Opinión y análisis

Más allá del 6D: Imaginarios y oportunidades

Cable a Tierra 3

PDF compartir

Guillermo Ramos Flamerich – 16 de octubre de 2015

Venezuela entera yace a la expectativa del 6 de diciembre de 2015. Es corto el tiempo que nos separa de aquella fecha, pero parece multiplicarse ante la intensidad que nos arropa; la cuenta se hace eterna… Mientras tanto todo en nuestra política es una sucesión de eventos torpes que el gobierno protagoniza y de arbitrariedades sin límites, no se respeta ni forma ni fondo en un Estado que se sigue autodenominando democrático y defensor de los derechos humanos, todo esto “entre comillas”.

Pero lo único que no se detiene es nuestro agobio ante la escasez, inflación e inseguridad. Una población que ha asimilado el fracaso de un modelo político-económico y que en pleno busca un giro de timón que nos muestre un horizonte factible, lejos de las apasionadas utopías y que se parezca más a una vida digna, capaz de proyectarse en bienestar. Se dice que las parlamentarias de diciembre son definitorias, pero eso se afirma de todas las elecciones en Venezuela, la dicotomía del día después, todo resplandeciente y transformado por poderes mágicos o la visión de un nuevo despecho en una vana ilusión.

Cable a Tierra 2

La Unidad pasa agachada, tal vez para no pisar el peine del poder, quizás porque está apostando a la elección y de allí consolidarse como la alternativa que debe ser y que en efecto, es. Pero falta ese empuje de reclamar cívicamente todo lo que está mal, de acompañar y decir junto con la ciudadanía que no todo está perdido, no por los escaños que se puedan lograr en el Poder Legislativo, sino porque como nación tenemos la convicción y herramientas necesarias para ser mejores.

2015 ha sido el año de la tormenta perfecta para Venezuela. El país que en otrora era reconocido en el mundo por sus reinas de belleza, petróleo, béisbol y su biodiversidad, luego por los altisonantes y pintorescos discursos de su fallecido Presidente, ahora es noticia por la falta de productos básicos, largas colas y el desenmascaramiento de la comedia revolucionaria, de un real y crudo drama. Pero este año también ha sido de logros internacionales para venezolanos.

El León de Oro de Venecia para Lorenzo Vigas por su película Desde allá, Alberto Barrera Tyszka y el Premio Tusquets de Novela por Patria o Muerte, un nuevo galardón, el García Lorca, para el poeta Rafael Cadenas, son algunos de los reconocimientos que en todos los ámbitos, no solo las artes, reciben los venezolanos… Hechos individuales con los que debemos sentirnos identificados, reflejados como país, atender a ellos como luces que nos guíen en el reto de la construcción colectiva de una nación. Por eso aquellas palabras del historiador Augusto Mijares en el prólogo de su libro Lo Afirmativo Venezolano (1963), vigente hoy más que nunca: “Figuras siniestras o grotescas se agitan ante las candilejas y acaparan la atención pública; pero siempre un mártir, un héroe o un pensador iluminan el fondo y dejan para la posteridad su testimonio de bondad, de desinterés y de justicia”.

 

La única forma en que esto no tenga solución es que dejemos de intentarlo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s