Editorial

Editorial Nº 114: La última palabra

Editorial portada

La última palabra

Daniel Fermín Álvarez – 27 de mayo de 2016

¿Está trancado el juego? Cuando la Asamblea dicta una ley, el Tribunal dice “no te vistas, que no vas”. Cuando la oposición promueve el referendo, el CNE dice “no tan rápido”. Si la gente marcha, la policía rodea, reprime o cercena la manifestación. Los canales regulares son impermeables al reclamo ciudadano. Por eso la gente agarra calle en primer lugar.

El conflicto político escala cada día. No es gobierno contra oposición. Desde hace rato que no es así. Ahora es un régimen atrincherado en un grupúsculo de poderosos contra un pueblo que quiere cambio, al que le urge superar esta crisis, que quiere vivir mejor. El gobierno ni gobierna. No hay solución a la escasez, ni a la inseguridad, ni al desabastecimiento, ni al colapso de los servicios públicos. Su única agenda a aferrarse al poder y a los privilegios. Ni siquiera aceptando las ridículas versiones oficiales se ve acción efectiva: ¿Guerra económica? La están perdiendo. ¿Paramilitares? ¿Bandas organizadas por la oposición? De nada sirven ejercicios militares de casi 30 millones de dólares si no pueden contra estas amenazas.

Ya nadie les cree, todos saben quiénes son los culpables. Y la gente solo recibe insultos, amenazas, promesas huecas, excusas. Cuando los países viven estas crisis, es menester ofrecer mecanismos para la expresión popular. Pero no. Lo que hay es censura, hegemonía. “¡Disciplina, compañero, o se va!” le gritaba, molesto, el presidente a un partidario en un acto reciente, ante una petición.

El pueblo quiere expresarse. Y este año, debe expresarse. Al Consejo Nacional Electoral le corresponde organizar elecciones de gobernadores y diputados a las Asambleas Legislativas, pero ni un suspiro se oye al respecto en una sede del Poder Electoral que, más que nunca, hace honor a su lugar junto a las torres de El Silencio…


En la Carta del Director, Benigno Alarcón escribe una “Carta a los Estudiantes”. En esta misiva, el profesor Alarcón hace un reconocimiento a la lucha de calle de los universitarios y a su compromiso con la democracia y la libertad en Venezuela, y los emplaza a seguir adelante como la esperanza de un futuro mejor.

El pasado 26 de mayo, los estudiantes, profesores universitarios y trabajadores salieron a las calles a protestar en defensa de la Universidad venezolana. Quien escribe fue invitado por los estudiantes a ofrecer una Clase magistral sobre la democracia en Venezuela. En esta edición, compartimos la nota que recoge esa intervención frente al piquete policial dispuesto para impedir el paso de la manifestación hasta su destino previsto.

Fernando Arreaza abre la sección Opinión y Análisis con su Bitácora del Poder. En “Polarización, un agujero negro”, el autor propone que la polarización es una trampa en la que cada vez más caen los políticos de distintos países y que debe combatirse, aunque hacerlo no resulte sencillo.

En Debate Ciudadano, Carlos Romero escribe “La seguridad ciudadana en el debate público”. Romero analiza los resultados del “nuevo modelo policial”, ocho años después de su implementación y plantea la necesidad de introducir reformas en la materia.

En el Espacio Plural, recibimos el primer aporte del estudiante universitario Danny Toro. “Una situación difícil y una jugada decisiva” dibuja la evolución de las tensiones políticas, a partir del triunfo de la oposición en las elecciones parlamentarias, y reflexiona sobre los desafíos políticos de la coyuntura.


Los venezolanos queremos hablar. Queremos decidir, nosotros, quiénes serán los gobernadores de nuestros estados. Más allá del impacto sobre la gestión regional, un cambio político en las gobernaciones minaría la base de apoyo (y clientelar) de un régimen que no parece tener mayores opciones de triunfo electoral. También está pendiente el asunto del referendo revocatorio presidencial. El CNE inventa normas, cambia a discreción los parámetros, raya en lo absurdo, o más allá de lo absurdo, en el claro propósito de evitar a toda costa que este año haya una consulta popular sobre la permanencia del presidente en el poder.

Los venezolanos creemos en la democracia, así lo demuestran todos los estudios de opinión. La valoramos, como sistema y como mecanismo para dirimir diferencias. Queremos expresarnos. No es un capricho ni una bravuconada. Es nuestro derecho. En estos momentos de conflicto, un régimen que pretende trancar el juego con su control absoluto sobre instituciones subordinadas, bien vale que recuerde, como insistimos en las calles frente a los estudiantes y los jóvenes policías, que en democracia, siempre, la última palabra la tiene el pueblo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s