Destacado

Lavar el voto

Foto: AFP

Editorial

Lavar el voto

Elvia Gómez

20 de octubre de 2017

El régimen que domina a Venezuela ha decidido lanzar al fondo del albañal la llave maestra que abre todas las puertas de la democracia moderna. Justo este año, Venezuela cumplió –no celebró por razones inherentes a las tiranías–  70 años de la inauguración del voto universal, directo y secreto, que implicó también la incorporación a la plena ciudadanía de las mujeres y los analfabetos, que ganaron desde entonces su derecho a elegir. Para ese momento, Europa estaba despertando de la pesadilla infernal de la guerra, propiciada por un déspota electo libremente por una sociedad ilustrada.

El pasado domingo, luego de un debate público que por semanas tomó los espacios de los medios de comunicación y las redes sociales, se llevaron a cabo en Venezuela las elecciones para gobernadores con los resultados ya conocidos. El Gobierno y sus aliados –estatales y paraestatales– han ido perfeccionando un sistema perverso que hace que se apriete más el nudo de la soga mientras la sociedad se agita tratando de zafarse. El objetivo pareciera ser condicionar a los venezolanos para que en el futuro, mediante una terapia psiquiátrica-política de la aversión, rechacen el voto por la asociación de una frustración creciente cada vez que se intenta su ejercicio.

Hace un par de meses, en este mismo espacio,  se reflexionó sobre la deuda que la generación nacida con los albores de la democracia mantiene con ella, pues permitió –por acción y omisión– la instauración de este modelo que está condenando a las nuevas generaciones de venezolanos a las privaciones que los asesores cubanos del Gobierno de Chávez y Maduro ya aplicaron, con sevicia, contra la población de esa isla.

Resulta conmovedor hurgar en las hemerotecas venezolanas y leer con cuanta emoción acogieron los venezolanos, en 1946, su derecho a votar para elegir la Constituyente que les abrió las puertas, con la Constitución de 1947, a designar ese mismo año a Rómulo Gallegos como Presidente de la República; o cómo, en 1958, derrotada ya la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, los electores hicieron enormes filas para favorecer a Rómulo Betancourt como el primer presidente sustentado por el Pacto de Puntofijo. Entonces, esta población que hoy se debate entre acusaciones mutuas por haber votado o dejado de hacerlo el domingo pasado, es, por encima de todo, albacea de un derecho constitucional que costó vidas, sangre y libertades a muchos ciudadanos que hoy reposan en los camposantos y que creyeron haber dejado su herencia a salvo. Es, pues, una tarea de importancia inconmensurable agotar todos los esfuerzos y lucidez de miras para mantener viva la llama del derecho al sufragio, baluarte de la democracia.

Son comprensibles las críticas que se están haciendo a la dirigencia de oposición por sus fallas estratégicas y comunicacionales, pero lo que todo el país democrático debe tener como principal foco de lo acontecido es que existe un aparataje alimentado con ingentes recursos públicos –que se escamotean a la crisis humanitaria– que actúa con absoluta carencia de escrúpulos para perpetuarse en el poder. Para ello, es obvio que el régimen ha estudiado los aciertos y errores de los gobiernos que en todo el mundo le han precedido en la ruta de la autocracia. No en balde, Chávez premió a algunos de esos “insignes” pioneros de los gobiernos perpetuos con réplicas de la espada de Bolívar, en sendos actos de oprobio para la venezolanidad. Baste citar a Robert Mugabe, quien se mantiene en su cargo en Zimbabwe, por encima del daño terrible que le ha causado a sus conciudadanos y pese al repudio de la comunidad internacional por las múltiples irregularidades documentadas y denunciadas en sus procesos electorales Es menester recordar que a pocos días de las elecciones del 15-O, la Mesa de la Unidad Democrática exigió al Gobierno de Maduro la expulsión de Venezuela de asesores nicaragüenses enviados por el gobierno de Daniel Ortega, quien ha sido acusado ya por casi una década de montar “farsas” electorales para conservar el poder.

Foto: AP

Es urgente abrir los ojos y el entendimiento para darse cuenta de que el Gobierno avanza en su ruta de ensuciar hasta tal punto el sufragio que los electores pierdan todo interés en él y se instaure el chavismo-madurismo y sus derivados sine die.

En el año 2000, miembros de la sociedad civil de Perú escenificaron semanalmente en Lima, frente al palacio de gobierno, una ceremonia de protesta pacífica que consistía en lavar la bandera de su país con jabón “Bolívar”, como símbolo de la lucha contra la corrupción del régimen de Fujimori. Del mismo modo, en Venezuela, los ciudadanos que aspiran a superar esta etapa negra de la historia de manera pacífica están llamados a idear todas las formas posibles para “lavar” el voto y quitarle toda la inmundicia con la que el Poder Electoral lo está sepultando. Se trata de una tarea tenaz, sostenida, militante, de toda la sociedad venezolana para superar ese error ortográfico que se coló en el sistema republicano y obstruye el derecho a cambiar de parecer. Que la “tramparencia” dé paso a lo traslúcido, a lo claro, a lo confiable, que la convocatoria a las urnas vuelva a ser la fiesta democrática que, el 27 de octubre de 1946, sacó a los venezolanos a la calle, muy de madrugada, para legarle a las generaciones futuras su derecho constitucional a elegir.

@ElviaGomezR

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s