Opinión y análisis

Editorial PolitiKa UCAB N° 23 / 15 de mayo de 2014

PDF    compartir   

Imagen2

No más pan ni circo…

Las recientes declaraciones del Ministro del Interior y Justicia, Rodríguez Torres, asegurando que las protestas finalizan en julio y que, además, son un plan orquestado de golpe de estado que viene organizándose desde tiempos de la enfermedad del fallecido Hugo Chávez, no sólo reitera la constante cantaleta del “golpe blando”, ese realismo mágico usado para polarizar la sociedad venezolana durante más de una década y que ha pretendido reducir la complejidad social, económica y política del país a una especie de “guerra de las galaxias” en donde los “buenos” acaban con los “malos”, sino que apuesta por las vacaciones escolares (playita y cervecita) como el momento de finalización de las protestas. Tal vez el ministro Rodríguez esté en lo cierto, tal vez una mezcla de Mundial de Fútbol con vacaciones escolares tranquilice momentáneamente a los estudiantes; pero sin duda alguna, el pan y el circo no van a poder tapar el descontento que existe en una sociedad que hoy siente los efectos de unas políticas irresponsables y de un discurso absolutamente contradictorio, que no sólo vive en una zozobra cotidiana por lo más básico, sino que siente que los elementos neurálgicos de su identidad como nación y de su futuro han sido violentados.

Las protestas, no son la enfermedad del sistema, son los síntomas de la enfermedad. El descontento, la tristeza y desesperanza que se percibe en el ambiente, la impotencia que muestra tanta gente con la que nos topamos cada día, no son más que las distintas reacciones que el “organismo” social muestra frente a la infección. Tal vez, la protesta se calme en julio, pero no por eso se logra la sanación. Para ello es necesaria la voluntad política de “sanar”, y eso es lo que parece que no hay por parte de quienes tienen el poder.

Esta semana, Benigno Alarcón, en su columna El Faro nos trae una excelente reflexión que muestra esa ausencia de voluntad política por parte del gobierno, tan necesaria para rescatar la gobernabilidad e impedir que el devenir histórico de nuestro país atraviese por capítulos tan lamentables como aquellos por los que han atravesado otras naciones, y que siempre dejan profundas cicatrices sociales. En su artículo titulado “!CUIDADO!: irresponsables trabajando”, Alarcón nos muestra claramente los juegos de poder que parece estar en la mesa por parte de sectores influyentes del oficialismo, y que persiguen minar aun más la pobre legitimidad de Maduro: “Si bien el debilitamiento de Maduro beneficia a quienes pueden mantenerlo en el poder por la fuerza, también es posible que la intención incluya su futura sustitución antes de la finalización de su mandato por alguien que venga a ¨salvar la revolución¨, entre cuyos candidatos posibles hay algunos que desde hace rato comienzan a construirse la imagen de hombres duros llamados a salvar el proceso”.

Por esta misma línea Juan Manuel Trak, en Enfoque Político, nos trae su artículo de esta semana titulado “Maduro el débil”. Allí, de una forma sencilla, Trak nos muestra “el nivel de debilidad de Nicolás Maduro dentro del propio gobierno. Prisionero de sus propios radicales, es incapaz de ejercer la autoridad dentro de sus propias filas y tener autonomía frente a las presiones que le son impuestas por las diferentes facciones dentro del chavismo”.

Nuestro último artículo de la sección Opinión y Análisis de esta semana, nos lo presenta Mercedes Martelo en su columna Perspectiva 3.0. Se trata de un trabajo extraordinario en donde hace un recuento de lo que ha sido la elección de las autoridades del Consejo Nacional Electoral desde sus inicios, cuando sustituyó al antiguo Consejo Supremo Electoral, a raíz de la nueva Constitución de 1999. Este recuento nos brinda un panorama fundamental a tener en cuenta para comprender lo que está en juego con el nombramiento de las nuevas autoridades del CNE, y el proceso constitucional necesario para que dicho nombramiento goce de legitimidad, legalidad y contribuya a la confianza de los electores. En su artículo “Sociedad civil y renovación de autoridades electorales”, Martelo nos recuerda que estar atentos y participar activamente en este proceso de nombramiento de las nuevas autoridades del CNE “es una responsabilidad de la ciudadanía en general, independientemente de su filiación e ideología política, y no solamente del Comité de Postulaciones. Por eso, el tema debe formar parte de nuestras agendas profesionales y personales hasta que se logre el objetivo social planteado: un CNE imparcial que garantice credibilidad para todos.”

En este número de PolitiKaUCAB, inauguramos la sección “Cartas de los lectores”. En esta oportunidad, Teresa Lara nos envía una comunicación donde nos plantea su desacuerdo con algunas de las afirmaciones que yo hice en mi editorial de la semana pasada titulada “Estudiantes solos”. Esta nueva sección la encontrarán en el apartado “Opinión y Análisis”.

En la sección Recomendados, les ofrecemos dos libros interesantes y actuales: “El fin del poder” de Moisés Naím, publicado por la Editorial Debate el pasado 2013; y “El gran engaño” escrito por Pablo Medina y publicado por Libros El Nacional, el pasado mes de marzo. También en esta sección, los invitamos a ver el documental “El golpe. Crónica de una conspiración”, dirigido por Matías Gueilburt y que cuenta sobre la situación de Argentina cuando ocurrió el golpe de estado de 1976.

En este contexto nacional tan difícil, en donde se han subestimado las necesidades de una inmensa parte de la sociedad en nombre de mantener el poder a toda costa, tenemos que asumir con más decisión que nunca nuestra responsabilidad ciudadana y hacer entender que un gobierno que dice estar comprometido con “la patria”, con el futuro del país, no solo no puede seguir usando la represión, la violencia frente a la protesta y los que piensan distinto, sino que no puede seguir apostando por la política del “pan y el circo” para tratar a una sociedad pensante e inconforme.

Gustavo L. Moreno V.

Editor PolitiKaUcab
Centro de Estudios Políticos
Universidad Católica Andrés Bello
glmorenocep@gmail.com

2 replies »

  1. ¿Porqué encabezan el editorial con una caricatura de Rodríguez Zapatero, exPresidente de Gobierno de España? Me intriga porque no veo la relación.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s