Espacio plural

La resonancia de las palabras

sin-titulo-1

PDF compartir

José Gregorio Delgado Herrera –  18 de noviembre de 2016

Son casi las cinco de la mañana, la superluna ilumina cada rincón del Mundo y Mérida ve despejado su cielo iluminado, mientras la luna sigue su camino. Así, el día sale a nuestro encuentro y la pantalla de la computadora se ilumina, para dejar a la vista un bello documento: Homilía – Eucaristía de Clausura de la Congregación General 36, del Padre Arturo Sosa Sj, nuevo Prepósito General de la Compañía de Jesús, en la oportunidad de compartir su fecha de cumpleaños (12/11) con los compañeros. Con el padre Arturo compartí experiencias y encuentros orientadores desde mis años juveniles, ya lejanos en el camino. Es la palabra orientadora del amigo en Roma.

“En esta Congregación General hemos vivido de nuevo esta experiencia del amor de Dios que se hace presente de modos tan distintos en nuestra vida personal y en nuestro cuerpo de compañeros de Jesús”, resalta el documento. La experiencia marca este camino y me dispongo a recopilar la resonancia de las palabras de este mensaje, desde la perspectiva de alguien que se deja guiar, en el entorno de la Compañía.arturo-sosa-2

Esta técnica de la resonancia de las palabras es un aprendizaje en mis lejanos días de Ejercicios Espirituales en San Javier del Valle, Mérida. El propósito es dejar que la Palabra llegue al corazón, para que ilumine el pensamiento y nos permita experimentar la acción del Espíritu en cada uno de nosotros y  en el grupo reunido. Allí, luego, surgía la oportunidad de compartir el mensaje recibido de la lectura para este momento de oración. El documento se presenta en una versión de un folio y medio, a los efectos de este ejercicio personal, tomo la idea de numerar sus siete párrafos, toda una pieza de meditación para enmarcar una invitación, inicialmente para los jesuitas presentes en la CG 36, pero, estoy seguro de su resonancia mundial. Con este pensamiento inicio mi resonancia de las palabras.

“Una fuerte experiencia de discernimiento”, un reconocimiento de la herramienta general de los ejercicios ignacianos y de la vida / obra de los jesuitas. Necesitamos practicar el discernimiento.

“…Sentimos la dificultad de hacer vida la elección realizada”, un sentimiento personal que fluye al termino de cada experiencia ignaciana. Hecha la elección reconocemos los obstáculos para pasar a la acción.

“Los Ejercicios Espirituales de San Ignacio presentan como transición a la vida cotidiana la “contemplación para alcanzar amor”. El método ignaciano tiene sus momentos, al ejercitante le toca vivir la transición desde el lugar de los Ejercicios hasta su vida cotidiana. Experimentar el Amor como fuerza divina que nos impulsa a la acción.

“Dios Padre pone en práctica las dos observaciones que nos hace San Ignacio al comienzo de la contemplación: “el amor se debe poner más en las obras que en las palabras” y “el amor consiste en comunicación de las dos partes”, en la que cada uno da todo lo que tiene y es”. Dos observaciones ignacianas que transforman nuestra vida cotidiana, alcanzado el amor de Dios lo compartimos en nuestra comunicación con los demás, desde nuestra propia vida, aprovechando lo que tenemos a mano y lo que somos

“Nos invita a pedir el reconocimiento…” y “que también nosotros nos entreguemos enteramente”. Todos estamos invitados a desarrollar en nuestras vidas el reconocimiento del Amor y la entrega total a nuestros compañeros de camino, solo así, es posible amar y servir.

“…la frase que ha guiado nuestras sesiones…” Desarrollemos una actitud de búsqueda y descubrimiento de la presencia de Dios en nuestras vidas. Encontrar la guía en el camino que nos toca recorrer.

“…nuestras tareas… discernimiento… estar en sintonía… aceptar las consecuencias de su misión… testimonios…empujados por el amor…..” Recursos y herramientas para un plan de acción personal y colectiva, en el quehacer de los jesuitas y en el actuar de cualquier persona que se acerca a estas líneas.

“Todo lo que hemos experimentado ha sido gracia, don gratuito y sorprendente”. Significa una actitud de reconocer la experiencia vivida, en un encuentro entre compañeros, en presencia del obrar divino, desde la gracia que sorprende a cada uno, que se acerca a la experiencia compartida.

“El proceso de discernimiento de la Compañía reunida en Congregación General”. Un proceso interno de los jesuitas, sin embargo, algún mensaje deja al mundo esta CG 36 de la Compañía de Jesús. Retos personales y colectivos para estar en el mundo con sus manifestaciones de problemas y realidades que “… son el signo del mundo que desprecia a la humanidad”.

“La política, ese “arte” de negociar para poner el bien común por encima de los intereses particulares sigue debilitándose ante nuestros ojos”. Un diagnóstico y un escenario para la reflexión y la acción, Iluminar la política desde la fe una misión fundamental de la Compañía y una guía para los seglares que compartimos su mensaje.

“… el actuar como ciudadanos del mundo”. Una misión compartida entre los jesuitas y los seglares relacionados con sus obras y proyectos a nivel mundial, ojalá se puedan encontrar los caminos para el hacer que este reto implica, enfrentarnos al mundo para cambiar la política. ¿Lo habrán planteado en la CG 36? Ya nos enteraremos al conocer sus documentos finales seguramente.

“Nuestro discernimiento nos lleva a ver este mundo con los ojos de los pobres y a colaborar con ellos para hacer crecer la vida verdadera”. Una línea de acción clara en concordancia con la opción preferencial histórica de la Iglesia y del pensamiento del Papa Francisco si recordamos su insistencia en las “periferias”.

“Nuestro apostolado es, por lo tanto, necesariamente intelectual”. Un reconocimiento expreso al carisma de la Compañía en el mundo de la cultura, una identidad que se comparte y se desarrolla desde las acciones del apostolado jesuita.

Me parece encontrar dos consejos fundamentales del Padre General para los Jesuitas, sin embargo, se comparten con todos los públicos y las obras que agrupan y articulan a los hombres y mujeres iluminados por el carisma ignaciano, en consecuencia, prefiero asumir la resonancia completa del párrafo en cuestión destacando los dos aspectos:

  • “Si abrimos nuestro corazón a la acción del Espíritu Santo y nuestras mentes a la verdad del amor de Dios no beberemos el veneno de las ideologías que justifican la opresión, la violencia entre los seres humanos y la explotación irracional de las reservas naturales.
  • Nuestra fe en Cristo muerto y resucitado nos permitirá contribuir, con tantos otros hombres y mujeres de buena voluntad, a imponer las manos sobre este mundo enfermo y colaborar en su curación”.

web-jesuits-arturo-sosa-andreas-solaro-afp“Vayamos, pues, a predicar el Evangelio por todas partes, consolados por la experiencia del amor de Dios que nos ha puesto juntos como compañeros de Jesús. (…) Vayamos confiados porque Él trabaja a nuestro lado y confirma con signos inéditos nuestra vida y misión”. Como buen padre que guía a sus hijos, el Padre General, asigna la tarea para la casa común de la Compañía, predicar con la confianza de que Jesús los acompaña en el camino a recorrer. Un llamado a iniciar la tarea cuando todos los delegados y participantes en la CG 36 se reencuentren con la porción del mundo que les toca atender y comprender para dar testimonio del quehacer jesuita. Lo cierto es que, en esta vida y misión, algo nos tocará a quienes compartimos en algún momento las experiencias ignacianas, espero que así sea, “para que también nosotros nos entreguemos enteramente para en todo amar y servir a su divina Majestad”.

Si la distancia y el internet lo permiten, quisiera hacer llegar esta resonancia de las palabras, desde la ciudad de las “Cinco Águilas Blancas” hasta la ciudad de las “Siete Colinas”, con mis oraciones a Dios para que siga iluminando al P. Arturo Sosa Sj.

Estimado Padre General, doy gracias a Dios Padre, a nuestro Señor Jesucristo y al Santo Espíritu por la inspiración dada a su merced, para dejarnos en pocas líneas, el mensaje y la misión por hacer, siguiendo el ejemplo de San Ignacio de Loyola. Un abrazo afectuoso de Mérida.

 

1 reply »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s