Debate Ciudadano

La voz del pueblo debe hacerse sentir

sin-titulo-1

PDF compartir

Carlos Romero Mendoza –  18 de noviembre de 2016

“Porque todos somos los que decidimos el rumbo de esta ciudad y por ello les convocamos para que aporten sus ideas y opiniones para ir construyendo juntos la ciudad que queremos con soluciones ciudadanas.”[1]

Esas fueron las palabras del Presidente Municipal del Ayuntamiento de Benito Juárez, México, en un Foro de consulta ciudadana sobre uno de los cinco temas que se plantean en su Plan Municipal de Desarrollo 2016-2018, celebrado el pasado 17 de noviembre de 2016.

El Ayuntamiento Benito Juárez, además de utilizar la modalidad de foros para facilitar al ciudadano la participación en el tema del desarrollo municipal, también pone a disposición de los interesados un espacio en su plataforma web a través del cual invita a participar libremente en una consulta virtual a través de la cual aspira registrar muchas voces del pueblo, en el programa denominado Soluciones Ciudadanas.

En esta consulta virtual, el vecino interesado tiene la oportunidad de priorizar y además opinar sobre distintos temas del Plan Municipal de Desarrollo 2016-2018, a saber: economía y turismo; bienestar social; seguridad pública y transparencia; y también tiene la oportunidad de agregar sugerencias o propuestas en otras materias que a bien considere[2].

La iniciativa del Ayuntamiento Benito Juárez, denominada Soluciones Ciudadanas, representa un ejemplo concreto y actual de un gobierno local que valora al vecino, lo respeta, le reconoce como ciudadano y como actor del desarrollo.

La participación de los ciudadanos en las decisiones relativas a su propio desarrollo, es reconocida por la Carta Democrática Interamericana como un derecho y también como una responsabilidad. La Carta Democrática Interamericana también reconoce que la participación de los ciudadanos es una condición necesaria para el pleno y efectivo ejercicio de la democracia.

clpp-charallaveEn Venezuela, también existe el Plan Municipal de Desarrollo y legalmente el mismo encuentra en el Consejo Local de Planificación Pública (CLPP) un espacio institucional para que con la participación de distintos actores, se logre su construcción y aprobación.  La Constitución Nacional plantea que ese espacio identificado como CLPP,  está integrado por el Alcalde, los Concejales, los Presidentes de Juntas Parroquiales y los representantes de las organizaciones vecinales, así como de otras formas de sociedad organizada.

A partir de 2010, una reforma legal transforma ese CLPP, lo pone al servicio del Socialismo del Siglo XXI y hace que la libertad de asociación y de participación, garantizadas en la Constitución, no tengan espacio en ese órgano de planificación municipal. La reforma legislativa de ese año sacrificó el principio de autonomía municipal y convirtió al Plan Municipal de Desarrollo como un instrumento para concretar en lo local el Plan Económico y Social de la Nación, que hoy es llamado Plan de la Patria 2013-2019.

A partir del año 2010 el Socialismo del Siglo XXI obstaculiza la participación de los ciudadanos en los temas relacionados con su propio desarrollo, en consecuencia, el ciudadano es excluido de la participación, salvo se someta a las reglas de juego del poder popular. La democracia pierde así un importante aliado, en la labor de alimentar la democracia con más y mejor participación, y empieza a verse gravemente amenazada.

Irónicamente, aquél modelo político que tanto se ufanó de ser participativo y protagónico, empezó desde el 2010 a restringir y limitar la participación ciudadana, hasta llegar en estos meses a impedir que la voz del pueblo se exprese de manera directa a través de los mecanismos constitucionales o incluso a través de sus representantes legítimamente electos en la Asamblea Nacional.

La Asamblea Nacional ha convocado, en su Acuerdo del 25 de octubre de 2016, a los ciudadanos para acompañen a la Asamblea en la defensa de la democracia, del estado de derecho y de la constitución, hasta lograr que se restituya el orden constitucional de manera efectiva.

636134772634434702Esa convocatoria que hace a los ciudadanos la Asamblea Nacional es una oportunidad ideal para reivindicar la participación ciudadana.  En ese sentido, el ciudadano puede acompañar a la Asamblea Nacional, ejerciendo la contraloría social sobre los acuerdos del Diálogo facilitado por el Vaticano; divulgando y debatiendo con los otros vecinos el alcance de esos acuerdos y las expectativas de ese proceso; actuando en Red para impulsar acciones concretas de defensa de la Constitución y haciendo que la voz del pueblo se escuche con eco y con fuerza en defensa de la Asamblea Nacional.

Permitir que el propio Estado ignore a la Asamblea Nacional es permitir que ignore la voluntad del pueblo expresada el 6 de diciembre de 2015.  Con las leyes del poder popular en 2010 la Constitución perdió vigencia, empezó a ser desaplicada, se desconoció a partir de entonces la descentralización como principio que debía desarrollarse para profundizar la democracia y facilitar al Estado el cumplimiento de sus fines. La descentralización no se plantea en la Constitución como una opción, es una obligación.

Ahora, con las sentencias reiteradas del TSJ contra la Asamblea Nacional y la suspensión del proceso para registrar el 20% de los electores inscritos en el Registro Electoral a los fines de activar el Referendo Revocatorio contra Nicolás Maduro, que ya había superado contundentemente el obstáculo impuesto por el CNE del 1% de las firmas de los electores, el Socialismo del Siglo XXI termina por concretar la ruptura definitiva del hilo constitucional.

Pero, además, el TSJ ha dejado en evidencia el temor de Nicolás Maduro y del Socialismo del Siglo XXI a quedar expuestos como los únicos responsables de esta profunda crisis que experimentamos como sociedad y, en tal sentido, pretende silenciar a la Asamblea Nacional en su labor constitucional de definir la responsabilidad política de esta crisis.

Ante ese abuso, que reitera el temor del Socialismo del Siglo XXI  a escuchar lo que es más que evidente, una Solución Ciudadana, como se denomina el programa citado del Ayuntamiento mexicano, podría ser que la sociedad civil organizada en alianza con la Asamblea Nacional, asuma en cada ciudad, en cada plaza, el debate abierto sobre la responsabilidad del Presidente.

Es el momento de reivindicar la participación, de ponerla al servicio del reencuentro con la democracia, el estado de derecho y de la Constitución.  La responsabilidad es de nosotros, el desafío: hacernos sentir activamente y de manera pacífica, que somos ciudadanos.

[1]Ayuntamiento de Benito Juárez. Soluciones Ciudadana para construir un Benito Juárez de 10. 17 de noviembre 2016. Online en: http://cancun.gob.mx/sala-de-prensa/prensa/soluciones-ciudadanas-para-construir-un-benito-juarez-de-10-remberto-estrada/

[2]Idem. Soluciones Ciudadanas. Recuperado el 16 de noviembre 2016. Online en: http://cancun.gob.mx/soluciones-ciudadanas/

1 reply »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s