Carta del Director

El futuro que los números nos cuenta

carta-del-director

PDF compartir

Caracas,  7 de julio de 2017

… esta Asamblea Nacional Constituyente no es una solución electoral legítima cuyas decisiones la gente esté dispuesta a aceptar, por lo que lejos de contribuir a la gobernabilidad del régimen, tenderá a agravar su inestabilidad y a hacerlo aún más dependiente de la represión de amplios sectores de la población que continuarán apostando a la protesta como el único mecanismo disponible para expresarse y trata de producir un cambio político y económico.

Los seres humanos, desde tiempos inmemoriales, hemos sentido una especial atrcción por tratar de descifrar el futuro. Y si bien es cierto que predecir el futuro no pareciera ser posible, si consideramos la infinidad de variables y eventos imponderables que interactúan en la conformación de innumerables escenarios, plantearse escenarios posibles con base en determinadas tendencias es posible y necesario, justamente porque si fuésemos capaces de predecir el futuro no tendríamos necesidad de ver más allá de ese único escenario.

Un primer paso para la construcción de escenarios está en la identificación e interpretación de tendencias. A identificar las tendencias presentes y lo que ellas nos dicen sobre el futuro  previsible dedicaremos el artículo de hoy.

A finales del año pasado, después de que el gobierno de Maduro, con la cooperación del Consejo Nacional Electoral, cerró el paso al referéndum revocatorio con base en la decisión orquestada de un puñado de tribunales penales, el país cayó en una especie de depresión colectiva al ver cómo se alejaba de sus posibilidades de una salida electoral a la, ya para entonces, muy grave situación económica, política y social, mientras el régimen entretenía a la oposición y al Vaticano en una “mesa de diálogo” cuyo objetivo, lejos de explorar soluciones a la crisis, fue el de desmoralizar y dividir a la oposición. Para ese momento éramos de los pocos que insistimos en que existía una muy alta disposición a protestar, entre el 50% y el 65% en el último trimestre del año pasado,  lo que estaba muy por encima de los registros históricos, generando condiciones para que la gente respondiera de manera masiva en el caso de que algún liderazgo convocara la calle. Tras esta derrota, pocos imaginaban una rápida recuperación de la ofensiva opositora en la que, pocos meses después, la gente retomaría las calles a lo largo y ancho del país.

El 29 de mayo cerramos la encuesta más reciente del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello[1]. En esta encuesta tratamos con especial énfasis todo lo relacionado con la percepción y las expectativas de la gente sobre la protesta y el desenlace de la actual crisis, lo que nos arroja luces sobre las tendencias que moldearán los escenarios que cabe esperar de cara al futuro inmediato.

En este estudio, accesible a todos por PolítiKa Ucab, hay algunas cosas que están muy claras y que parecieran apuntalar tendencias bastante estables, desde hace meses, que parecieran difíciles de cambiar, al menos en el corto plazo. En primer lugar el madurismo se ha estabilizado en alrededor del 15%, lo cual pareciera ser su piso, al tiempo que tampoco pareciera haber señal alguna de una recuperación significativa, con lo cual en la medida que se estabiliza en este piso de 15% el techo pareciera no estar mucho más arriba de ese número. Ello implicaría que el chavismo con Maduro es inviable políticamente y éste no podría volver a ganar una elección, con lo que pareciera que sus alternativas se reducen a tres: encontrar un liderazgo alternativo a Maduro, lo que abre las puertas a nuevos liderazgos chavistas;  cerrar la vía electoral  y gobernar mediante el uso de la fuerza, lo que explica la desesperación de imponer una Asamblea Nacional Constituyente; o celebrar elecciones entre ellos mismos, como pretende hacerse también con la Asamblea Nacional Constituyente, instalando un régimen de partido único, o inhabilitando a los partidos y candidatos que puedan derrotar electoralmente al régimen.

Segundo, los problemas relacionados con la crisis económica, lo que incluye la escasez de alimentos, medicinas e insumos,  y el alto costo de la vida, dominan la agenda de la gente, pero ésta relaciona la problemática económica con lo político y hoy comprende, mejor que nunca antes, que la superación de la crisis económica pasa por un cambio de liderazgo en el gobierno y un modelo con nuevas ideas, en el que solo podrían rescatarse algunas iniciativas de Chávez, en especial las relacionadas con lo social, lo que no incluye el “regalao”, a lo que la gente atribuye buena parte de la responsabilidad de haber llegado a la actual debacle económica. En este sentido, la gente prioriza, de manera unánime, la necesidad de apoyar a la empresa privada,  apoya la necesidad de los subsidios directos a ciertos sectores, y comprende que será inevitable acudir a financiamiento externo para superar la crisis.

La mayoría gente esta de acuerdo en que son los ciudadanos quienes tienen el poder para hacer realidad ese cambio. Para ello, aunque un 90% de la gente percibe que protestar hoy en día es peligroso, alrededor de un 80% de la oposición sigue estando de acuerdo con la protesta y cree que es a través de ella que puede generarse un cambio de gobierno.

Si bien casi el 80% de los entrevistados quieren que la solución se de por la vía electoral al voto como la expresión irrecusable de su vocación democrática, no se trata de cualquier voto, y el régimen calculó mal al pensar que algo como la Asamblea Nacional Constituyente daría a la crisis la salida electoral que la gente aspira. Siendo el caso que tan solo el 4.9% ve en la Asamblea Constituyente como la solución a la actual crisis, mientras, un 33.6% espera encontrarla en las elecciones de 2018, un 25% en el dialogo, un 13.2% en la protesta pura y un 18.9% en una combinación entre protesta y diálogo. Al poner la lupa podemos ver que el apoyo a elecciones en 2018 y al diálogo está en su gran mayoría conformado por el chavismo y por aquellos quienes no se identifican con el oficialismo ni con la oposición, mientras una mayoría de la oposición  continua apostando a la protesta, combinada o no con diálogo.

Si consideramos que la problemática económica, lejos de solucionarse, se seguirá agravando,  y el que la gente relaciona lo político con lo económico y responsabiliza al gobierno de la actual crisis, la gente continuará exigiendo un cambio de gobierno para resolver tanto lo económico como lo político, que hoy se ubican en niveles semejantes de prioridad. Tal cambio político la gente aspira, en su gran mayoría, a que se produzca por la vía electoral, pero en la medida que tal vía esté cerrada, se comienza a aceptar la posibilidad de otras alternativas que se mueven entre la protesta, el golpe, la guerra e incluso un intervención internacional. Considerando que  la mayoría de las alternativas no dependen de la gente (golpe, guerra o intervención), y que mayoría de la gente, sobre todo del lado de la oposición, sigue creyendo en el potencial de la protesta para producir, o al menos contribuir a, tal cambio de gobierno, es predecible que las movilizaciones siguen teniendo un terreno fértil para su florecimiento, lo que no excluye periodos más o menos breves de hibernación como los que se produjeron entre finales del año pasado y principios del actual, que se alternarían con nuevas escaladas que pueden iniciarse con la potencial instalación de la Asamblea Constituyente, o  a partir de sus primeras decisiones.

En conclusión, el futuro que los números nos cuenta es que esta Asamblea Nacional Constituyente no es una solución electoral legítima cuyas decisiones la gente esté dispuesta a aceptar, por lo que lejos de contribuir a la gobernabilidad del régimen, tenderá a agravar su inestabilidad y a hacerlo aún más dependiente de la represión de amplios sectores de la población que continuarán apostando a la protesta como el único mecanismo disponible para expresarse y trata de producir un cambio político y económico.

Benigno Alarcón Deza

Director

Centro de Estudios Políticos

Universidad Católica Andrés Bello

[1] FICHA TÉCNICA:

Empresa: Delphos

Cobertura Geográfica: Nacional

Universo de Estudio: Personas mayores de 18 años y más

Métodos de medición: Entrevistas en el hogar

Fecha: 15 al 29 de mayo de 2017

Tipo y clase de muestreo: Semi-probabilística superior. Muestreo estratificado trietápico

Tamaño: 1200 entrevistas

Precisión de las estimaciones: +/- 2,0% para la mayoría de las estimaciones de frecuencias simples, bajo supuesto de equivalencia con diseños probabilísticos.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s