuestras familias y con la patria al envainar el sable de mando para jurar defenderlos hasta perder la vida si fuese necesario.

1 reply »

  1. Interesante,mas allá de la metamorfosis plasmada en sus palabras, el Libertador se proyecto en el futuro para la américa,también fue un mensaje subliminal para aquellos que mas tarde degenerarían la virtuosidad y legado de tal juramento, de un hombres de principios, no solo son letras emitidas u enunciadas de una vocalidad excepcional, sino de un hombres convencido de la virtud, de la perseverancia en la acción, por ello, este documento no pasara desapercibido entre los hombres y mujeres que han forjado y siguen forjando esta patria con mayor dignidad de la que hoy existe, Venezuela merece rescatar sus valores patrios.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s